Bienvenidos

Aquí encontrarán contenido muy variado: desde cuentos debidamente ficcionalizados a análisis y soluciones de videojuegos, pasando por otras categorías indefinidas que podrán ser analizadas por los lectores mientras las estén procesando.

Búscame (si puedes)

jueves, 7 de marzo de 2013

¡Larga vida a Rob Liefeld!

El maestro en persona
¿Conocen a Rob Liefeld? Seguramente, algunos (los más frikis amantes del comic, sobre todo) sí, pero muchos otros no. Tuvo mucha popularidad (lo cual no necesariamente es bueno y en el caso de Rob SEGURO que no lo es) en los 90s y quizá el hecho por el que es más conocido es por su famoso Capitán América Con Tetas. Dentro del mundillo del Comic está considerado como uno de los peores dibujantes y guionistas... Y sin embargo, llegó a trabajar para la Marvel, de la cual fue echado, para luego fundar su propia compañía con algunos amigos, de la cual también fue echado (por un asunto de mal uso del dinero de la empresa, cuándo no) para terminar volviendo a la Marvel. Ha creado numerosas series de comics, entre las más "destacables" X-Force y Young Blood, que le han valido alguna que otra denuncia por plagio, con un sinnúmero de personajes, tanto héroes como villanos, de lo más variopinto y... pintoresco, por decirlo de alguna manera.

Solo basta echar un vistazo a las portadas de sus historietas para darse cuenta de la "calidad" de su arte. Liefeld toma todos los clichés del mundo del cómic de super héroes y los lleva a tal extremo de lo grotesco y lo ridículo que hace pensar que en realidad está parodiando el género. Pero no, el tipo se toma su trabajo con la mayor seriedad... lástima que esa seriedad no la impartiera en las clases de dibujo, durante las cuales parece que se dormía o se metía la goma de borrar del lápiz por la nariz lo más profundo posible, hasta llegar al cerebro. Tal vez alguna gomita quedó allí medita cuando el profesor dio por terminada la calse y él se quitó el lápiz.

Sus personajes siempre poseen un torso desmesurado (incluso para los estándares del cómic) con pectorales sobredimensionados y un trillón de músculos marcados. Pies diminutos (Liefeld parece tener un serio problema al dibujar pies, es algo que se repite constantemente en sus obras), que es imposible que puedan sostener un torso tan grande, caras angulosas y llenas de líneas de expresión que en realidad parecen arrugas (ha llegado a lograr que un personaje de veinti tantos años se vea como de sesenta) y siempre la misma expresión de dientes apretados que pretende transmitir furia, dolor, consternación, etc., pero que en realidad solo expresa un severo estreñimiento. Y ya que hablo de dientes, esa es otra de sus marcas de fábrica: las bocas gigantes con cien mil dientes, todos iguales tanto en tamaño como en forma. No puedo dejar de mencionar las armas: al igual que los torsos musculosos, Liefeld las dibuja gigantescas, a veces más grandes que el propio personaje. Uno se pregunta si un arma de semejante tamaño realmente es útil a la hora de la batalla. Sus personajes femeninos también son una auténtica rareza: dibujadas con una cintura de avispa (literalmente) y siempre paradas en puntas de pie, como bailarinas de ballet, con pechos que parecen un par de pomelos que la chica se ha tragado enteros a la misma vez. También es conocido por el diseño de sus trajes con un millar de bolsillos, cuellos de tortuga y cinturones llenos de armas, armas y más armas por todas partes. Los personajes portan pistolas de rayos, sables, flechas, granadas, cuchillos de todo tipo... ¡y todo a la vez! Es increíble que con tanto peso puedan saltar, volar y demás. Pero todas esas armas sin duda sirven para aniquilar al enemigo... y vaya si Liefeld los aniquila. Cada vez que mata a un personaje, este termina con el cuerpo retorcido y la enorme boca abierta enseñando sus miles de dientes... Y no se extrañen si ese personaje muerto en un episodio vuelve a aparecer en el siguiente como si nada y sin explicación alguna. El bueno de Rob también suele hacer eso.

Pero la transgreción de Liefeld no se queda sólo en los personajes: en la composición (o debería decir DEScomposición) de la viñeta y de la página de cómic también ha inventado toda una nueva escuela... Una escuela que no respeta en lo más mínimo las reglas de la perspectiva (muchas veces mezclando diferentes tipos de perspectiva en un mismo cuadro), con escenarios "mutantes" que cambian de una viñeta a la otra (ventanas que cambian de lugar, lámparas que cambian de forma, etc.), focos de luz, sombras y reflejos que también se alteran de un cuadro a otro y una relación entre los personajes y el escenario totalmente nula. Nuestro Rob se limita a colocar a los personajes en las posiciones más extrañas e imposibles (doblados, torcidos, estirados más allá de lo doloroso), agregarles algunas líneas de movimiento, (o sus clásicas "pulguitas" en las escenas de lucha) y luego llenar los espacios en blanco que quedan dentro del cuadro con pedazos de muebles, pedazos de otros personajes o simplemente más líneas, cuadraditos, rayitas y cuadrículas. Ya que hablamos de relación dentro de la viñeta, esta tampoco existe entre los personajes: también cambian de tamaño y complexión según la ocasión. A veces en una viñeta un personaje está de pie (atención a las posturas de pie de Liefeld) hablando con otro que está sentado y en la viñeta siguiente ambos tienen el rostro al mismo nivel, como si el que está sentado de pronto hubiese levitado.

Podría seguir y seguir, pero creo que una (o varias) imágenes valen más que mil palabras... Y nunca mejor dicho para el caso Liefeld. Por eso les dejo este link donde se hace un ranking de los 40 peores dibujos de Rob Liefeld. Les advierto que está en inglés, pero basta con que vean las ilustraciones para entender la idea.

Y aunque no lo crean, también hay una página en español (hecha por españoles) dedicada al maestro: ADLO. Parece estar abandonada desde hace años, pero el contenido no tiene desperdicio.

Y como si todo esto fuera poco, también tenemos la página oficial de Rob, en la cual se pueden ver unas cuantas de sus mangíficas ilustraciones. (Disfruten con moderación.)


Bien, amiguitos, ya es hora de irme; se me prende fuego la calculadora Casio.

Sean buenos.

PD: Aquí les dejo una de las "mejores" creaciones del Maestro, mencionada al comienzo de esta entrada. ATENCIÓN: No apto para sensibles.
Capitán América con tetas por Rob Liefeld