Bienvenidos

Aquí encontrarán contenido muy variado: desde cuentos debidamente ficcionalizados a análisis y soluciones de videojuegos, pasando por otras categorías indefinidas que podrán ser analizadas por los lectores mientras las estén procesando.

Búscame (si puedes)

martes, 7 de febrero de 2012

Análisis de Darkseed

Allá por el año 1992, la recién fundada compañía Cyberdreams, lanzaba al mercado una aventura gráfica novedosa, vanguardista y que en poco tiempo, se convertiría en un clásico. Un juego que contaba con características innovadoras para la época: gráficos VGA en resolución de 640 x 480 y 16 colores, sin ir más lejos. Y no solo eso. Quizá lo mejor es que Darkseed contó con el aporte artístico de H. R. Giger (el creador de Alien, nada menos), lo que sin duda ayudó a convertirlo en un juego de culto... Pero también hay que decir, para hacer este análisis lo más justo posible, que Darkseed tiene algunos puntos débiles, por lo que en realidad está lejos de ser una aventura perfecta.

Vayamos a ello.

Desde el punto de vista argumental, podríamos decir que Darkseed resulta interesante, aunque hoy por hoy quizá no parezca la gran cosa, ya que su argumento es/fue bastante utilizado (con más o menos variaciones) en un sinnúmero de películas/libros/juegos: Escritor en crisis se muda a casa siniestra en un minúsculo pueblo perdido en el medio de la nada. Tiene espantosas pesadillas que se relacionan con un oscuro secreto que oculta la casa y tendrá que desentrañar ese secreto.

A pesar de que parezca trillado, es un argumento que, si es bien explotado, puede resultar muy fructífero. Y ese es el caso de Darkseed.

Pasando al apartado gráfico: sin dudas, es lo mejor del juego. No sólo por la resolución, sino por el aspecto artístico: el diseño de fondos siniestros y criaturas malignas a cargo de H. R. Giger cumple con creces la tarea de crear una atmósfera inquietante y aterradora. Por supuesto que en ciertas cosas el juego puede recordar a la película Alien, pero eso no es malo. De hecho, era lo que cabía esperar, si tenemos en cuenta que el creador de esos horribles bichos dientudos y babosos, que tanto miedo me daban cuando era niño, es el mismo que estuvo a cargo de la creación de las criaturas de este juego. En cuanto a los personajes "humanos" (el protagonista, los habitantes del pueblo, etc.): o son personas reales o son dibujos tremendamente bien hechos.

En cuanto al sonido: puede resultar algo difícil de configurar en máquinas actuales (incluso jugando en DOSBox, como hice yo). La música, como en tantas otras aventuras, está bien, aporta su granito de arena a la ambientación, en este caso terrorífica. Los efectos sonoros también, aunque a veces pueden escucharse un poco distorsionados. Y las voces (voces reales) pueden escucharse realmente mal. La verdad es que el juego no tiene mucho diálogo, porque la interacción con otros personajes es mínima, pero cuando hablan es casi imposible entender lo que dicen, ya que se escucha un horrible zumbido por debajo de las palabras, como si hablaran con un vaso en la boca.

La jugabilidad resulta sencilla y manejable. Contamos con una barra de botones en la parte superior de la panalla (que puede recordar a la barra de botones de los juegos de Sierra) que se irá agrandando a medida que agreguemos objetos al inventario.

Bien, hasta aquí he mencionado los aspectos buenos (con altibajos, como el sonido) del juego. Es hora de pasar a lo no tan bueno: la dificultad.

Los puzzles en sí mismos no resultan tan complicados. De hecho, muchos se resuelven de manera lógica o por descarte. El problema es que Darkseed es un juego a contrareloj. Debemos resolver el misterio en un tiempo determinado, o moriremos. (Cuando el alienígena que nos implantaron en el cerebro termine de crecer... Sí, les advertí que se parecería a la película.) Casi no hay tiempo para la exploración minuciosa de luagres, objetos, etc. Debemos apresurarnos todo el tiempo o terminaremos muertos, con lo que habrá que empezar de nuevo. Esta situación puede resultar muy frustrante, al menos para mí. Cuando juego una aventura me gusta tomarme mi tiempo (aunque no demasiado, la verdad), explorar el entorno con tranquilidad, ver todas las posibilidades que ofrece. No me gusta tener que hacer las cosas a las apuradas, corriendo para no morir. Para eso, ya tengo los examenes del instituto, gracias. Tuve que comenzar desde cero varias veces antes de poder terminarlo. Y por supuesto, se puede guardar la partida a medida que avanzas, pero si la guardas en mal momento, cuando ya pasó demasiado tiempo, morirás antes de poder seguir avanzando y no tendrás más remedio que empezar de cero. A mí me ocurrió, cuando ya tenía resuelto casi el 70 % del juego.

Para terminar: una aventura recomendable, sobre todo por su calidad gráfica y su historia. Debido a su dificultad, requerirá la paciencia del jugador, así que no les recomiendo que la jueguen si tuvieron un mal día en la oficina, o si son jugadores de carácter irritable.

Mi nota: 5.5/10



No hay comentarios.: