Bienvenidos

Aquí encontrarán contenido muy variado: desde cuentos debidamente ficcionalizados a análisis y soluciones de videojuegos, pasando por otras categorías indefinidas que podrán ser analizadas por los lectores mientras las estén procesando.

Búscame (si puedes)

viernes, 29 de mayo de 2009

El celular espía

Mi celular nuevo tiene pantalla color, Internet (WAP), mensajes de texto, imágenes, sonidos musicales, radio FM (lo cual es, para mí, lo mejor de todo), y también tiene algo que no sé muy bien qué es. Dentro del menú de herramientas hay una opción que se llama "Spy". Cuando entré por primera vez, apareció una pantalla con muchas opciones distintas, que en su mayoría no sabía qué significaban. Había funciones como "Spy PC", "Spy teléfono", "Spy Mail", etc. Entré a la opción "Spy PC" y a continuación apareció un recuadro que decía: "Por favor, ingrese la dirección IP del ordenador al cual quiere acceder". No tenía idea de qué estaba hablando, asíque salí de ahí. Entonces entré en la opción "Spy Mail". Allí, aparecía otra petición, similar a la anterior que rezaba: "Introduzca la dirección de correo electrónico a la cual quiere acceder". Lleno de curiosidad, escribí mi dirección de correo personal. Apreté la tecla OK y entonces, el sistema empezó a procesar la información. Pocos segundos después, apareció una pantalla en la que se mostraba el contenido de mi casilla de correo: la bandeja de entrada, listas de contactos, información de mi perfil... Todo. Todo estaba allí. En la parte superior, debajo de la dirección que había escrito aparecía el siguiente mensaje: "La contraseña de este usario es *************" (se entiende que, en realidad, aparecía la contraseña escrita con letras, pero por obvias razones, no voy a reproducirla aquí). El celular había logrado acceder a mi casilla de correo y me decía cuál era mi contraseña.
Un escalofrío me recorrió la espalda. Caí en la cuenta de lo peligroso que podía ser aquello. En mis manos, tenía el poder de entrar en la casilla de cualquier persona, con sólo apretar un botón, y revisar absolutamente toda su información personal, correo privado, etc. Podía incluso acceder a cuentas bancarias, números de tarjetas de crédito, cajas de ahorro... lo que quisiera. ¡Tanto poder en algo tan pequño! No podía creerlo. Me sentía como Frodo en El Señor de los Anillos.
Asustado, confundido, salí de esa aplicación, apagué el celular y lo guardé. Pasaron varias semanas antes de que volviera a usarlo. Pero me dije que nunca usaría la función Spy. Pensé que a mi no me gustaría que alguien más revisara mi correo, entonces, yo no haría lo mismo.
Me pregunto si la empresa que fabricó este celular, el cual tengo en mi bolsillo mientras escribo estas líneas, tiene idea de lo que ha hecho. Porque sin duda es algo ilegal. Pero tal vez la empresa no tenga nada que ver. A lo mejor mi celular es el único capaz de espiar a los demás... Tal vez se debe a un error de fábrica... un error deliberado, introducido adrede por algún hacker informático. Tal vez quería un celular para realizar espionaje industrial, para robarle información a la competencia. Y por alguna razón misteriosa, ese celular salió al mercado y yo lo compré y ahora lo tengo en mi poder. O, a lo mejor, el celular me está espiando a mí en este mmento. Está documentando lo que hago, tal vez con una cámara en minuatura que yo no puedo detectar, tal vez tiene un sistema mediante el cual puede escuchar mis pensamientos. Tal vez esté accesando a toda la información de mi computadora, almacenándola en su diminuto disco duro, para transmitirla luego a su hácker creador. Puede ser que todo esto suene un poco paranoico. Pero no sé... cualquier explicación es posible. Y cualquiera de ellas es aterradora.

martes, 26 de mayo de 2009

Final fight: ¡Qué juego!

Me encanta la inverosimilitud en los juegos de video. Como por ejemplo, que un jugador de lucha libre profesional sea el alcalde de una ciudad acosada continuamente por toda clase de villanos perversos. Pero lo mejor es que ese mismo alcalde-luchador (o luchador-alcalde) sale a combatir personalmente a las fuerzas del mal, armado únicamente con sus puños y sus músculos saturados de esteroides. También es acompañado por unos chicos tan inteligentes como valientes, que son expertos en artes marciales y en ir soltando patadas para un lado y para el otro.
Aunque, tal vez, lo mejor de todo sean los villanos. Pandilleros de mala muerte, secuaces de un super-villano superior que hay que enfrentar en la pantalla final, que llevan peinados estrafalarios y nombres mundanos como Billy, Johnny, Ed, Mac, May etc., y que se visten con ropas rimbombantes, con chaquetas de cuero, pantalones de paracaidista, musculosas de colores fucsia o lila, cadenas de plata y aretes de oro. Algunos de ellos cuentan con armas como garras al estilo Freddy Kruger para cortar y arañar, otros vienen provistos de garrotes o tubos de plomo, otros con cuchillos, otros con granadas que tiran hábilmente antes de salir corriendo para no explotar en mil pedazos ellos también. Malos que uno mata una y otra y otra y otra vez, y siguen apareciendo y apareciendo y apareciendo con obstinada insistencia. Es como si a cada paso que uno da por callejones, muelles y aeropuertos, hubiese miles de clones de los malvados escondidos en cada esquina, o detrás de cada pared, listos para atacar en cuanto el anterior cayó abatido al suelo. Así, a lo largo de todo el juego, uno tendrá que luchar y vencer a cientos de Billys, Johnnys, Eds, Macs, Mays, etc, sin cesar, golpe a golpe, patada a patada, hasta que todos caigan, con un último alarido de dolor, y desaparezcan difuminándose.
Los villanos finales de cada pantalla son un mundo aparte: una masa de músculos y mucho mal genio, con el único objetivo de matar a quién se le cruce adelante. Algunos de ellos pueden tener aditamentos cibernéticos, como poderosos brazos de metal u ojos que disparan rayos láser. Otros dan saltos y volteretas por el aire con tanta rapidez y agilidad que es casi imposible poder golpearlos. Pero todos cumplen la tarea de tratar de aplastarle los sesos al héroe, si es que todos los pequeños malos anteriores, que no son más que hormigas cabezonas en comparación con él, no lo hicieron. El héroe puede usar todas sus habilidades para tratar de derrotar a estos villanos de pantalla final, puede hacer combos de puñetazos y patadas o puede hacer uso de un poder especial, que es como un súper-golpe que saca mucha energía al malo, pero que también saca un poco de energía al héroe. Por eso, no es recomendable utilizarlo a menos que sea una emergencia. Lo más pintoresco cuando uno logra derrotar a uno de estos villanos, es el dramatismo que se agrega a la escena al hacerla en cámara lenta. El héroe da el golpe final y entonces, parece que el tiempo se detiene. Se escucha el consabido lamento de agonía del villano, mejorado con un eco polifónico, por supuesto. Luego, el villano cae, pero despacio, sufre una caída interminable, que dura el tiempo suficiente para que lo poco que queda de su dignidad quede reducido a polvo. La pantalla brilla a un ritmo psicodélico y el villano besa la lona: cae al suelo y queda allí tendido, muerto, o tal vez inconsciente. Da igual. Lo importante es que hemos vencido. ¡Qué juego, el Final Fight, no puedo dejar de decirlo!
Lo divertido e increíble, es que a lo largo de toda la violenta peripecia, uno puede ir destrozando ventanas, puertas, cabinas telefónicas, recipientes de basura, tanques de desperdicios tóxicos... ¡No sólo es divertido matar a golpes a los malos, sino también romper partes de la escenografía! Eso sí que le da un toque de realismo dramático que dejará pasmado a cualquier jugador inexperto. A veces, también se tiene la suerte de ir encontrando items u objetos varios debajo de las cosas que uno rompe, que siempre tienen algún beneficio para el héroe: uno puede encontrar comida (hot-dogs, pizza, hamburguesas, chocolates) que hace que la barra de energía aumente de manera casi mágica, o también puede encontrar pequeñas armas de oportunidad que puede utilizar para defenderse: garrotes, cuchillos, botellas rotas, palos, piedras, y demás. Así, uno siempre está listo para entrar en acción y poder hacerse cargo de eliminar a los malos en todo momento. ¡Uno no puede dejar de luchar, tiene que seguir y seguir, como un poseso, golpeando, machando, aplastando, hasta terminar el juego! Final Fight: un festival de violencia sin fin. Y lo mejor es que no duele. Nadie sufre. Los malos ni siquiera sangran y si uno los mata, reviven como por obra de la Divinidad, se reproducen como conejos. ¡Ojalá la vida real fuera así!
La música ambiental logra que el jugador quede atrapado a cada segundo dentro de la atmósfera de violencia callejera que se respira durante todo el juego, y además, como cereza de la torta, si uno pone pausa, se escucha una fanfarria impactante, que lo deja a uno con ambiciones de seguir jugando, por más ganas de ir al baño que pueda tener.
También es muy sorprendente la manera en que la industria japonesa del videojuego trata siempre de conquistar al mercado occidental, añadiendo características típicas del estilo de vida de este lado del Meridiano. Así, pueden escucharse voces intransigentes que gritan en inglés, pero con un marcado acento nipón, pueden leerse los rótulos de PLAY, PAUSE, SCORE, MISSION COMPLETE, etc., en inglés, pero los inteligentes parlamentos que dicen los personajes, siguen estando en japonés. De esta manera, se consigue una interesante mezcla de idiomas, un impactante crisol de culturas que logran que el juego alcance su tope máximo de excelencia e incluso, lo rebase. En este punto, la inverosimilitud que mencioné antes llega a límites astronómicos y hace que el jugador quiera seguir jugando, quiera seguir repartiendo puñetazos a troche y moche y sobre todo, quiera seguir escuchando a japoneses haciéndose los “Born in the USA”, que comen hamburgers, hot-dogs, toman Coca-Cola y escuchan a Bruce Springsteen..
Este glorioso juego de la CAPCOM (que para los incautos que creen que CAPCOM es una sigla formada por las tres primeras letras de las palabras Capitán Comando, déjenme decirles que en realidad es una sigla formada por las tres primeras letras de Capsule Computers, el nombre original de la compañía japonesa) quedará en la historia de los Grandes Juegos de Lucha Ultra Violenta y Disparatada, junto con el ya mencionado Capitán Comando, Streets of Rage, Splatterhouse, Sonic Blaster, y tantos otros. ¡Ojalá siguieran haciéndose juegos así! ¡Larga vida al Final Fight! ¡Qué gran juego!

Test de inteligencia M - 211

Creado por Jonás P. Yogurt y Anselmo Shine-Delgarno, doctores en Eciología, presidentes de la Comisión Para el Fomento del Desarrollo Intelectual de la Fundación Yogurt (COPAFODEINFUYO)

“Hacer trampa en los exámenes no es engañar a los profesores, o engañar al sistema. Es engañarse uno mismo.”

Del discurso pronunciado por Jonás P. Yogurt en una conferencia en la Universidad de Fraile Muerto, en marzo de 1977.

Introducción

Bienvenido/a al Test de inteligencia M-211, creado por los doctores Yogurt y Shine-Delgarno. Este test permite determinar el nivel intelectual de cualquier persona comprendida entre los 0 y los 99 años, además de predecir cuál podrá ser su situación socio-laboral en el futuro.
Este test ha sido realizado por más de 987.501 personas en el mundo entero (en países como Francia, Italia, Inglaterra, Argentina, Brasil, Chile, Estados Unidos, Tanganica, Capurro, Arroyo Seco, etc.) y sus resultados han sido comprobados en los Laboratorios Yogurt con corolarios plenamente satisfactorios.
Grandes personalidades del mundo científico, artístico, político, económico, epistémico, ontológico, se han sometido a este test de manera voluntaria para determinar si su razón de vivir es realmente válida o no. Personajes de la talla de Stephen Hawking, Gregor Mendel, Jorge Luis Borges, Salvador Dalí, Rabindarath Tagore, Danilo Astori, Maxi De la Cruz, el hijo de Alberto Kessmann, han realizado el Test M-211 y han encontrado un verdadero camino para seguir en la vida. (Claro que siempre existe un mínimo margen de error).

Instrucciones

Las preguntas son de múltiple opción (siguiendo los exitosos parámetros de evaluación Yabliko-Píriz del Instituto de Profesores Artigas) y solamente hay una respuesta correcta por cada pregunta. Para responder, simplemente marque con un círculo la respuesta que crea correcta. Sólo se corregirán las respuestas marcadas en la hoja de preguntas. Los planteos se realizarán en hojas aparte (en papel reciclado de fibra de aluminio facilitado por la Fundación Yogurt) y NO serán tenidos en cuenta a la hora de la corrección, bajo ningún punto de vista.
Sistema de puntaje: hay diez (10) preguntas en total. Cada respuesta correcta tiene un valor de 5 (cinco) puntos. Una respuesta incorrecta vale –1 punto (un punto negativo). Y una pregunta sin contestar, vale 0 (cero) punto. (Le recomendamos que piense bien cada respuesta antes de contestar).
En nombre de la Fundación Yogurt, le deseamos buena suerte.


Pregunta 1

Un tren que partió de la ciudad de Montevideo a 333 Km/h viaja en dirección a la ciudad de Pelotillehüe en línea recta. Suponiendo que el viaje se realiza un día lunes de principios de marzo, con cielo despejado, ¿cuánto tardará el operador de la locomotora en llamar a su madre para que le prepare los ravioles a tiempo?

a) 60 segundos
b) 125 segundos
c) 751 segundos
d) Ninguna de las anteriores es correcta

Pregunta 2

Suponiendo que la masa de un roble es de unos 247 Kg (aprox.) y suponiendo también que un roedor pudiese roer robles, ¿cuántos robles roería un roedor?

a) 5 troncos
b) 52 troncos
c) 311 troncos
d) Ninguna de las anteriores es correcta

Pregunta 3

En un libro de doscientas cincuenta páginas hay aproximadamente unas 150.000 palabras. Si un perro salchicha se come la tercera parte del libro, sin contar el prólogo y el epílogo, ¿cuántas palabras quedarán al final?

a) Menos de 150
b) Más de 200
c) Entre 5.000 y 20.000
d) 120.000
e) Ninguna de las anteriores es correcta

Pregunta 4

Sabiendo que el ser humano promedio soporta aproximadamente dos horas y media por día de mala televisión, ¿cuánto tardarán en sacar del aire el programa Buscadores de Televisión Nacional de Uruguay?

a) 60 años
b) Más de 150 años
c) 1000 años
d) Cuando Sergio Gorzy se jubile
e) Cuando Paco Casal despida a Sergio Gorzy
f) Ninguna de las anteriores es correcta

Pregunta 5

Teniendo en cuenta que el espesor de los lentes de Marcos Carámbula es de 4 cm y que el microscopio óptico consta de dos sistemas de lentes (objetivo y ocular), ¿qué aumento debe tener un lente para poder leer el compendio de Bruce Alberts que se vende fotocopiado en los quioscos?

a) 3 X
b) 6 X
c) 9 X
d) 150 X
e) Ninguna de las anteriores es correcta

Pregunta 6


Si sumamos las edades de José Mujica, Azucena Berrutti y Reinaldo Gargano y las dividimos entre la edad de Milton Aizpún elevada al cuadrado, para después multiplicarla por la cantidad de directores que tuvo el IPA en los últimos diez años, ¿qué cifra obtenemos?

a) 3335
b) 314159
c) 6548987
d) 97974001013246
e) Ninguna de las anteriores es correcta

Pregunta 7

Un libro de biología de 2,5 Kg es arrojado desde una ventana del tercer piso del IPA, por un estudiante que acaba de perder el examen porque confundió las membranas tilacoides con la catáfila del mesófilo. Si despreciamos la resistencia del aire, ¿cuánto tardará el estudiante en arrojarse por la ventana junto con el libro, para acabar con su sufrimiento de una vez?

a) 0,0022 segundos
b) 4,3 segundos
c) 7 segundos
d) 92 segundos
e) Al final decide no arrojarse por la ventana y llama a un psiquiatra
f) Ninguna de las anteriores es correcta

Pregunta 8

Un retro-proyector es colocado frente a una pared en una habitación oscura por cierta profesora de biología, para proyectar la transparencia de una mitocondria. Sabiendo que la velocidad de la luz en el vacío es de 300.000 km/s y que una clase de biología dura aproximadamente 90 minutos, ¿cuánto tiempo tendrá que estar encendido en aparato antes de empezar a derretirse?

a) 1 hora
b) Entre 2 y 4 horas
c) 5 horas
d) 24 horas
e) Ninguna de las anteriores es correcta.

Pregunta 9

Una mosca que vuela por uno de los corredores del IPA es aplastada violentamente por un profesor de educación para la salud contra una ventana. Teniendo en cuenta que la masa de la mosca es de aproximadamente 1,8 gramos y que fue aplastada durante el turno matutino, ¿cuánto tiempo tardarán las autoridades del IPA en decretar un paro de actividades y en linchar al susodicho profesor?

a) 0 segundos
b) 0,00000000004 segundos
c) 6,54 segundos
d) 32,49 segundos
e) Ninguna de las anteriores es correcta

Pregunta 10

Según la popular canción infantil, “en la casa de Pinocho, todos cuentan hasta ocho”. Si trazamos una hipérbola, colocando en el eje de las ordenadas la cantidad de estrofas que tiene dicha canción, y en el eje de las abscisas todos los números primos comprendidos entre 0 y 8 y calculamos el centro de masa de la nariz del personaje de cuentos infantiles que se menciona en la canción, ¿cuánto nos daría la pendiente en la rectificación de esa gráfica, multiplicada por el área de la hipérbola, sabiendo que la rectificación se lleva a cabo efectuando las inversas de las coordenadas y el área de la hipérbola se calcula mediante la integral?

a) –49
b) –33
c) 13
d) 22
e) Ninguna de las anteriores es correcta

Fin del cuestionario.

***

Respuestas correctas:

1 – c)
2 – a)
3 – e)
4 – e)
5 – d)
6 – c)
7 – a)
8 – e)
9 – d)
10 – c)


Sume el puntaje que le dio cada pregunta y compárelo con la siguiente tabla:

50 puntos: Excelente. Es altamente probable que sea reclutado por la Fundación Yogurt para trabajar en proyectos de investigación.

Entre 40 y 50 puntos: Muy bueno. Todavía puede existir una vacante para usted en la Fundación Yogurt.

Entre 30 y 40 puntos: Bueno. Sus posibilidades en el campo científico todavía son elevadas, aunque necesitará un poco de lectura previa antes de embarcarse en cualquier proyecto.

Hasta 30 puntos: Regular. Debería considerar la posibilidad de dedicarse a otra cosa (como la enseñanza media), aunque sus conocimientos de cultura general pueden ser elevados.

De 10 a 30 puntos: Regular bajo. Las posibilidades de encontrar trabajo en la fundación Yogurt son prácticamente nulas, a no ser que empiece como encargado de la fotocopiadora.

Entre 0 y 10 puntos: Deficiente. Pero no se desanime. Todavía puede conseguir trabajo como secretario/a del programa Pizza a Carballo.

Menos de 0 punto: Deficiente calamitoso. Sería sorprendente que siquiera haya podido leer las preguntas.

***

Este test es propiedad intelectual de Jonás P. Yogurt y Anselmo Shine-Delgarno.
Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio.

Copyright 2009 by the Yogurt Fundation inc.
All rights reserved