Bienvenidos

Aquí encontrarán contenido muy variado: desde cuentos debidamente ficcionalizados a análisis y soluciones de videojuegos, pasando por otras categorías indefinidas que podrán ser analizadas por los lectores mientras las estén procesando.

Búscame (si puedes)

martes, 13 de octubre de 2009

Entrevistando a los Sims

Un vecino ejemplar: Susano Calvin

Hace cuarenta y siete días que Susano Calvin Al Aire Libre se mudó al barrio de los Sims y construyó su bonita casa en el número 1 de la Vía Sim, con materiales enteramente biodegradables y reciclados. Y es que Susano Clavin es un ecologista acérrimo, un amante de la naturaleza, que trata de vivir en contacto con ella todo el tiempo posible.
A sus treinta y ocho años, trabaja en el Cabildo de la ciudad, ganando un sueldo modélico que le permite costear su vida de “hippie”, además de participar en numerosas actividades ecológicas en el barrio, las cuales él mismo encabeza. Desde su llegada al barrio, ha participado en varias campañas de “concientización” para hacer que sus vecinos cambien sus hábitos de vida y aprendan a tener más respeto por el ambiente en el que viven.
Susano nos recibió en su casa ecológicamente amueblada y nos invitó con bocadillos de algas marinas para hablarnos un poco de sí mismo y de lo que hace. Antes de que pudiéramos hacerle la primera pregunta, él nos sorprendió con su característico saludo, el cual emplea con todos aquellos que visitan su casa:
“Hola, amantes de la naturaleza! Soy yo, su amigo natural Susano Calvin Al Aire Libre. Me encanta estar en contacto con la naturaleza, viviendo en un ambiente natural, rodeado de árboles, plantitas y animalitos, sin las artificiales comodidades del mundo moderno. Por si no se dieron cuenta, soy vegetariano, de los que prefieren el musgo y la tierra húmeda a las hortalizas convencionales.”
Este saludo es más bien un slogan publicitario, según el propio Susano. Y por lo que se ve, le da muy buenos resultados.

FEDE: Susano, ¿cómo te recibió el barrio cuando lo pisaste por primera vez?

SUSANO: Bueno, la verdad es que la respuesta de los vecinos fue muy variada. Algunos me dieron la bienvenida de una manera muy cordial, otros se mostraron un poco más fríos. Y otros... bueno, digamos que no les agradó mucho mi llegada.

FEDE: ¿Por qué motivo?

SUSANO: Creo que hay algunas personas que no están del todo de acuerdo con mi modo de vida “natural”. A algunos les molesta, por ejemplo, que tome el sol desnudo en el patio delantero de mi casa. ¡Y la verdad es que no entiendo por qué! Tomar sol desnudo es una de las maneras más sanas que existe de hacerlo, ¿no te parece?

FEDE: Bueno... la verdad nunca lo he experimentado.

SUSANO: No sabes de lo que te pierdes. Pero, como te decía, a algunos de mis vecinos no les agradó que lo hiciera. Y me lo hicieron saber de inmediato, je, je.

FEDE: ¿Qué hicieron? ¿Te enviaron una carta, una petición o algo así? ¿Plantearon el problema en el ayuntamiento de Sim City?

SUSANO: No exactamente... Más bien tomaron el problema en sus manos... Una mañana, mientras tomaba el sol en el patio, aparecieron unos diez o doce vecinos... venían con antorchas y cuchillos. No sé cómo pero me agarraron entre todos y entonces creo que me desmayé. Pero cuando desperté estaba colgado al revés, con la cabeza sumergida en el lago de Sim City. Los peces me habían mordisqueado la nariz y las orejas.

FEDE: ¿Y tú qué hiciste en ese momento?

SUSANO: Nada, ¿qué podía hacer? Soy un amante de la naturaleza y dejé que los peces se alimentaran. Pasaron tres días antes de que un vagabundo que habita en el bosque me encontrara y me sacara del agua. Se lo agradecí y volví a casa para secarme y para ponerme curitas en la cara.

FEDE: Pero... ¿qué hiciste después? ¿Tomaste medidas de algún tipo? ¿Entablaste acciones legales contra tus vecinos?

SUSANO: ¡No, de ninguna manera! ¿Por qué iba a hacer eso? Yo soy un buen vecino, al menos, me gusta considerarme así. Soy un hombre de paz. No me gustan los pleitos. Lo que hice fue cambiar un poco mis hábitos. Ahora, en lugar de tomar sol desnudo en el frente de la casa, lo hago en el patio de atrás.

FEDE: Imagino que fue un cambio radical.

SUSANO: No, no tanto como parece. En el patio de atrás puedo hacer lo que me plazca; no hay nadie mirándome.

FEDE: Entiendo... Hablemos un poco de tu pasado. ¿Qué fue lo que te llevó a convertirte en un naturista? ¿Cuándo comenzó tu pasión por la naturaleza?

SUSANO: Cuando tenía alrededor de cinco años. Mi padre era un carnicero que gustaba de la cacería con armas de fuego. Era miembro de la Sociedad del Rifle, además de presidente de la Hermandad Aria, entre otras organizaciones filantrópicas. Un sábado de verano me llevó de caería al bosque. Decía que era momento de que me hiciera hombre, de que dejara de jugar con las muñecas de mi hermana y cosas así. Anduvimos por el bosque un buen rato sin encontrar nada bueno para cazar... Hasta que mi padre pisó accidentalmente una trampa para osos que había dejado allí otro cazador. Se le desprendió el pie y la sangre atrajo a un oso, un puma y unos cuantos animalejos. Todos empezaron a atacarlo y se lo comieron vivo, mientras gritaba de dolor y pataleaba. Vi claramente como el oso le arrancaba los intestinos de un mordisco y se los comía como si fueran tallarines con salsa... Perdón, a lo mejor estoy siendo demasiado explícito.

FEDE: No... te preocupes... ejem...

SUSANO: En fin, el caso es que vi como los animales se comían a mi padre. Entonces me di cuenta que los animales eran mejores que los seres humanos en muchos aspectos. Así que decidí unirme a ellos.

FEDE: ¿Qué quieres decir con “decidí unirme a ellos”?

SUSANO: Que me fui a vivir con ellos, simplemente. No volví a casa. Me quedé con los animales, viviendo el bosque, como uno de ellos.

FEDE: Imagino que fue una experiencia interesante.

SUSANO: La mejor experiencia de mi vida, simplemente.

FEDE: ¿Cuánto tiempo viviste en el bosque como un animal?

SUSANO: Hasta los veinticinco años. Los osos me enseñaron todo lo que necesitaba saber, hasta que decidí entrar en la universidad para estudiar botánica y derecho.

FEDE: ¿Botánica y derecho? Son dos carreras muy singulares.

SUSANO: Así es. Pero decidí estudiar derecho para encontrar una manera de generar conciencia en la población acerca del cuidado del medio ambiente. Además, me dio la oportunidad de participar en varias organizaciones ecológicas sin fines de lucro, como la Sociedad de la Tostada de Sésamo, o la Federación Internacional de la Ligustrina. Allí conocía a un montón de gente interesante que tenía los mismos eco-intereses que yo.

FEDE: ¿Eco-intereses?

SUSANO: Intereses ecológicos... es un término que utilizamos nosotros los amantes de la naturaleza, je, je... ¿Quieres más bocadillos de algas?

FEDE: No, gracias, estoy bien... Cambiemos de tema. Sabemos que llevas adelante muchos emprendimientos ecológicos en el barrio. ¿Cómo lo toman los vecinos? ¿Participan en estas actividades, o se conforman con mirar?

SUSANO: Cada caso es distinto. Algunos participan activamente de nuestras eco-actividades. Pero otros se muestran un poco más reticentes... Por ejemplo, algunos tienen ciertos reparos en cambiar sus hábitos alimenticios. Consideran que cambiar las hamburguesas de carne vacuna por tortillas de pasto con alpiste no es una buena idea. Otros no están de acuerdo con reutilizar el papel higiénico una vez usado. Pero nuestra campaña es básicamente generadora de conciencia. Con el tiempo, lograremos hacer que los vecinos de Sim City cambien sus costumbres y opten por una vida más sana, más natural.

FEDE: Aún así, imagino que tus campañas tienen unos cuantos admiradores.

SUSANO: Así es. En mi jardín hay un hormiguero en el cual di una conferencia la semana pasada. Y las hormigas se mostraron muy de acuerdo con mis ideas.

FEDE: ¿Un hormiguero?

SUSANO: Sí. Las hormigas son muy buenas escuchando, créeme. Sólo basta meter la cabeza en el hormiguero y hablarles. Son realmente muy efusivas. Le saltan a la cara a uno y empiezan a picarlo entre todas.

FEDE: Disculpa, pero no creo que eso sea bueno.

SUSANO: ¡Claro que sí! Es la manera que tienen las hormigas de demostrar su cariño. Te invito a que lo hagas cualquier día: mete la cabeza en un hormiguero o en un panal de abejas y cántales una canción. Vas a ver cómo les caes bien.

FEDE: Bueno... lo voy a pensar. Gracias por el consejo.

SUSANO: Es un placer.

FEDE: Y muchas gracias por habernos recibido y por concedernos esta entrevista.

SUSANO: También es un placer. Vuelvan cuando quieran y les enseño a fabricar ropa interior con hojas de palmera.

FEDE: Está bien. Muchas gracias.

Nos apresuramos a abandonar la casa de Susano Calvin, antes de que nos invitara a otra de sus actividades ecológicas, con la certeza de que sus eco-campañas de concientización harán mucho bien en el barrio de los Sims. ¡Esperemos que en el futuro todos coman bocadillos de algas!

1 comentario:

Mane dijo...

Fede al fin una nueva publicacion.
Bueno este tal Susano es un tipo se puede decir bastante peculiar, aunque te dire que no tanto como sus vecinos que al parecer son de algun tipo de secta o algo que no se bien que es.
En cuanto a comer los menu que ofrecia este buen señor, yo la verdad que paso........
beso

Mane