Bienvenidos

Aquí encontrarán contenido muy variado: desde cuentos debidamente ficcionalizados a análisis y soluciones de videojuegos, pasando por otras categorías indefinidas que podrán ser analizadas por los lectores mientras las estén procesando.

Búscame (si puedes)

lunes, 17 de diciembre de 2018

Reseñas de domingo

¡Hola, amiguitos! Desde junio de este año he estado publicando en Facebook pequeñas reseñas cinematográficas de películas de terror poco conocidas de las décadas de los 70, 80 y 90 (aunque también he escrito sobre películas más actuales). Las he publicado religiosamente cada domingo, bajo el hashtag #ReseñasDeDomingo. Esta entrada no es más que una recopilación de esas críticas escritas en un párrafo o dos. No hay orden determinado, excepto el cronológico correspondiente a la publicación de cada crítica (de la más antigua a la más reciente). Aunque no han despertado mucho interés en la red social (apenas han cosechado unos pocos "Me gusta"), ha sido divertido escribirlas, sobre todo por el hecho de ser sobre películas "extrañas", olvidadas, enterradas durante décadas y que muy poca gente conoce. Siempre dentro del género de horror o suspenso, el repertorio es muy variado: hay explotación setentista, giallo italiano, serie B en su versión más cutre, reliquias ochenteras de la Troma, delirios noventeros... un menú tan variopinto como sabroso. Recomiendo especialmente echarle un vistazo a estas reliquias. De una forma u otra, realmente valen la pena.

HALLOWEEN III (1983) - Ayer volví a verla después de mucho, mucho tiempo. Cuando la vi por primera vez no me gustó nada, porque como a la mayoría de la gente, me molestó que no tuviera nada que ver con las andanzas de Michael Myers. No entendía cómo podían haberla titulado Halloween III, si es una historia absolutamente distinta. Pero con todo el revuelo que se está generando con la nueva secuela que se estrena este año, me acordé de esta extraña tercera parte y decidí darle otra oportunidad. Casi no recordaba nada (la vi por primera vez hace más de quince años), excepto que tenía que ver con máscaras de Halloween y un comercial con una canción tan pegadiza como molesta. Cuando terminé de verla, me di cuenta que no se merecía el destrato que tuvo en su momento. Hay que tomarla como una película absolutamente aislada de la saga, una historia distinta de terror fantástico. Y como tal, lo cierto es que funciona razonablemente bien. No estoy diciendo que sea una obra maestra, ni muchísimo menos, pero me parece que está mucho mejor lograda que varias secuelas de Michael Myers (sobre todo 4, 5 y 6). El problema de la confusión de los fanáticos que esperaban ver la tercera entrega de las aventuras del psicópata enmascarado y se terminaron encontraron con esta rareza, en la que Michael no aparece por ningún lado (excepto en un par de cameos de la primera en un televisor), es que originalmente la saga Halloween iba a ser una serie de películas independientes, todas ambientadas en esa fecha tan particular. La historia de Michael, el doctor Loomis y Laurie Strode iba a terminar en la primera entrega, pero debido al éxito que obtuvo, se decidió estirar la historia en varias secuelas, a la vez que se continuaba con el proyecto original de una película distinta cada vez. Por eso, esta Halloween toma el título de la primera y plantea un argumento y personajes totalmente distintos. El equipo involucrado en la realización es el mismo, pero esta vez guion y dirección corren por cuenta de Tommy Lee Wallace (quien en 1990 dirigiera el mítico telefilm de IT) y la producción de John Carpentener (que también hizo la música) y Debra Hill. La película cuenta una historia interesante (con tropezones, eso sí), tiene efectos especiales muy bien logrados (para la época, por supuesto) y es entretenida, siempre y cuando uno logre abstraerse y sumergirse en la historia sin esperar a cada segundo que Michael Myers aparezca blandiendo su cuchillo. En resumen: es un film recomendable que mereció mejor suerte y mejor trato y que vale la pena rescatar del olvido.


THE STUFF (1985) - Desopilante mezcla de The Blob y La Invasión de los Usurpadores de Cuerpos. Escrita y dirigida por el maestro del terror cutre Larry Cohen (It's alive!, 1974), ofrece un divertimento ochentero sin demasiadas pretensiones, aunque con una evidente crítica al consumismo y, en menor medida, el estilo de vida americano. La película funciona si uno no se la toma demasiado en serio (ni siquiera los actores parecen hacerlo) y pasa por alto sus múltiples saltos y agujeros argumentales. Un guion y una puesta en escena más pulidos hubieran dado mejores resultados. Se deja ver.


RETURN OF THE ALIENS: THE DEADLY SPAWN (1983) - Competente y bastante entretenida cinta de invasión alienígena. La premisa fue vista una y mil veces antes (extraterrestre llega a la tierra en un meteorito y comienza a devorar todo lo que se cruce a su paso), y es tan sencilla como efectiva. La puesta en escena, el monstruo lleno de dientes y unos efectos especiales y de maquillaje en general muy convincentes, la salvan del tedio. Por supuesto, no falta alguna que otra gota de humor negro. Recomendable.


DARK NIGHT OF THE SCARECROW (1981) - Pequeño y olvidado telefilm de venganza rural al que vale la pena echarle un vistazo. De hervor lento y muertes "descafeinadas", se apoya más que nada en el suspenso. Guarda cierta moraleja sobre el odio al diferente o al "raro". Dirigida por Frank De Felitta, autor del afamado libro de posesión demoníaca El Ente (del cual también hay una película). Interesante.


CHILLER (1985) - El maestro Wes Craven, luego de su magnífica Pesadilla en la Calle Elm, nos trajo, en 1985, este curioso telefilm sobre el regreso a la vida después de la muerte, o mejor dicho, el regreso a la vida después de una larga hibernación criogénica y del sutil y a la vez brutal cambio en la personalidad del paciente. No es exactamente aterradora, lejos están los despliegues de violencia extrema y litros de sangre a los que Craven nos tenía acostumbrados, pero es un telefilm bastante sólido de suspenso sobrenatural que se salva más que nada por las actuaciones y un guion contundente, sin demasiados agujeros; aunque, eso sí, hay momentos en los que pone a prueba la paciencia del espectador. Interesante.


DEMONIC TOYS (1992) - La factoría Full Moon Entertainment (con el mítico Charles Band a la cabeza) pareció imitarse a sí misma con Deminic Toys, película poco conocida sobre muñecos diabólicos, que se antoja como una copia de segunda mano de la maravillosa El Amo de las Marionetas. En este caso los muñecos son poseídos por una entidad maligna que quiere apoderarse del bebé aún por nacer de una mujer policía, que queda atrapada junto con otros personajes variopintos dentro de un depósito. Los efectos especiales son relativamente convincentes y algunos de los muñecos logran verse bastante aterradores (convengamos que ponerle dientes afilados a cualquier cosa la vuelve espeluznante de inmediato) pero la película dista mucho de ser una obra maestra, incluso para los estándares de Full Moon. Se ve con cierto interés, pasando por alto actuaciones exageradas y unos cuantos disparates de un guión que se antoja a veces demasiado rebuscado (guión escrito por David S. Goyer, autor de las películas de Blade). Dentro de todo, como mera curiosidad, vale la pena echarle un vistazo.


NIGHT VISITOR (1971) - ¡Vengan todos! ¡Max Von Sydow está corriendo por la calle en calzoncillos! Inteligente y un poco disparatado thriller de venganza, de atmósfera inhóspita y helada y personajes aún mas inhóspitos. La frialdad y la codicia se dan la mano para llevar a los personajes en un retorcido viaje de pesadilla creada por ellos mismos, donde nadie se libera de pagar sus pecados. Gran trabajo del húngaro Laslo Benedek y muy buenas actuaciones tanto de Von Sydow como del resto del reparto. Recomendable.


FREAKSHOW (1995) - Curiosa película noventosa de episodios, que sigue la línea de Creepshow, Cuentos de la Oscuridad, etc. Como ocurre tantas veces con esto tipo de filmes, la calidad de los "cuentos" varía bastante, aunque en este caso existe un extraño crescendo. Los efectos especiales también varían de lo realmente cutre a lo medianamente pasable, y nunca llegan a ser ningún prodigio (esos muñecos son TAN muñecos, jamás llegan a parecer reales), lo cual es de lamentar porque juegan un papel fundamental a lo largo de toda la película. Se nota el presupuesto limitado, pero con todo, el resultado final es bastante digno. Interesante.


CASTLE FREAK (1995) - La dupla Sutart Gordon - Jeffrey Combs, que ya nos deleitara en la magnífica Reanimator, nos trae esta adaptación libre (muy libre) de un cuento de H. P. Lovecraft llamado El Intruso, en el que un ser monstruoso acecha al nuevo heredero de un castillo italiano en decadencia. La atmósfera en general está muy bien conseguida, la espantosa criatura se ve muy real, gracias a unos efectos de maquillaje muy bien logrados, y aunque la película pierde fuelle por momentos, es un pequeño clásico que vale la pena mirar. El final es de antología.


DEAD MINE (2012) - Terror indonesio de vuelo bajo, con poco condimento, apenas lo suficientemente entretenida como para no apagar o cambiar de canal. El guion desaprovecha una historia interesante que podría haber dado para mucho más, y prefiere ir por los caminos más conocidos y seguros. No suma que el final sea totalmente abrupto, porque da la sensación de que sus realizadores se hartaron de la película y decidieron terminarla antes de aburrirse más (o antes de aburrirnos más a nosotros). Lo mejor: los efectos de maquillaje y la ambientación. En definitiva: pasable por los pelos.


PUPPET MASTER II (1990) - Interesante secuela de El Amo de las Marionetas, la franquicia más jugosa y divertida de Full Moon. Aquí volvemos a encontrarnos con nuestros viejos y queridos muñecos vivientes, que ya hicieran las delicias de grandes y chicos en la primera entrega. También contamos con la aparición de nuevas marionetas (en especial el soldado lanza llamas), que harán la historia mucho más interesante. No tiene la tensión y el ritmo de su predecesora y por momentos se siente algo lenta, pero el final compensa con creces las carencias del guion. Huelga decir que los muñecos (en especial sus movimientos) están muy bien logrados y son, por lejos, lo mejor de la película. Ningún fanático de la saga puede perderse esta secuela.


SATAN'S BLADE (1984) - Pobrísima realización ochentera. Presupuesto muy limitado (lo cual, en sí mismo, no es ningún pecado), un guion poco trabajado, dirección amateur, montaje torpe, iluminación deficiente, efectos inexistentes (atención a los disparos y las puñaladas) y pésimas actuaciones componen este soporífero batiburrillo slasher, que pretende mezclar elementos de Halloween y Viernes 13 en una mediocre historia de posesión sobrenatural. Se supone que se realizó en 1984, pero por su calidad parece haber sido rodada diez años antes. Tiene algunos momentos muy puntuales de relativo interés (la escena de la pesadilla es, por lejos, lo más destacable), pero todo se queda en un quiero y no puedo. De todas maneras, el peor pecado que comete es, como dije, ser brutalmente aburrida. Ni siquiera llega a la categoría de Es Tan Mala Que Es Buena. Es simplemente MALA.


SLIME CITY (1988) -  Disparatada producción de serie B que recuerda a las peores-mejores realizaciones del gore italiano, en especial a las de Fulci. Argumento con potencial, pero mal aprovechado, un guion tosco, diálogos chuscos, dirección amateur y unos efectos gore deliciosamente risibles, que, aunque no del todo logrados, sí están hechos con mucho esmero. Bastante disfrutable en líneas generales, si uno le tiene paciencia. De tranco lento, el final es sin duda lo mejor, y hasta recuerda a la orgía sangrienta de Evil Dead. (Spoiler: atención a esas tripas hechas de salchichas).


THE BORROWER (1991)  -  Ciencia ficción y terror con toques de comedia absurda, en la que un alien es condenado por sus crímenes a pasar el resto de su vida en nuestro planeta (no puede haber condena peor). La película va en un crescendo y aunque al principio se muestra discreta, luego se convierte en un divertido festín grotesco de sangre, baba y decapitaciones varias. Efectos bastante logrados, aunque la lastra una dirección un poco descuidada (hay por lo menos tres escenas en las que se ve el "boom mic" colgando en la parte superior de la pantalla). Lo mejor: la bella protagonista, Rae Dawn Chong (conocida por ser la chica que ayuda a John Matrix en Commando). Entretenida.


UNDERWORLD (1985) - Ignoto film que mezcla elementos noir con terror dramático y ciencia ficción (me atrevería a decir que hay algunas gotas de Philip K. Dick). El mítico Clive Barker nos trajo, en 1985, y bajo la dirección de George Pavlou, esta historia de freaks monstruosos subterráneos rechazados por la sociedad, que parece una suerte de ensayo de su magnífica Nightbreed (1990). Lamentablemente esta producción se queda a medio camino de todo: efectos de maquillaje que sorprenden por lo poco logrados (la falta de presupuesto es evidente), un guion que no saca el suficiente jugo a las escenas y una extravagante y amanerada dirección de videoclip. De todas maneras logra ser una curiosidad medianamente interesante, que realmente daba para mucho más. Aprueba con lo justo.


ATOMIC DOG (1998) - Curioso telefilm de perro mutante radiactivo que hará las delicias de grandes y chicos. Al ser una película para la televisión, el nivel de sangre, violencia y acción está bastante rebajado, con lo que el guion de Miguel Tejada-Flores queda un tanto desaprovechado, pero aún así la dirección de Brian Trenchard-Smith le da cierto toque de interés, gracias sobre todo, a la cámara subjetiva desde el punto de vista del perro. Cabe señalar que los animales están muy bien amaestrados y hacen sus trucos con gran soltura. Lástima que no puede decirse lo mismo de algunos de los actores humanos. Pasable.


SOMETIMES THEY COME BACK... FOR MORE (1998) - Discretísima tercera entrega de la saga "A veces vuelven", que no tiene absolutamente nada que ver con la original basada en el cuento de Stephen King. Modesta en todos los sentidos y con un guion algo confuso puede poner a prueba la paciencia del espectador. Por no mencionar que todo el tiempo parece un mal remedo de la magnífica The Thing, de John Carpenter. Final anticlimático, suspenso no muy bien llevado y ningún personaje agradable o interesante, son las principales características de este pobre film. Dentro de todo, no es un absoluto desastre. Las hay peores. Simplemente mediocre.


SETTE NOTE IN NERO (1977) - Giallo en estado puro. De lo mejor que ha dirigido Fulci. Película tan enredada como atrapante, un cuento macabro con tintes sobrenaturales para ver prestando mucha atención y no perderse detalle. Por supuesto hay cosas sujetas con palillos y escenas que no vienen a cuento de nada, pero no es nada fuera de lo habitual en este género. Por lo menos la coherencia interna se mantiene bastante bien durante todo el metraje, que se disfruta de principio a fin. Recomendable


ZEDER (1983) - Continuando con el giallo de tintes sobrenaturales, esta interesante pieza del director Pupi Avati sobre un culto secreto que intenta revivir a los muertos, mantiene al espectador enganchado sin demasiadas dificultades. El misterio se profundiza más allá de la razón conforme avanza la cinta y la intriga se mantiene a buen ritmo. Por supuesto no es un film perfecto (lejos está de eso) pero en general es un trabajo muy competente y con un final impactante. Entretenida.


THE DEAD PIT (1989) - El reputado director Brett Leonard (Virtuosity, Hideaway), debutó en 1989 con este curioso film que parece una mezcla de La Noche de los Muertos Vivos, Reanimator y Pesadilla en Elm Street ambientado en un manicomio. Experimentos aberrantes con pacientes, zombis, un científico loco endemoniado y una protagonista amnésica son los principales ingredientes que componen este tour de force ochentero con aire a serie B. Se disfruta en líneas generales, aunque la resolución del conflicto (SPOILER ALERT: ¿el agua bendita sirve para matar zombis?) y el final no son de lo mejor. Con todo, entretiene sin pedir mucho a cambio.


THE FIRST POWER (1990) - Correcto (en líneas generales) thriller policial demoníaco donde un jovencísimo Lou Diamond Phillips, con la ayuda de una vidente (Tracy Griffith), debe dar caza a un brutal asesino en serie que volvió de la muerte gracias a un pacto con el Diablo. Lejos de ser un festival gore explícito, la película prefiere inclinarse por las alucinaciones, los poderes sobrenaturales y el misterio con una discreta puesta en escena. No faltan, por supuesto, los toques absurdos y alguna que otra gota de humor negro. En definitiva, no es nada del otro mundo y El Exorcista no tiene nada que envidiarle, pero es una película entretenida que se ve sin problemas. Pasable.


STOP OVER IN HELL (2016) - El español Víctor Matellano nos trae esta especie de versión western de La Última Casa a la Izquierda, que no es más que un festival de violencia sádica y gratuita sin demasiado sentido ni interés. La historia podría haber dado para mucho más, pero el guion prefiere concentrarse en los despliegues de violencia y las imágenes truculentas en lugar de desarrollar un poco más a los personajes y darles algo interesante que hacer aparte de ser carne de cañón de la brutal pandilla de maleantes. Para colmo, el director abusa de la cámara lenta en un torpe intento de subrayar lo evidente y, tal vez, para estirar un poco más el escaso metraje. Lo mejor: los bellos paisajes y la música de Nat Simons. Pasable pero por muy, muy poco.


LITTLE DEVILS: THE BIRTH (1993) - Tontería de tomo y lomo sin pies ni cabeza que es como una versión siniestra y con pocas neuronas (y poco presupuesto) de Gremlins. Las cosas suceden sin que se explique demasiado por qué. Ideal para ver con el cerebro en OFF. La comedia no llega a ser graciosa, es simplemente absurda y lo cierto es que mucho miedo no da. Eso sí, los monstruitos demoníacos están bastante bien logrados (dentro de lo que cabe). Se deja ver si uno va con las expectativas muy, muy bajas.


MOUNTAINTOP MOTEL MASSACRE (1983) - Extraña producción ochentera en la que una anciana, sin demasiada razón, comienza a masacrar a los huéspedes del motel de montaña que regentea armada con una hoz. La película es una colección de personajes estrafalarios pero ninguno de ellos logra despertar demasiado interés, por no mencionar que el guion es demasiado elemental y desaprovecha una idea que, tal vez dotada de un poco de humor negro, hubiera dado para más. Por si fuera poco, las muertes no son nada del otro mundo y ponen en evidencia el bajo presupuesto. De hervor lento, al comienzo no termina de enganchar y al final deja una sensación de indiferencia. Conclusión: apenas araña el aceptable.


FOREVER EVIL (1987) - Descacharrante ensalada de terror sobrenatural que toma "prestadas" ideas y hasta escenas de muchas otras películas. Empieza como una mala (y muy estúpida) imitación de Evil Dead, para luego agregar algunas gotas de Night of the Living Dead y desembocar en una historia de misterio cuasi detectivesca con reminiscencias lovecraftianas, que se va volviendo cada vez más ridícula conforme avanza la cinta. Zombis, demonios, brujos, deidades cósmicas malignas, todo en la misma licuadora, que nos sirve este extraño y casi indigerible cóctel. No es una película buena ni muchísimo menos, pero resulta interesante como mera curiosidad. ¿Pasable? Apenas.


BLACK CHRISTMAS (2006) - Mediocre remake del clásico navideño de Bob Clark de 1974, cuyo aporte al género es prácticamente nulo. La película puntea todos y cada uno de los clichcés del cine
de terror de la manera más burda y rutinaria, mientras las hermosas protagonistas van cayendo una a una cual fichas de dominó. Hay unas cuantas incongruencias y agujeros de guion, por no mencionar situaciones inverosímiles y sin el menor sentido, diálogos desesperantemente tontos y actuaciones que van de malas a malísimas. El nivel de gore y sangre es bastante más elevado que en la original, que prefería jugar con el suspenso y la sutileza en lugar de conformarse con mostrar ojos arrancados. Sin embargo, no puedo decir que resulte aburrida, aunque sí un poco cargante. Entretiene lo justo si uno la ve con las expectativas bajas. Mi consejo: quédense con la original y desechen este burdo refrito.


THE BONEYARD (1991) -  Interesante, aunque no del todo brillante, thriller sobrenatural de zombis en clave policial. Entretenida en su conjunto, al principio resulta un poco morosa, pero el tercer acto recompensa con creces la paciencia del espectador. El guion flaquea un poco a la hora de explicar las razones de todo lo que ocurre, pero no es un gran problema; después de todo, no es una película que exija una gran historia. Eso sí: es un interminable desfile de personajes extravagantes, todos ellos muy divertidos a su manera (especial atención merece la cínica administradora de la morgue). Los efectos especiales están muy bien logrados, sobre todo los aterradores títeres gigantes (atención al french poodle gigante) y no faltan algunas gotas de humor negro que lo hacen todo mucho más ameno. Entretenida.


BONUS TRACK:

THE HAUNTING OF MORELLA (1990) - Adaptación libre de "Morella", famoso cuento corto de Edgar Allan Poe sobre una malvada bruja que vuelve de la muerte. La película está producida por el mítico Roger Corman y eso se nota en cada detalle: puesta en escena, vestuarios, escenografías... Por supuesto no falta la consabida dosis de erotismo lésbico... Lo más logrado de todo, quizá, sea la ambientación y el vestuario de época. Por supuesto el film se toma muchas libertades narrativas, pero es comprensible considerando que se basa en un cuento tan breve (apenas tres páginas). Entretenido relato de horror gótico con el inconfundible sabor de los clásicos.

Muy bien, amiguitos, espero que esta entrada de críticas domingueras haya sido de su agrado. Una vez más, los invito a disfrutar de estos filmes si tienen la oportunidad. ¡Hasta la próxima!