Bienvenidos

Aquí encontrarán contenido muy variado: desde cuentos debidamente ficcionalizados a análisis y soluciones de videojuegos, pasando por otras categorías indefinidas que podrán ser analizadas por los lectores mientras las estén procesando.

Búscame (si puedes)

lunes, 18 de enero de 2016

Titanic: la película más odiada de todos los tiempos (por mí)

Soy usuario de Filmaffinity más o menos desde que empecé con este blog, allá por 2008. Para los que no lo conocen, FA es un gran sitio español sobre cine, creado por el crítico Pablo Kurt. Es una base de datos de películas en permanente crecimiento (algo así como IMDB), donde se puede votar, hacer listas, y lo mejor de todo, escribir críticas. En su momento, llegué a ser prácticamente un adicto a esa página. Me pasaba literalmente horas (en esa época tenía más tiempo libre que ahora, obviamente) votando películas, buscando filmografías de directores, leyendo críticas y escribiendo las mías. Como soy un fanático del cine, no es para menos. Hasta ahora llevo escritas 117 críticas, que abarcan casi todos los géneros. No es mucho, es verdad, considerando la cantidad de años que llevo en esa página (así como no son muchas las entradas de este blog, considerando que lo tengo desde hace más o menos la misma cantidad de tiempo). Pero lo importante no es la cantidad, sino el contenido. Revisando críticas viejas he llegado a reírme a carcajadas y a morirme de vergüenza (cosa que también me pasa con las entradas viejas de este blog) a partes iguales por las cosas que he escrito. Se nota que algunas de esas reseñas las escribí con el corazón a cien, las venas del cuello abultadas y los ojos inyectados en sangre. Qué puedo decir, hay películas que me provocan eso.

La crítica en la que sin duda más odio destilo es en la de la película Titanic (James Cameron, 1997). Sí, la de DiCaprio y Rose (sí, sé su apellido real, pero me da pereza escribirlo), una de las películas más caras y a la vez más taquilleras de todos los tiempos, que en su momento movió a hordas de gente a los cines, en especial a adolescentes y mujeres maduras cautivadas por la pareja protagonista y su melosa historia de amor, que terminaban llorando a moco tendido al final cuando el memo de DiCaprio se hundía en las negras y heladas aguas convertido en un cubo de hielo, dejando a la no menos congelada Rose flotando en una puerta convertida en balsa, todo acaramelado por la empalagosa canción de Céline Dion, que por sí sola se convirtió en otro bombazo.

Mi crítica, bastante breve teniendo en cuenta la cantidad de odio que contiene, es la que más votos negativos ha recibido de todas las que he escrito. Sí, porque en FA puedes votar las críticas de otros usuarios, algo asó como darle like o dislike (ellos lo llaman "utilidad") y la mía fue acribillada sin piedad por los usuarios (tengo que decir que yo casi nunca he votado las críticas de otros usuarios, ni positiva ni negativamente). La publiqué el 30 de enero de 2010 (¡hace casi seis años!) y, hasta ahora, tiene 25 votos positivos de un total de 70 (el número de positivos crece a un ritmo endiabladamente lento, debo decir). Me hace gracia que sea una crítica tan vapuleada, pero también me hace gracia lo que escribí. Y creo que yo, de ser otro usuario y no el que la escribió, también le hubiese dado un voto negativo. No porque hable tan mal de una película tan popular, sino porque el tono es demasiado rabioso. Estoy seguro de que de haberla dicho en voz alta, en lugar de escribirla en un teclado, hubiera mordido las palabras, las hubiera escupido. Me hace gracia mi propia rabia sobre una inocente película. Aún así, aclaro que mi opinión no ha cambiado ni un ápice. Titanic siempre me ha parecido una película horrible, una ultra tópica historia de amor entre dos personajes de distinta clase social, que parece sacada de cualquier culebrón televisivio. Ni siquiera los secundarios son originales (el novio malo y codicioso, la señora rica pero humilde, etc.) Sí, tiene muy buenos efectos especiales y todo, pero... ¿y qué? Eso no la hace una buena película, ni mucho menos. Siempre tiendo a ver los grandes éxitos de taquilla con cierto recelo. Es algo que siempre me ocurre cuando una película se vuelve muy popular o genera mucha expectativa, sea del género que sea. En su momento de gloria no me llama mucho la atención y luego (por lo general mucho tiempo después) cuando la veo, me digo: "¿Era esto? ¿Tanta alharaca para esto? Mucho ruido y pocas nueces". Eso mismo me ocurrió, no solo con Titanic, sino con Batman: el caballero de la noche, por ejemplo. Pero no quiero irme por las ramas. Estoy aquí para hablar de Titanic, o, mejor dicho, de mi odiosa crítica hacia Titanic. Así que, sin más preámbulos, aquí está, extraída textualmente de FA. (Solo espero que esto no me haga ganar más "odiadores", en especial amas de casa).


Esta mega-súper-recontra-inmensa-colosal producción de James Cameron fue la película más vista de la historia hasta que fue desbancada hace poco por Avatar, también de Cameron.
El hecho de que haya sido tan exitosa comercialmente, no tiene ABSOLUTAMENTE nada que ver conque sea buena artísticamente... cosa que mucha gente no parece entender, porque hay ciertos individuos que actúan como las ovejas: simplemente siguen al rebaño. Van en masa a ver la película más popular, tan sólo porque... es la película más popular.
Titanic es titánica (perdón por la expresión) en cuanto a producción, presupuesto, efectos especiales, propaganda y demás... Pero es un casi desastre en cuanto a cine en sí mismo.
La película trata de un barco que se hunde (nada menos que el barco más famoso del mundo), pero el guión está hundido desde el principio. Si quitamos el barco del medio, nos encontramos con un bodrio romanticón, que guarda un notable parecido con los culebrones de televisión que ven las viejas y las amas de casa a las tres de la tarde. Una historia de amor de dos personajes que termina en tragedia y por ende, en lágrimas fáciles para una audiencia rosada y para clientas de peluquería.
Empalagosa, cursi, trillada hasta decir basta, innecesariamente larga, Titanic es rescatable tan sólo por su brillante despliegue visual. Y NADA MÁS. Cameron debería seguir dedicándose a hacer películas sobre androides cibernéticos futuristas.

1 comentario:

Soloretro dijo...

La película es aburrida pero que muy aburrida. Solamente la he podio ver una vez y supongo que será la última.