Bienvenidos

Aquí encontrarán contenido muy variado: desde cuentos debidamente ficcionalizados a análisis y soluciones de videojuegos, pasando por otras categorías indefinidas que podrán ser analizadas por los lectores mientras las estén procesando.

Búscame (si puedes)

jueves, 1 de enero de 2015

El incidente Radioman


PRÓLOGO


Lo que sigue es una transcripción de mensajes publicados en el foro de Internet Los Aventureros, foro dedicado a los videojuegos de aventura gráfica, pero donde también se trataban otros temas (cine, música, libros). También se agregan fragmentos de conversaciones por mensajería instantánea, mensajes privados y entradas de blogs relacionadas con lo ocurrido a los usuarios del foro.
Los Aventureros estuvo activo desde mediados de junio de 2005 hasta finales de 2011. Luego pasó casi medio año entero de inactividad, en el que sitio permaneció cerrado (no se podía entrar al introducir la dirección web en el navegador). Recientemente, el foro se ha reabierto y la mayoría de los usuarios siguen participando, aunque de manera mucho menos frecuente.
He intentado contactarme con el administrador, Daryl, pero me ha sido imposible. Tampoco he tenido suerte con los moderadores. Daryl no ha respondido ninguno de los mensajes privados que le he dejado en el foro, preguntándole acerca de lo ocurrido con el usuario llamado Radioman. Tampoco he tenido suerte intentando interrogar a otros usuarios. Los pocos que me han respondido, lo han hecho de forma errática y muy vaga. Es como si existiera una especie de pacto de silencio entre ellos, o como si sufrieran una suerte de amnesia colectiva vía Internet que les impide hablar de lo sucedido.
Aún así, con la ayuda de algunos colegas (cuyos nombres no serán mencionados aquí por cuestiones de seguridad) he logrado acceder a los mensajes y conversaciones que tienen relación con el llamado “Incidente Radioman”.
Los nombres de los implicados no han sido cambiados. En muchos casos se trata de seudónimos y en ningún momento se mencionan apellidos. Las direcciones de correo electrónico, Msn y Skype han sido eliminadas con el fin de proteger a los implicados.

Javier Pontino,
autor del blog
“La Red Oculta”


1



Del foro “Los Aventureros”




SUBFORO: SCUMM BAR
HILO: ¡Historias de Halloween!
FECHA: 20/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

¡Saludos, amigos aventureros! Se acerca un nuevo Halloween y como ya es costumbre en el foro, comenzamos con un nuevo concurso de historias de terror. Ya saben cómo participar, las instrucciones están en el primer mensaje de este hilo (abierto allá por 2009), pero se los resumiré brevemente por si no tienen ganas de hacer clic en la página 1:

Los que quieran participar tienen hasta el 30/10 inclusive para postear aquí (en este mismo hilo) una historia, anécdota, fotografía, video, etc. relacionado con la temática de terror. Puede ser una historia inventada por vosotros, una anécdota que hayan vivido o escuchado por ahí, una leyenda urbana, un creepypasta, etc. La historia debe estar encabezada por un título y no exceder las 3000 palabras (con un límite máximo de 3500).

Un selecto jurado de notables, conformado por quien suscribe (moderador de este prestigioso foro), Karr (el otro moderador) y nuestro benemérito administrador (Daryl), se encargará de seleccionar la historia más aterradora y original. El ganador del concurso se hará acreedor de una cuenta premium en Mediafire más un Cd virtual (formato ISO) con cinco aventuras gráficas clásicas. ¡Toda una ganga!

Así que ya saben: poned a prueba vuestra creatividad y atréveos a publicar una historia.

¡Mucha suerte!


FECHA: 20/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

¡Ey! ¿Qué es esto de estar armando concursos sin consultarme? ¡Y todavía metiéndome a mí de jurado! Jajaja, es broma. Estos días estoy algo ocupado (cosas del curro) y tal vez no tenga tanto tiempo para dedicarme a leer historias, pero aún así lo haré... con la condición de que no sean demasiado largas. Lobo, ese límite máximo de 3500 me parece demasiado alto. Yo lo bajaría a 1500, como mucho. Que esto sea una advertencia para Fedexior, que suele escribir mamotretos de más de 10.000 palabras. Fede, si este año decides participar, procura recortar un poco la extensión, ¿vale?
Bien, eso es todo por ahora. A jugar y que gane el mejor.


FECHA: 20/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

Daryl, eso de querer recortar tanto las historias me parece un descarado acto de censura. ¡1500 palabras! Me parece demasiado poco. Y ¿qué es eso de querer coartarle la creatividad a Fede? Sus historias suelen ser un poco largas, pero por lo general son muy interesantes (ya ha escrito seis cuentos protagonizados por nosotros). Si no tienes tiempo de leer, ya me ocupo yo, que no creo que vaya a participar (no se me da tan bien eso de escribir historias de terror y tampoco tengo tanto tiempo ahora), pero no me molestaría leer alguna que otra cosilla.

Además, eso de ser jurado, me resulta interesante.


FECHA: 20/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

Lo he estado pensando y tal vez Daryl tenga razón. 3500 palabras son bastantes palabras y puede llegar a hacerse bastante incómodo leer tanto desde la plantilla del foro. Además, no sabemos cuántos van a participar. Así que creo que lo mejor es bajarlo a 2500, con un límite máximo de 3000. Quinientas palabras menos pueden reducir bastante una historia, pero no tanto para que quede truncada.


FECHA: 20/10
AUTOR: Karr
MENSAJE:

Lobo, muchas gracias por abrir un concurso y meterme a mí como jurado sin siquiera avisarme. Como si yo estuviese siempre disponible para estas cosas. En fin, 3000 palabras como máximo me parece bien, así que adelante.


FECHA: 20/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

Estaba a punto de enviarte un MP, querido Karr. Pero bueno, ya aceptaste, así que no problem.

FECHA: 20/10
AUTOR: Fedexior
MENSAJE:

¡Bueno, bueno, bueno! Aunque no lo crean, me había olvidado por completo de este concurso. ¡Cómo estaré, por Dios! Todo gracias al estudio, claro. A esta altura del año por lo general estoy con el cerebro hecho puré debido a los parciales. Pero como justamente ayer terminé el último (Microbiología, por cierto), creo que podré dedicarme a participar. Además, hace tiempo que no escribo (el último cuento fue hace como tres meses), y ya tengo ganitas de volver al ruedo. Espero que participen más foreros.

Daryl: no te preocupes, esta vez no voy a postear un tocho como el del año pasado (que quedó en tercer lugar, por cierto, y no me llevé ningún premio). Voy a tratar de que no quede de más de 2000 palabras... lo cual será todo un reto, porque por lo general mis cuentos se extienden bastante más de lo que me gustaría (no sé por qué, pero cuando quiero escribir un cuento corto me queda demasiado largo y cuando quiero escribir uno largo, me queda demasiado corto).

Sial: ¿Estás segura que serás una jueza totalmente objetiva e imparcial? Lo digo teniendo en cuenta toda la propaganda que siempre me haces.


FECHA: 20/10
AUTOR: CésarGM
MENSAJE:

El terror no es mi fuerte, ni es un género que me atraiga demasiado (más bien al contrario) pero sólo para variar un poco, creo que lo voy a intentar este año... ¡Voy a usar alguna de las películas de Bela Tarr para inspirarme!


FECHA 21/10
AUTOR: El Flecha
MENSAJE:

¡Cuentos de Halloween! ¡Mi concurso favorito! Me apunto. Solo espero estar a la altura de grandes escritores como César y Fede.


FECHA: 21/10
AUTOR: Hechicera09
MENSAJE:

Yo también me apunto. Creo que a este concurso le hace falta más participación femenina. Además, siempre me gustó escribir y soy fanática de Stephen King... Aunque no sé si eso sirve de algo, ja, ja.

Espero que alguna de las otras chicas del foro se sume.


FECHA: 21/10
AUTOR: Haizetxu
MENSAJE:

¡¡¡Hostia!!! ¡Cuentos de terror! A mí escribir no se me da nada bien, pero me encantaría leer lo que escribáis. ¡Sobre todo tú, Hechicera!


FECHA: 21/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

Ea, se va sumando gente al baile. Hechicera, aplaudo tu participación. Creo que nunca leímos nada que hayas escrito, así que será toda una novedad. ¡Adelante!

Fede: ¡Claro que seré totalmente objetiva e imparcial! ¿Acaso dudas de mi criterio? ¡Eso ya te resta puntos para la calificación! (Y si te hago propaganda es porque tus cuentos, en general, me gustan)


FECHA: 21/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

¡Bien! Entonces hasta ahora tenemos a los siguientes participantes: Fede, César, El Flecha y Hechicera. Si quiere sumarse alguno más, aún está a tiempo.


FECHA: 21/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

Dejad de postear comentarios y postead las historias, que para eso es el hilo, ¿no? Ya que queríais hacer el concurso, pues hala, a concursar.


FECHA: 21/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

Cómo te pones, ¿eh? Deja que la gente se exprese, que pa' eso es el foro.


FECHA: 21/10
AUTOR: Lardus
MENSAJE:

Yo también quiero participar... Pero en un hilo de cuentos erótico festivos. Protagonizados por Sialmar y por mí. ¿Qué dices, Sial?


FECHA: 21/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

Hmmmmm déjame pensar... no, sería muy aburrido. Prefiero otro protagonista.


FECHA: 21/10
AUTOR: Lardus
MENSAJE:

¡Oh! ¡Pero qué cruel!


FECHA: 21/10
AUTOR: Karr
MENSAJE:

Chicos, no empecemos a desvirtuar el tema. ¡Y empezad a postear historias, que el tiempo corre!


FECHA: 21/10
AUTOR: Fedexior
MENSAJE:

Trabajando en ello.


SUBFORO: PRESENTACIONES
HILO: Saludos a todos.
FECHA: 21/10
AUTOR: Radioman
MENSAJE:

¡Hola! Por aquí un usuario nuevo, fanático de las aventuras gráficas. Me llamo Radioman y he llegado a este foro por casualidad, navegando sin rumbo por la red. He estado deambulando por los diferentes hilos y me ha gustado lo que he visto, así que he decidido suscribirme. Por lo que he leído, sois un grupo muy curioso (en el buen sentido de la palabra). Estoy seguro que me divertiré.

Saludos.


FECHA: 21/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

Saludos, Radioman. Bienvenido al foro. Espero que te guste y te diviertas mucho. Lo de que somos un grupo muy curioso es un eufemismo. Somos un zoológico de rarezas.


FECHA: 21/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

Bienvenido, Radioman. Quédate un rato, ya conocerás a los foreros más locos de la red. Y Daryl tiene razón, aunque más que un zoológico, somos un circo.


FECHA: 21/10
AUTOR: CésarGM
MENSAJE:

Hola, Radioman. Bienvenido. Llegas a buena hora, porque el foro está bastante activo estos días. ¡Divértete!



FECHA: 21/10
AUTOR: Fedexior
MENSAJE:

Hola y bienvenido a Los Aventureros, Radioman. No le hagas caso a lo que digan los demás, aquí somos todos muy normales. Como eres nuevo, debo hacerte las dos preguntas de rigor que le hago a todos los recién llegados:

a) ¿Te gustan los telefilms?
b) ¿Qué opinas de Wall-E?


FECHA: 21/10
AUTOR: Haizetxu
MENSAJE:

Bienvenido a Locolandia, ¡jajajaja!


FECHA: 21/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

¡Bienvenido, Radioman! Espero que no te espanten mucho los esperpentos que hay por aquí.


FECHA: 21/10
AUTOR: El Flecha
MENSAJE:

¿Esperpentos? ¡Si somos encantadores! No le hagas mucho caso, Radioman y bienvenido.


FECHA: 21/10
AUTOR: Hechicera09
MENSAJE:

Hola y bienvenido, Radioman.


FECHA: 21/10
AUTOR: Radioman
MENSAJE:

¡Guau! Muchas gracias a todos por tan cálida bienvenida. Fede: los telefilms me gustan, sobre todo las biopics, pero tampoco es que me entusiasmen demasiado. Para ver el sábado a las dos de la tarde, después de comer, están bien. En cuanto a Wall-E... nunca me lo planteé; vi la peli y me gustó pero la verdad no me da ni frío ni calor. Espero haber evacuado tus dudas.

Saludos.


FECHA: 21/10
AUTOR: Fedexior
MENSAJE:

Gracias, Radioman.
(A veces me pregunto para qué sigo haciendo esta ridícula encuesta...)


SUBFORO: SCUMM BAR
HILO: ¡Historias de Halloween!
FECHA: 21/10
AUTOR: Radioman
MENSAJE:

Un concurso de historias de terror. Interesante. Es uno de mis géneros favoritos. ¿Puedo participar o ya están todos los cupos ocupados?


FECHA 21/10
AUTOR: Karr
MENSAJE:

Claro que puedes, Radioman. Pueden participar todos los que quieran. Recuerda que tienes tiempo hasta el 30/10 inclusive para publicar tu historia, y que debes tratar de seguir las reglas que posteó Lobo_Gris más arriba.
Por cierto, ¡bienvenido al foro!

Saludos y buena suerte.


FECHA: 21/10
AUTOR: Radioman
MENSAJE:

Gracias, Karr. He leído las reglas y trataré de que mi historia esté dentro de los límites admitidos.
Saludos y gracias por la bienvenida.




2



De una conversación vía MSN


21/10

SIALMAR: ¡Hola, amigos! Fede, ¿ya has escrito algo para el concurso?
FEDE: Estoy en eso. Por suerte ahora tengo más tiempo libre.
SIALMAR: ¿Y puedes adelantarnos algo?
FEDE: Mmm... mejor no.
CÉSAR: Venga, Fede. Estamos ansiosos por saber de qué vas a escribir ahora.
FEDE: Chicos, me halagan, pero creo que me sobrestiman demasiado. El año pasado también participé y quedé en tercer lugar, con un cuento larguísimo que pensé que iba a ganar. Pero no. Aunque en realidad no participo para ganar, tan solo por el placer de hacerlo. Pero es seguro que hay muchos usuarios que escriben mejor que yo.
SIALMAR: Lo dudo.
FEDE: Yo no.
CÉSAR: Yo participo solo por probar. Tampoco espero ganar nada.
FEDE: ¿Vas a escribir una historia al estilo de Oda a la página 314?
CÉSAR: Jajajaja, puede ser...
FEDE: Sial, tú también deberías participar.
SIALMAR: Naaaa.
HAIZE: ¡Venga, hermana! Publica uno de tus cuentos erótico-festivos.
SIALMAR: Esos no son aptos para el foro, Haize. Y están fuera de la temática del concurso.
LARDUS: Entonces deberíamos abrir otro concurso, Sial.
SIALMAR: ¡Lardus! ¿Cuándo entraste a la conversación?
CÉSAR: Está hace horas, solo que no hablaba.
LARDUS: Estaba esperando a que me propusieras escribir un cuento erótico.
SIALMAR: Ya te dije en el foro que paso.
LARDUS: Pero yo te puedo dar mucha inspiración. Y tú a mí. Envíame algunas fotos.
SIALMAR: Sí, claro. ¿Y qué más?
LARDUS: Y yo te envío de las mías.
SIALMAR: Jajaja, ¿fotos de qué exactamente?
LARDUS: Mmm... fotos de tu cuerpo. Sin ropa, preferentemente.
SIALMAR: Sí, espera sentado que ya te las envío.
HAIZEA: Jajajaja.
LARDUS: También necesito fotos tuyas, Haize.
HAIZEA: Sí, claro.
CÉSAR: Cambiando de tema: ¿alguien le envió ya una invitación a Radioman?
FEDE: ¿Invitación para nuestro Scumm Bar? Por lo menos, yo no.
SIALMAR: Yo tampoco. ¿No eras tú el encargado de enviar las invitaciones, César?
CÉSAR: ¿Yo? Creí que era Fede.
FEDE: Yo pensaba que cualquiera lo podía hacer.
CÉSAR: Da igual, luego lo invito. Quizá mañana. Por cierto, ¿cómo les cae?
SIALMAR: ¿Radioman? Pues es muy pronto para decirlo.
HAIZEA: Pues sí.
FEDE: Solo sabemos que le interesó el concurso de cuentos. Y que le gusta mucho el cine.
SIALMAR: ¿Lo dices por el post que dejó en el hilo de cine?
FEDE: Exacto.
HAIZEA: Sí, ¡vaya tocho!
SIALMAR: Si su cuento para el concurso es así de largo, a Daryl le va dar un síncope.
LARDUS: No creo que Daryl lea ningún cuento del concurso.
SIALMAR: ¿Tú crees?
FEDE: Estoy de acuerdo. Los encargados de hacerlo serán Lobo y Karr. A Daryl le interesa tanto el concurso como ver crecer un helecho.
HAIZEA: Jajajaja.
CÉSAR: Estará muy ocupado.
SIALMAR: O simplemente no tendrá ganas.
HAIZEA: O estará muy cansado.
CÉSAR: Hablando de estar muy cansado, es hora de que me vaya al sobre, chicos. ¡Agur!
HAIZEA: Yo también. Mañana toca madrugón.
SIALMAR: Pues que descanseis. Yo también me voy a la cama.
FEDE: Nos vamos todos.
LARDUS: Sí, Sial y yo nos vamos a la cama. No queremos que nos molesten.
SIALMAR: Claro, claro. Que paséis buena noche.



3



Del Foro “Los Aventureros”


MENSAJE PRIVADO
DE: CésarGM
PARA: Radioman
FECHA: 22/10
ASUNTO: Invitación al Scumm Bar
MENSAJE:

¡Hola, amigo! Un grupo de foreros y yo (Fede, Sial, Haize, etc.) hacemos charlas grupales vía msn y hablamos de todo un poco (la mayoría de las veces desvariamos), jugamos aventuras en común, etc. Es como una extensión del Scumm Bar del foro, pero con charlas en directo. Si quieres sumarte, eres bienvenido. Mi msn es ***********@hotmail.es.

Saludos.


RESPUESTA
DE: Radioman
PARA: CésarGM
FECHA: 22/10
MENSAJE:

Hola, César. Sería un honor participar en ese grupo. Mi msn es *********@hotmail.com. Agrégame y hablamos cuando quieras. Saludos.


SUBFORO: SCUMM BAR
HILO: ¡Historias de Halloween!
FECHA: 22/10
AUTOR: Radioman
MENSAJE:

LA INVOCACIÓN DE DRALKZÜM

Seguramente habéis oído o leído muchas historias acerca de Dralkzüm. Internet está plagada de ellas. Pero la gran mayoría son falsas. Son meros creepypastas bastante mal redactados, vagos y contradictorios.
Pero esta historia es real. Una de las pocas. Le ocurrió a un chico de quince años de Madrid llamado Santiago, a principios del 2003. Él y sus padres se mudaron a un piso de un viejo edificio restaurado de la calle Carretas. El edificio había sido construido en los años veinte y a mediados de los cuarenta fue abandonado y clausurado por causas que no se conocen del todo. Permaneció cerrado hasta finales de los noventa, cuando una firma de arquitectos que se dedican a reciclar edificios viejos lo compró a muy bajo precio. El edificio de cuatro pisos originalmente era una única casa, pero los arquitectos lo dividieron en cuatro apartamentos muy espaciosos. La familia de Santiago se mudó al cuarto piso, siendo la última en instalarse.
Santiago se quedó con el dormitorio más grande. Tenía un ventanal que daba a la calle y un armario enorme donde podía caber un sofá. El día de la mudanza fue bastante ajetreado, como cabía esperar. Los hombres del camión estuvieron entrando y saliendo toda la tarde y la madre y el padre de Santiago ordenando y acomodando las cosas. Santiago también participó, llevando las cajas que tenían sus cosas a su nueva habitación. Tenía un montón de cómics, libros, el ordenador, ropa, una guitarra, todo lo cual debía desempacar y ordenar. La sola idea era agotadora y para el final del día estaba muy cansado. Decidió dejarlo para el día siguiente. Después de todo, tenía que instalar unas estanterías para acomodar los libros, armar la cama y poner al menos una lámpara.
Decidió guardar algunas de las cajas en el armario, sobre todo las que contenían ropa. Ya las desarmaría al otro día y se ocuparía de ordenar.
Entró en el armario y empezó a apilar las cajas contra un rincón. Fue entonces cuando se dio cuenta de algo: el piso de madera del armario crujía bastante y se hundía un poco con sus pisadas. Como si bajo los tablones hubiese un hueco. Intrigado, dejó la caja que tenía en las manos y se arrodilló en el suelo. Lo golpeó con los nudillos. Sí, estaba hueco. Metió los dedos en una ranura y levantó el tablón. Descubrió un agujero rectangular, no muy profundo. Dentro había algo que parecía una caja de cartón, cubierta de una gruesa capa de polvo. Santiago levantó la caja. Era pesada. Y se dio cuenta que no era una caja, sino una maleta de cuero, muy vieja. La dejó en el suelo del armario y quitó el polvo que tenía encima. El cuero estaba muy cuarteado y lleno de rayones. No tenía calcomanías ni distintivos de ninguna clase. La maleta estaba cerrada únicamente con una hebilla, como de cinturón. Santiago la levantó y la llevó hasta la cama. Abrió la hebilla y levantó la tapa. Dentro de la maleta había más polvo, debajo del cual había unos cuantos libros muy viejos y algunas fotografías en blanco y negro antiguas. Santiago levantó una para observarla bien. Mostraba a un hombre de espaldas, entrando en lo que parecía ser una cueva en una pared rocosa. El hombre tenía un brazo extendido y sostenía un farol de mecha, para iluminar el interior de la oscura caverna. Parecía un minero. Las demás fotografías (eran casi dos docenas en total) eran más o menos similares: se veía una pared rocosa de superficie muy irregular con una abertura negra. Había hombres trabajando alrededor, sacando fotografías, examinando la roca. No había nada en las fotografías que permitiera identificar el lugar donde habían sido tomadas. No tenían fechas ni indicaciones de ningún tipo.
Además de las fotos, Santiago encontró un libro que le llamó la atención. Parecía una especie de diario, de tapas color marrón del mismo material que la maleta. Lo abrió y comprobó que en efecto se trataba de un diario. Estaba escrito a mano con tinta negra y una caligrafía bastante difícil de descifrar. Las páginas estaban amarillentas, quebradizas y llenas de manchas. Lo primero que vio fue las fechas escritas en la parte superior de las páginas. El año en las primeras entradas era 1947 y en las últimas, cerca del final del diario (donde la letra se hacía especialmente ilegible) 1949. Además de texto, el diario estaba lleno de dibujos hechos a pluma. Los primeros eran dibujos de paisajes desérticos, que recordaban mucho a las fotos que había encontrado. A medida que iba pasando las páginas encontraba dibujos cada vez más extraños: dibujos de un rostro grotesco, como una máscara, un rostro totalmente inhumano, con ojos enormes de color negro, cuernos torneados y unas mandíbulas bulbosas que parecían de insecto. Debajo del rostro una única y extraña palabra: “Dralkzüm”. También había dibujos de garras o manos crispadas con dedos largos terminados en largas uñas y otros de alas negras, alas como de murciélago.
Santiago fue pasando las páginas cada vez más fascinado, hasta que de pronto algo cayó de ellas. Era un papel doblado en cuatro partes, un papel muy delgado. Lo abrió con cuidado para no romperlo. En realidad eran dos papeles idénticos, doblados uno encima del otro.
Uno de los papeles tenía un dibujo completo, que ocupaba toda una carilla, hecho a pluma como los del diario. Santiago lo miró estremecido. Era una criatura monstruosa. Su rostro era idéntico al que había en el diario: cabeza voluminosa de ojos negros oblicuos, cuernos torneados que apuntaban hacia arriba y unas mandíbulas serradas y poderosas. Le seguía un cuerpo musculoso, de textura fibrosa, lleno de bultos. Los brazos eran largos y robustos. El izquierdo terminaba en una mano más o menos humana, aunque se asemejaba más a una garra. El derecho terminaba en tres largos dedos puntiagudos, parecidos a tentáculos. Las piernas eran gruesas como troncos y terminaban en dos puntas negras. No tenía pies. Detrás se proyectaban unas alas membranosas, rasgadas y con agujeros, como velas de barco viejo. Al pie del dibujo, la misma palabra que en el diario: “Dralkzüm”.
Santiago no podía quitar la vista de ese dibujo tan poderoso y estremecedor. Pero se obligó a mirar el otro papel. Estaba escrito con la misma caligrafía que el diario. Al principio creyó que se trataba de una carta. Pero estaba equivocado. Leyó:

Para la invocación

-El último martes de octubre a las doce en punto de la noche.
-Todas las luces apagadas.
-Colocar un recipiente de metal en un suelo de madera en un cuarto pequeño, lleno de agua de lluvia y un puñado de sal. Colocar dos velas rojas encendidas en el suelo, una a cada lado del recipiente.
-Escribir con carbón de madera el nombre tres veces en el suelo, alrededor del recipiente.
-Colocar doce insectos rastreros muertos (escarabajos, cucarachas) alrededor del recipiente.
-Arrodillarse frente al recipiente, con los ojos cerrados y dejar caer tres guijarros dentro del recipiente, repitiendo el nombre cada vez que una piedra golpee el agua.
-Esperar un minuto con los ojos cerrados.

Santiago leyó varias veces el papel, tratando de entender. Se trataba de una especie de ritual. Un ritual de invocación. Volvió a mirar el dibujo de la criatura monstruosa y el nombre escrito debajo. ¿Acaso ese era su nombre?
De pronto, Santiago escuchó que su padre lo llamaba desde el pasillo. Sobresaltado, guardó todo en la maleta, la cerró y la empujó bajo la cama. Por alguna razón no quería que sus padres la encontraran.
En su cabeza ya se estaba formando la idea. Sentía curiosidad, nada más que curiosidad. Pero faltaba mucho para octubre. Tendría que esperar.
No le dijo a nadie de su hallazgo. Ni a sus padres, ni a sus compañeros de clase, ni a sus amigos. A nadie. Sentía que había encontrado algo demasiado importante y secreto como para estar divulgándolo.
Decidió pasar el tiempo hasta octubre leyendo todo lo que había encontrado en la maleta, los libros, las notas, el diario. Lo hacía a solas, encerrado en su habitación, generalmente por la noche, mientras sus padres dormían. Uno de los libros que más le llamó la atención se titulaba CUENTOS EXTRAORDINARIOS. Era una colección de cuentos de un autor austríaco llamado Vincent P. Hassmann. Santiago nunca había oído hablar de Hassmann o de alguno de sus cuentos. Por lo que leyó en la contratapa del viejo libro, se trataba de un autor especializado en los géneros de fantasía y terror, ensayista y ocasional dramaturgo, nacido en Viena en 1869 y muerto en 1913 (también en Viena).
El libro tenía un trozo de papel amarillento metido entre las páginas, a modo de señalador, casi al final. Santiago lo abrió por allí y leyó una página cuyas líneas estaban subrayadas fuertemente con lápiz negro:
“Lo vi anoche, en lo más profundo del sueño. En lo alto de la Montaña Negra, cuyo pico eran tan afilado que parecía cortar el cielo estrellado. Era enorme, medía más de veinte metros. Me miró con sus ojos oblicuos, ojos totalmente oscuros, opacos, ojos que devoraban la luz y el alma. Sus mandíbulas se movieron. Mandíbulas de insecto, con dientes como los de una sierra. Los cuernos que le nacían de la frente eran de la altura de un hombre. Hedía, desprendía un olor muy intenso, una mezcla de cenizas, azufre y carne putrefacta. Los artrópodos son sus súbditos, lo aman y lo obedecen. alrededor de sus patas puntiagudas, había miles de escarabajos, gorgojos y arácnidos reptando. Sus piernas se elevaban como enormes troncos. Su torso estaba lleno de marcas, como laceraciones. Detrás, adivinaba sus alas negras, alas de murciélago, membranosas, rasgadas. Alas en las que también había insectos, millones de ellos. Extendió uno de sus poderosos brazos, el brazo derecho con una mano negra de tres dedos largos y puntiagudos y me habló. Solo dijo mi nombre, con una voz gutural y estremecedora, que hizo vibrar la escabrosa tierra bajo mis pies. Luego rugió. Mis tímpanos casi estallaron. Luego me levantó en el aire, me rodeó con su enorme y ardiente mano y me levantó a increíble velocidad. Yo sentía que la ropa se quemaba sobre mi piel. Grité o traté de gritar. Y me llevó. Me arrastró al otro lado de la Montaña, mientras mis cuerdas vocales se destrozaban en un grito desgarrador. A partir de allí, todo fue oscuridad y silencio”.
Santiago retrocedió en las páginas, hasta donde comenzaba el cuento. Se titulaba EL LUGAR DE DRALKZÜM. Lo leyó desde el principio, aunque rápidamente. Todo el cuento tenía el mismo tono que el párrafo subrayado: parecían los desvaríos alucinógenos y paranoicos de un demente escritos en primera persona, una retahíla de escenas de pesadilla. Pero mencionaba algunas cosas que le llamaron la atención: una cueva perdida en el desierto del Gobi. Una cueva que se internaba miles de kilómetros en la oscuridad, convirtiéndose en un intrincado laberinto, en cuyo corazón moraba “La esencia de Dralkzüm”. Los “Grandes Antiguos” (así los llamaba Hassmann en su narración) habían logrado encerrar a Dralkzüm en una vasija y habían escondido la vasija en ese laberinto, a fin de que nadie pudiera encontrarla jamás. Más adelante, se mencionaban “Rituales de invocación”. Había unos cuantos, que, según Hassmann, habían pasado de boca a boca durante generaciones. Allí había otro párrafo subrayado: el que hablaba del mismo ritual que había escrito a mano en uno de los papeles sueltos. Los demás (eran cinco en total) estaban tachados con una X. Al parecer el dueño de ese libro, el dueño de esa maleta, había probado todos los rituales, uno por uno y ninguno había dado resultado. ¿Excepto tal vez el que había copiado?
Volvió a preguntarse a quién había pertenecido esa maleta. ¿Al dueño anterior del edificio? Era lo más probable. Pero, ¿quién era o había sido? Santiago no tenía mucha idea. Por lo poco que le habían dicho sus padres, había sido un hombre rico, solitario, sin familia ni hijos, que había desaparecido de un día para otro, sin dejar rastro, hacía mucho tiempo. Por lo que había dicho su padre, el edificio había estado clausurado y abandonado desde la década de los cuarenta, más o menos. Muchísimo tiempo. Decidió que no importaba, que ya lo averiguaría más adelante. Lo que ahora le interesaba era el papel donde estaba escrito el ritual. Algo en su interior se había despertado, una curiosidad ansiosa. Miró el dibujo. ¿Si seguía esas instrucciones, lograría invocar a esa criatura? Era monstruosa, de eso no cabía duda. Y la descripción que había leído en el libro resultaba bastante inquietante. Sin embargo, algo lo había subyugado. Supo que quería hacerlo, que quería intentarlo.
Pero tendría que esperar hasta finales de octubre. No importa, solo quedaban dos semanas. Mientras tanto, podría pasar el tiempo leyendo más de los libros y notas que había encontrado en la maleta.
Todos los días, al regresar del colegio, luego de almorzar, se encerraba en su habitación, sacaba la valija de abajo de la cama (donde sus padres no podían verla) y se ponía a leer. Así pasaba horas. Leyó casi todo el libro de Hassmann. Los cuentos eran muy interesantes y casi todos trataban de lo mismo: esa criatura llamada Dralkzüm. Santiago no podía determinar exactamente qué era: si un demonio, una especie de dios, un monstruo o incluso un extraterrestre. Tal vez todas esas cosas juntas a la vez. En uno de sus cuentos, llamado “El mundo de las aguas negras”, Hassmann describía un planeta muy lejano, en la Nebulosa de Orión, del cual era oriundo Dralkzüm, un planeta similar a la Tierra, pero hecho enteramente de agua, de un inmenso mar negro en permanente estado de agitación, con olas que alcanzaban hasta los cincuenta metros de altura. Era en medio de ese mar donde se alzaba la Montaña Negra, única porción de tierra que sobresalía del agua, llena de cuevas y escondrijos donde habitaban toda clase de criaturas monstruosas, inimaginables para la mente humana. Entre ellas, Dralkzüm, el rey de la Montaña. Según Hassman, los Sacerdotes Antiguos habían tenido visiones sobre este planeta, en sueños, y hasta habían llegado a construir un poderoso aparato con lentes para verlo. Santiago sentía curiosidad por esos Sacerdotes, pero Hassmann no ahondaba en muchos detalles sobre ellos, solo decía que se trataba de una orden de magos y espiritistas que hacía siglos que se había disuelto.
A medida que leía, Santiago se sentía cada vez más fascinado y sus deseos de llevar a cabo el ritual aumentaban. Le parecía que el último martes de octubre nunca iba a llegar. Si su comportamiento extraño llamó la atención de sus padres, estos no le dieron mayor importancia. Creían que era una reacción normal del chico, que estaba tratando de adaptarse a la nueva casa.
Finalmente, el día señalado llegó (lo había señalado en el calendario).
Ese martes, Santiago se levantó como cualquier día, desayunó, fue al colegio, volvió, almorzó, todo como en un día normal. Aunque luego pasó el resto del día, hasta el anochecer dando vueltas en su habitación como un gato enjaulado.
Luego fue a cenar con sus padres, sin levantar la menor sospecha. Ellos lo vieron como siempre. Después, cuando ellos se fueron a acostar, él regresó a su habitación y esperó hasta que faltaran diez minutos para la medianoche. Calculó que diez minutos le bastarían para preparar todo. Había ocultado todo en el armario, para que sus padres no lo vieran: el recipiente de metal con el agua de lluvia (la había juntado hacía diez días, la última vez que había llovido), las velas rojas, el frasco con los insectos, el trozo de carbón. Pensó sacar todo del armario y hacerlo en el suelo de la habitación, pero luego se lo pensó mejor. El armario le pareció mejor sitio. Así que se apresuró a disponer todo como debía. Dibujó el círculo y escribió el nombre tres veces, colocó el latón en el centro, los insectos alrededor, encendió las velas, echó la sal en el agua. Luego se arrodilló frente al cuenco, con los tres guijarros en la mano. Tenía la mirada fija en el reloj digital que había dejado a un lado. El último minuto pareció hacerse eterno. Cuando dieron las doce, cerró los ojos, y dejó caer los guijarros al agua, uno en uno, pronunciando el nombre cada vez que escuchaba una piedrita golpeando el agua.
Luego esperó, sin abrir los ojos. Esperó y esperó lo que le pareció una eternidad. Ya estaba pensando que no había dado resultado, que había sido todo una pérdida de tiempo, una estupidez. Que ese ritual no servía para nada, que era una broma pesada del antiguo dueño de la casa.
Pero entonces escuchó algo. Algo muy tenue. Por fin se atrevió a abrir los ojos. Vio que los escarabajos estaban vivos. Lo que había escuchado, era el sonido de sus patas al moverse sobre el suelo. Habían empezado a caminar lentamente, de forma errática.
Notó que algo se movía en el agua. Bajó la mirada, muy despacio. Y entonces lo vio. Vio el rostro de Dralkzüm. Allí estaba. Mirándolo desde el fondo del agua que se había vuelto negra y parecía estar en un pozo sin fondo. Vio los ojos negros como de petróleo, los cuernos, la poderosa mandíbula serrada. Se le cortó la respiración. Las velas se apagaron de golpe, como si alguien las hubiera soplado y quedó sumido en la oscuridad del armario. Entonces sintió que algo se arrastraba detrás de él, algo pesado, como si alguien empujara un mueble. Empezó a sentir un hedor profundo a carne podrida y cenizas. Tosió, se levantó de un salto y manoteó el interruptor. El armario se iluminó y Santiago parpadeó, encandilado. Miró el agua otra vez. El rostro ya no estaba allí. Pero los escarabajos seguían vivos y se alejaban hacia los rincones.
Salió del armario con rapidez y entonces vio que en el suelo, a los pies de la puerta del armario había profundos surcos, como hechos con un enorme punzón. Algo había pasado por ahí. Santiago pensó en ir a despertar a sus padres, pero no sabía qué iba a decirles. En lugar de eso, se metió en la cama y pasó el resto de la noche en vela.
Siguieron cinco días espantosos. Santiago casi no podía dormir. Tenía pesadillas muy vívidas en las que Dralkzüm lo llamaba por su nombre y lo arrastraba hacia la oscuridad. Durante el día, veía y escuchaba cosas. Le parecía escuchar voces susurrando en sus oídos, o ver caras deformes en las sombras. También veía insectos, arañas, miriápodos, reptando por el suelo, en los rincones de la cama, bajo su cama. Cada vez estaba más asustado, sintiéndose al borde de la locura. Trataba de disimular su estado lo mejor que podía, pero no era tan fácil. Sus padres habían empezado a preocuparse por él.
Finalmente, la noche del quinto día, mientras estaba en la cama, esperando a quedarse dormido, luego de haber ingerido una cantidad casi peligrosa de somníferos, Dralkzüm fue por él.
Santiago lo escuchó en la oscuridad, caminando hacia el dormitorio. Paralizado por el terror, vio que la puerta se abría y una figura negra, descomunal aparecía en el umbral. La figura se acercó a la cama despacio. Santiago trató de gritar o de echar a correr o de ambas cosas a la vez, pero estaba duro como una estatua. Todo lo que podía hacer era ver con ojos desorbitados cómo aquella silueta negra, imponente, que era tan alta que llegaba al techo, extendía un brazo largo hacia él. Lo último que Santiago vio fueron esos tres dedos puntiagudos cerrándose sobre su cabeza.

A la mañana siguiente, intrigados porque Santiago no bajaba a desayunar, sus padres fueron a su dormitorio. No lo encontraron allí. La cama estaba deshecha, pero más allá de eso, el cuarto estaba en orden. Pero de santiago ni rastro. Lo buscaron por toda la casa. Nunca lo encontraron.
Hasta el día de hoy, y pese a que la policía se hizo cargo del caso, el paradero de Santiago sigue siendo desconocido.


FECHA: 22/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

¡Guau! Increíble y escalofriante historia, Radioman. Personalmente no tenía idea de ese bicho Dralkzüm. Es la primera vez que lo leo. Tampoco tenía idea del tal Hassmann o sus cuentos. Y el aire de realidad que le das a la historia es muy convincente. Felicidades.


FECHA: 22/10
AUTOR: El Flecha
MENSAJE:

Me parece que ya ni vale la pena que compita en este concurso. Tenemos un claro ganador, ja, ja. Gran historia, Radioman.


FECHA: 22/10
AUTOR: Fedexior
MENSAJE:

Muy buen debut, Radio. No conocía este creepypasta. Y como dice Sial, lograste darle un viso de realidad muy bien logrado. Conocía vagamente a Hassmann, pero tan solo de nombre. Ahora me entraron ganas de leer sus cuentos. Saludos.


FECHA: 22/10
AUTOR: César
MENSAJE:

Enhorabuena, Radio. Muy buen cuento. Para el año que viene deberías escribir la segunda parte.

El Flecha: no te desanimes, hombre, y publica tu historia.


FECHA: 22/19
AUTOR: Radioman
MENSAJE:

Gracias a todos por los halagos y las felicitaciones, amigos. Me alegra mucho que les haya gustado, independientemente de si gano el concurso o no. Pero me temo que lo que publiqué no es un cuento, no es una ficción. No es un creepypasta, como dice Fede. Es un caso real. Salió en la prensa y todo. Podéis corroborarlo aquí:

wwww.elnoticioso.es/policial/2003/desaparición_santiago_*******.html.

Por otra parte, yo mismo me encargué de investigar un poco. Tengo un conocido que es primo de Santiago y gracias a él pude hablar con sus padres y otros familiares. Me enseñaron fotografías del armario y la habitación, con la sangre, las huellas y todo lo demás. En un primer momento había pensando en incluirlas en la historia, pero dado que es un caso real, me pareció que iba a ser demasiado crudo. Las cosas fueron tal cual las relaté. Hasta el día de hoy, el paradero de Santiago es desconocido.

Fede: te animo a que leas a Hassmann. Estoy seguro que te gustará, está en la línea de Poe, H. P. Lovecraft y otros. Sus cuentos sobre Dralkzüm son los mejores, fascinantes y muy subyugantes. De hecho, no sé si lo sabías, pero Hassmann tuvo un final muy similar al de Santiago. Puedes buscarlo en cualquier biografía del autor. Saludos.


4



De El Noticioso.es


20/5/2003

MISTERIOSA DESAPARICIÓN DE JOVEN EN MADRID

El joven Santiago *******, de quince años de edad desapareció sin dejar rastro de su propio hogar la pasada madrugada. Juana *******, su madre, fue a su habitación a las ocho y media de la mañana, creyendo que el chico se había dormido, ya que usualmente se levantaba a las ocho para desayunar antes de salir para el colegio. Creyendo que Santiago se había quedado dormido, la madre entró en el cuarto, llamándolo por su nombre, pero la sorpresa la hizo enmudecer. Santiago no estaba en el cuarto, pero había un gran desorden. “La cama estaba deshecha, había papeles desparramados por todos lados, la silla del escritorio estaba volcada”,dijo la desconsolada madre a la policía, luego de buscar a su hijo por todo el apartamento. A pesar del desorden, no se encontraron signos de violencia significativos, como rastros de sangre. La ventana del cuarto estaba abierta, pero es poco probable que Santiago haya bajado por ella en plena madrugada, ya que se encuentra en un cuarto piso y no hay balcones o escaleras para poder bajar. Los padres del muchacho, aseguran que no escucharon nada durante la noche, ni golpes, ni ruidos, ni voces. Santiago es un adolescente como cualquier otro, que iba al colegio, jugaba ocasionalmente al fútbol y de vez en cuando salía con sus amigos. Sus padres insisten en que no tenía problemas graves de ningún tipo y encuentran poco probable que el muchacho haya huido del hogar paterno por voluntad propia.
Las autoridades han interrogado a los vecinos del edificio pero por el momento no han sacado nada en claro. Nadie vio ni oyó nada extraño la noche anterior. “La investigación recién empieza -declaró a este diario Antonio Vidal, el detective encargado del caso-, y tenemos varios indicios que seguir. No podemos dar nada por sentado todavía”.


¿MACABRA CASUALIDAD?

El edificio donde Santiago ******* vive con su familia, antiguamente fue una casa de cuatro pisos, que perteneció a Ángel Gómez Repiso, millonario explorador y coleccionista, nacido en 1899 . Repiso desapareció misteriosamente sin dejar rastro el 22 de octubre de 1947 y al día de hoy se desconoce su paradero. Se rumorea que pasó sus últimos años antes de la desaparición encerrado en su casa, que apenas salía y no se veía con nadie. También que había clausurado todos los pisos de la casa excepto el último, y que había vivido un tiempo en él. El cuarto piso, el mismo que ahora es el apartamento de la familia *******. El edificio permaneció cerrado más de cincuenta años hasta que fue restaurado y convertido en bloque de pisos a finales del año pasado. Fue a principios de este año que la familia se mudó al apartamento. Ignoramos si el señor y la señora ******* conocen esta historia, pero sin duda se trata de una macabra coincidencia: dos desapariciones misteriosas ocurridas en la misma casa, en el mismo piso, con más de sesenta años de diferencia.




5



Del foro Los Aventureros


SUBFORO: Problemas y errores
HILO: Problemas en el hilo de cuentos
FECHA: 23/10
AUTOR: Hechicera09
MENSAJE:

Hola, Daryl. Te escribo aquí para preguntarte/informarte acerca de un error en el hilo de cuentos de Halloween en el Scumm Bar. Intenté entrar esta mañana y me saltaba un error 404 de página no encontrada. Volví a probar más tarde y lo mismo. Acabo de probar otra vez y el problema persiste. Lo raro es que los otros hilos del Scumm Bar funcionan perfecto, hasta donde pude ver. Le di cien veces al F5 para refrescar la página y nada. ¿Alguna idea? ¡Justo cuando quería publicar mi cuento!


FECHA: 23/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

Debe ser Radioman, que trasteó con el hilo para que nadie más pueda publicar su historia y lo declaren ganador.
Ya, en serio, es cierto, yo tampoco pude entrar hoy, aunque solo probé una vez.


FECHA: 23/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

Estaba a punto de enviarte un mensaje para informarte del error, Daryl, pero Hechicera se me adelantó. Tiene razón, yo tampoco puedo entrar al hilo. Por lo demás, el foro funciona de maravilla. Por cierto, gran historia la de Radioman... ¿Acaso habrá usado los poderes que le otorgó Dralkzüm para sabotear el foro? ¡¡Muajajaja!!


FECHA: 23/10
AUTOR: Fedexior
MENSAJE:

Acabo de ver el mensaje de Hechicera y traté de entrar al hilo, pero tampoco pude. Algo muy raro sucede aquí... oh, ya empiezo a temblar.

FECHA: 23/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

A ver, a ver, con que una sola persona reporte el error alcanza y sobra. No hace falta que cada uno que no pueda entrar venga y lo postee aquí. Tampoco es un hilo para bromear, Sialmar. Ahora estoy un poco ocupado, pero más tarde veré qué sucede y lo arreglaré. Tened paciencia, por favor.


FECHA: 23/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

Ufff... mira que cuando quieres eres pesado. Pero está bien, de ahora en más me abstendré de hacer bromas en hilos indebidos.


FECHA: 23/10
AUTOR: Lardus
MENSAJE:

Sial, no le hagas caso y vamos a abrir nuestro propio hilo personal, para hacer bromas... u otras cosas.


FECHA: 23/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

Claro, Lardus, cuando abras tu propio foro.


FECHA: 23/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

¡Eh! ¡Lo digo en serio! Que este foro es para postear errores Y NADA MÁS. Si queréies desvariar está el chat, que para eso lo puse. Gracias.


6



De una conversación vía MSN


23/10

FEDE: ¿Están por ahí?
SIALMAR: Yo sí.
FEDE: Hola, Sial.
SIALMAR: ¿Cómo estás?
FEDE: Bien, un poco cansado. Intenté seguir con el cuento, pero solo escribí dos párrafos.
SIALMAR: Bueno, es mejor que nada. ¿Vas a decirnos de qué se trata?
FEDE: Ya sabes la respuesta.
SIALMAR: Tendré que esperar a que lo termines, ¿no?
FEDE: Exacto.
SIALMAR: Vale, esperaré. Pero dime, ¿es otro cuento de The Adventurers?
FEDE: No, esta vez no. No tiene nada que ver con The Adventurers.
SIALMAR: Bueno, aún así lo esperaré con ansias.
FEDE: Gracias. Es que si me pongo a escribir un cuento con nosotros me va a quedar otro mamotreto y no lo voy a poder publicar en el foro. Además de que no lo terminaré a tiempo.
SIALMAR: Bueno, ya sabes que me gustan los mamotretos. Y sobre todo si están protagonizados por nosotros. Pero te entiendo, para el concurso tienen que ser cuentos más breves.
FEDE: Así es. Hablando del concurso, qué raro lo que pasa con el hilo, ¿no?
SIALMAR: Sí, rarísimo. He intentado entrar otra vez, pero no puedo. Sigue saltando el mismo error de página no encontrada.
FEDE: Yo acabo de probar y tampoco puedo. Y lo más raro es que solo pasa en el hilo de cuentos. El resto del foro funciona a la perfección.
SIALMAR: Cierto. Es un misterio. Espero que el pesado de Daryl lo arregle pronto.
FEDE: Ja, ja, ja, sí. Por cierto, muy buena la historia de Radioman, ¿no?
SIALMAR: ¡A que sí! Bastante inquietante.
FEDE: ¿Entraste al link de la noticia que publicó después?
SIALMAR: Sí.
FEDE: ¿Te acordabas del caso?
SIALMAR: La verdad es que no. De hecho, no tenía ni idea. Tampoco conocía a Hassmann ni al bicho ese.
FEDE: Yo conozco a Hassmann solo de nombre. Pero nunca leí nada de él. Me intriga bastante todo eso de Dralkzüm.
SIALMAR: Lo imaginaba. ¿Vas a hacer el ritual de invocación?
FEDE: Naaa.
SIALMAR: Da un poco de miedo. Como ese ritual de invocar a un demonio mirando un espejo.
FEDE: Probablemente no pase nada. Lo más parecido que hice una vez fue jugar al juego de la copa con unos amigos de la escuela, hace unos mil años. No sé si hicimos algo mal o qué, pero no pudimos comunicarnos con ningún fantasma.
SIALMAR: El juego de la copa es como la ouija, ¿no?
FEDE: Exacto.
SIALMAR: Yo nunca jugué a eso. No es que crea mucho en esas cosas, pero me da miedo probar.
FEDE: Te entiendo.
CÉSAR: ¡Hola, hola!
FEDE: ¡César!
SIALMAR: Hola, César. Por fin dices algo.
CÉSAR: Estaba viendo una película.
FEDE: ¿Cuál?
CÉSAR: El manantial de la doncella, de Bergman. Muy buena.
SIALMAR: Tenía que ser algo así.
FEDE: Jamás verá un telefilm.
CÉSAR: No, si puedo evitarlo.
SIALMAR: Oye, César, ¿has intentado entrar en el hilo de cuentos?
CÉSAR: Sí, probé esta tarde pero no pude. ¿Ya se arregló?
SIALMAR: Justamente estábamos hablando de eso. Y no, no se arregló.
CÉSAR: Tened paciencia, Daryl ya lo arreglará. Por cierto, Radioman está conectado.
SIALMAR: ¿Tienes a Radioman?
CÉSAR: Sí, hoy le envié un MP al foro para invitarlo al Scumm Bar.
FEDE: Genial. ¿Y qué dice?
CÉSAR: Por ahora nada.
SIALMAR: Agrégalo a la conversación.
CÉSAR: Hecho.
SIALMAR: Hola, Radioman. Bienvenido al bar.
FEDE: Saludos, Radioman. ¿Quieres ser nuestro amigo?

(Pasan casi cinco minutos sin respuesta)

SIALMAR: Parece que no está.
FEDE: Qué pena, quería preguntarle algunas cosas sobre su cuento.
SIALMAR: Yo también.
CÉSAR: Chicos, me piro a la cama. Nos vemos. ¡Agur!
SIALMAR: Bueno, hoy hubo poca concurrencia. Yo también me voy a dormir, mañana madrugo.
FEDE: Yo también. Nos vemos, amiguitos. ¡Agur yogur!


7



Del foro Los Aventureros




SUBFORO: Problemas y errores
HILO: Problemas en el hilo de cuentos
FECHA: 24/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

Bueno, he estado trasteando y no logro dar con el problema. No sé si es un error en la plantilla o en el código phpBB. Sigue saliendo el mismo error de página no encontrada únicamente en el hilo de cuentos. Por lo demás, el foro funciona bien. Voy a ponerme en contacto con los administradores del hosting a ver si tienen idea de qué pasa.


FECHA: 24/10
AUTOR: Hechicera09
MENSAJE:

Qué pena y qué raro. Bueno, supongo que tendremos que esperar a que se arregle y posponer el concurso hasta entonces. Saludos.


FECHA: 24/10
AUTOR: Karr
MENSAJE:

Daryl, hasta que arregles el problema, se me ocurre que podemos abrir un hilo nuevo y continuar el concurso allí, ¿te parece?


FECHA: 24/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

Por mí no hay problema. Abrid un hilo nuevo en el Scumm Bar que se llame CONCURSO DE CUENTOS PROVISORIO o algo así, si es que queréis continuar con el concurso. Yo lo pospondría hasta nuevo aviso, pero me da igual.


FECHA: 24/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

Yo voto por continuar el concurso en otro hilo en lugar de posponerlo. La oferta de la cuenta gratis en Mediafire no durará para siempre, hay tiempo hasta mediados de noviembre, así que lo mejor es que continuemos.


FECHA: 24/10
AUTOR: Karr
MENSAJE:

Bien, hagámoslo entonces.


SUBFORO: Scumm Bar
HILO: Cuentos de Halloween [PROVISORIO]
FECHA: 24/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

Hola, amigos. Dados los problemas que tiene el hilo de cuentos (que hasta ahora no se sabe cómo o por qué surgieron, aunque Daryl sigue tratando de arreglarlos), decidimos abrir este hilo provisorio para continuar con el concurso. Así que podréis publicar vuestros cuentos aquí (esperemos que no haya más problemas). El único cuento publicado hasta ahora ha sido el de Radioman y sigue en carrera, por supuesto, a pesar de que ya no se pueda leer. Esperemos que se solucione todo sin perder el hilo original. Llegado el caso, espero que Radioman pueda volver a publicarlo aquí... recemos porque lo haya escrito en Word y aún tenga el archivo. Saludos.


FECHA: 24/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

Qué raro todo esto del hilo perdido. En fin, confío que Daryl lo arreglará.


FECHA: 24/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

Esperemos.


8



De una conversación vía MSN


24/10

SIALMAR: Buenas noches.
FEDE: Buenas tardes, en mi caso.
SIALMAR: Eso, eso. ¿Cómo estáis?
FEDE: No tan mal, aunque un poco agobiado.
SIALMAR: ¿Mucho estudio?
FEDE: Sí y además el trabajo.
SIALMAR: ¿O sea que no seguiste con el cuento?
FEDE: Hoy casi no escribí nada. Estuve haciendo otras cosas, buscando algo en Internet. Encontré algo muy interesante.
SIALMAR: Ah... ¿puedo preguntar qué?
CÉSAR: Sí, pregunta.
SIALMAR: ¡César! ¿Estás ahí?
CÉSAR: Sí. Estaba jugando al WOW con un amigo.
SIALMAR: ¿Wow?
FEDE: World of Warcraft.
SIALMAR: Ah... nunca jugué a eso.
FEDE: Yo no juego mucho, pero es divertido.
CÉSAR: ¡Lo es!
SIALMAR: Ya... Fede, ¿nos vas a decir qué es eso que encontraste?
FEDE: Ah, sí. Bien, la historia de Radioman me intrigó bastante...
SIALMAR: Sí, a mí también.
FEDE: Bueno, por curiosidad estuve buscando algo sobre ese tal Gómez Repiso. Me llamó la atención lo que decía la noticia que posteó Radioman en el foro.
SIALMAR: ¿Y encontraste algo?
FEDE: Sí, algunas cosas. Parece que el tal Repiso estaba loco como una cabra. Era un millonario aristócrata, bastante excéntrico, hijo de un industrial metalúrgico muy poderoso, que a su vez tenía algún vínculo lejano con la realeza...
SIALMAR: Guau.
FEDE: Al parecer a Repiso hijo no le interesó lo más mínimo la industria de su padre. Cursó dos años de derecho en la Universidad Complutense de Madrid, luego se enlistó en el ejército (por mandato expreso de su padre), un año después desertó y se dedicó a recorrer el mundo, en especial África, Asia y América. Cuando su padre murió, en 1929, Repiso heredo toda la fortuna (al parecer hizo alguna manipulación en el testamento de su padre con ayuda de un abogado) y se dedicó a malgastarla en sus caprichos.
SIALMAR: O sea, era un niño rico que vivía de la fortuna de papá.
FEDE: Ni más ni menos. Sobre todo la gastó en sus viajes, en obras de arte, mansiones lujosas y baratijas que traía de todas partes del mundo. Parece que también era un gran interesado en temas esotéricos y ocultismo. Leí que era frecuente que celebrara sesiones de espiritismo en su mansión con una vidente y unos chiflados que lo acompañaban siempre. También leí que se dedicaba a hacer orgías. Se rumoreaba que creía en Satanás, pero eso nunca se pudo comprobar.
SIALMAR: ¡Vaya telita!
CÉSAR: Orgías... era un Lardus cualquiera.
SIALMAR: ¡Ja ja ja!
FEDE: Eso pensé yo. Repiso también era fanático de la literatura fantástica. Le encantaba Julio Verne, Edgard Rice Burroguhs, Edgar Alan Poe y por supuesto... Vincent Hassmann. En especial su serie de escritos sobre el demonio Dralkzüm. Parece que Hassmann estaba obsesionado con el tema. Y Repiso también.
SIALMAR: Pero Dralkzüm es un invento de Hassmann, ¿no? Quiero decir, no es un demonio que pertenezca a ninguna mitología ni religión, ¿verdad?
FEDE: Por lo que sé, sí, es todo producto de la imaginación de Hassmann. Como muchos autores de la época, le gustaba experimentar con opio y láudano y además era un borracho empedernido. No es de extrañar que Dralkzüm se le haya aparecido en un mal viaje de opio. Pero Repiso estaba fascinado con él. Parece que hasta intentó ponerse en contacto con Hassmann, pero nunca lo logró. Cuando Repiso viajó a Austria, en 1930, el escritor ya llevaba diecisiete años muerto. Los pocos familiares con los que logró contactar Repiso no quisieron hablar con él.
SIALMAR: ¿Cómo murió Hassmann?
FEDE: Se colgó de una viga del techo en el cobertizo que había detrás de la casucha en la que vivía. Tenía cuarenta y cuatro años. Murió en la pobreza, por cierto.
SIALMAR: Madre mía.
FEDE: Hassmann nació en Viena el 11 de marzo de 1869. Era hijo de un contador y de una costurera esquizofrénica que murió un año después de dar a luz a Vincent, a los diecinueve años de edad. El padre, un hombre frío y bastante severo, quince años mayor que su madre, se encargó de cuidarlo. Parece que en su juventud fue un chico solitario, tímido y retraído, pero con una gran inteligencia e imaginación. Cursó estudios de derecho y economía, pero nunca los terminó. En eso se parecía a Repiso: su fuerte rivalidad con su padre. Vincent quería dedicarse a escribir. Trabajó como funcionario de correos, cobrador y guardia municipal, mientras escribía cuentos y los enviaba a revistas y periódicos. La mayoría de ellos los rechazaban. Logró publicar su primera historia en 1891, en un pequeño semanario de Viena. Cobró una miseria, por supuesto, pero eso no lo detuvo. Fue un autor bastante prolífico. Se estima que escribió unos doscientos cincuenta cuentos, más docenas de ensayos y artículos. La mayoría de sus cuentos eran de fantasía, terror e incluso ciencia ficción. Se estima que por lo menos la mitad de su obra trata directa o indirectamente sobre Dralkzüm, una especie de deidad mitológica, de la que Hassmann escribó todo un mundo, un culto y demás. Se casó con una prima segunda, Victoria Strauss, cuando ella tenía quince años y él treinta y uno. Pero murió dos años después de tuberculosis. Hassman apenas podía mantenerla. Había renunciado a sus trabajos “estables” para dedicarse por entero a la escritura, la cual apenas le daba para vivir, sobre todo porque dilapidaba la mayor parte del dinero en alcohol y opio. Su relación con su padre había terminado y este no se preocupaba por él. Hassman fue víctima de fuertes depresiones luego de la muerte de su mujer. Empezó a dejar de escribir, luego de comer. Tan solo bebía. Cuando el alcohol se terminó y ya no podía comprar más (hacía tiempo que había empeñado los pocos objetos de valor que tenía), se colgó en el cobertizo que había detrás de su casa, el 17 de julio de 1913. No tuvo hijos.
SIALMAR: ¡Increíble!
FEDE: Repiso leyó todo lo que Hassmann escribió sobre Dralzüm y se convenció de que todo era real. Que Dralkzüm podía ser invocado con ese ritual que Radioman mencionó en su cuento.
CÉSAR: Se supone que ese ritual estaba en el libro de Hassmann, ¿no?
FEDE: Sí. Y lo de que Dralkzüm estaba atrapado en esa cueva en el desierto del Gobi también. Por eso Repiso viajó al desierto a buscarla. Estaba seguro de que la cueva era real, Hassmann la describe con todo detalle en su cuento, hasta añade coordenadas de latitud y longitud. Como si el escritor la hubiese visitado en persona. También agrega que habló con un anciano de Mongolia, que al parecer era descendiente directo de uno de los sacerdotes antiguos que encerraron a Dralkzüm en la cueva.
SIALMAR: ¿Repiso encontró la cueva?
FEDE: No se sabe con certeza. Fue cuando regresó de ese viaje que se encerró en su casa, se aisló y perdió contacto con el resto de su familia. Luego desapareció. No se sabe si en efecto encontró algo en el desierto y si lo trajo consigo a España.
SIALMAR: Lo que se sabe es que en realidad desapareció.
FEDE: Así es. Igual que Santiago.
SIALMAR: O sea que ambos, Santiago y Repiso, realizaron el ritual y desaparecieron.
FEDE: Eso parece. Y el ritual de invocación de Dralkzüm ha trascendido las fronteras de la literatura. Por lo que estuve leyendo, es un creepypasta bastante famoso en Internet.
SIALMAR: ¿Qué es exactamente un creepypasta?
FEDE: Básicamente es una historia de terror que se publica en Internet y se la hace pasar por un hecho real. ¿Alguna vez has leído u oído sobre Slenderman o Jeff the Killer?
SIALMAR: Sí, alguna que otra vez, pero muy vagamente.
FEDE: Bueno, son los ejemplos más claros de creepypastas. Internet está llena de ellos: historias de fantasmas, demonios, videojuegos malditos (algo como lo que escribí yo en Detrás de la oscuridad), muñecos diabólicos, etc. Son algo así como leyendas urbanas modernas que surgen en foros, messageboards, blogs y demás y se vuelven virales. Muchas de ellas, otras no tanto.
SIALMAR: Vale, entiendo. ¿Y dices que esta historia de Dralkzüm es un creepypasta de esos?
FEDE: Por lo menos, lo referente a su invocación. El ritual aparece en varias páginas dedicadas a los creepypastas, con historias más o menos interesantes (y más o menos creíbles) sobre gente que lo ha intentado y las experiencias que han vivido.
SIALMAR: Y todos terminaron como Santiago y Repiso, ¿no?
FEDE: Bueno, los resultados van cambiando de historia en historia. Algunos de los que lo han intentado desaparecen de la noche a la mañana, otros terminan completamente locos, luego de haber tenido pesadillas y alucinaciones espantosas y otros terminan suicidándose. “Porque lo que Dralkzüm quiere es la aniquilación del ser humano”. Eso lo leí en un blog bastante perturbador llamado El Rincón Más Oscuro, donde el autor (que se hace llamar Darko) advertía a gritos a los lectores que no realizaran el ritual, que él ya lo había hecho y era tremendamente peligroso. Lo curioso es que esa es la última entrada de ese blog y data de mediados de 2008.
SIALMAR: Vaya.
FEDE: En sus escritos, Hassmann habla del ritual y de las pesadillas con bastante detalle, aunque hay cosas que se leen en Internet que no aparecen en los relatos.
SIALMAR: O sea que son inventos de los que escriben creepypastas.
FEDE: Claro. Cada uno que escribe una historia sobre Dralkzüm, va agregando o quitando cosas. Lo más divertido es que muchas veces esas historias son contradictorias entre sí. O dicen cosas como “esto es absolutamente real, todo lo que hayas leído hasta ahora son mentiras”.
SIALMAR: Patéticos intentos de hacer que parezca real.
FEDE: Eso.
CÉSAR: Aunque Radioman insiste en que su historia no es un creepypasta.
FEDE: Bueno, si nos referimos a la desaparición de Santiago, parece que se trata de un caso real, en especial por la noticia que posteó sobre su desaparición.
SIALMAR: Pero también podría ser una simple casualidad. Puede que Santiago haya desaparecido simplemente porque se marchó de la casa. No tiene que haber sido porque llevó a cabo el ritual, después de todo, eso no aparece en la noticia. Yo creo que lo que hizo Radioman fue leer esa noticia y escribir su historia basándose en ella y aprovechando la desaparición de Repiso y todo lo que sabía sobre él.
FEDE: Puede ser.
CÉSAR: Qué raro que no responda.
FEDE: ¿Te refieres a Radioman?
CÉSAR: Sí. Me aparece como conectado, pero no dice nada.
FEDE: A mí también.
CÉSAR: Perdón, cambiando de tercio: ¿han intentado entrar otra vez al hilo de cuentos del foro?
FEDE: Yo no he probado en todo el día.
SIALMAR: Yo lo intenté hace un rato y no pude.
CÉSAR: Mmm... resulta que ahora Dralkzüm se dedica a borrar hilos de foros.
FEDE: Qué miedo. Espero que Daryl pueda vencerlo.
SIALMAR: ¡Pobre Dralkzüm, si se llega a topar con Daryl!
CÉSAR: Sí, lo va a terminar baneando, como hizo con Spacepat.


9



Del foro Los Aventureros

SUBFORO: Problemas y errores
HILO: Problemas en el hilo de cuentos
FECHA: 25/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

Me puse en contacto con los administradores del hosting. Dicen que ellos no estuvieron haciendo cambios de ningún tipo desde la última actualización que hicieron a finales del año pasado. Que no hay problemas de compatibilidad con la plantilla phpBB. Les envié un link con el hilo del foro y me dijeron que no pudieron acceder, que les surgía el mismo error de página no encontrada. Como si la página hubiese sido borrada o hubiera expirado. ¡Pero la maldita página está ahí! ¡El hilo me aparece en el panel de administración del foro! ¡Yo no borré absolutamente nada! Y lo más raro es que si intento entrar desde el panel tampoco puedo. Me aparece el mismo error: página no encontrada. Los del hosting también intentaron ingresar desde el panel, pero el resultado fue el mismo. Resumiendo: no sé qué cojones está pasando con el puñetero foro. He corrido quinientas veces el antivirus, el antispyware, tengo bien configurado el firewall, todo parece estar en orden. Pero aún así el hilo no está disponible. ¡Es como si el muy cabrón se hubiera bloqueado! Los del hosting me dijeron que aguardara a que se arreglara. O sea, que espere a que se solucione por milagro. Así que lo lamento, usuarios: no sé cómo surgió este error ni qué puedo hacer para solucionarlo. Esperaremos a ver qué ocurre. Si la cosa no se arregla creo que directamente borraré el hilo y santas pascuas. En todo caso, tenemos el hilo provisorio para continuar con el concurso y para el año que viene podremos abrir otro.

Saludos.


FECHA: 25/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

Vaya, qué cosas, Daryl... Bueno, al menos tenemos el hilo provisorio (que intuyo se terminará convirtiendo en el hilo oficial). Si no se arregla, haz lo que tengas que hacer. (Solo espero que el problema, sea cuál sea, no se repita en otros hilos).


FECHA: 25/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

No seas pájaro de mal agüero, Lobo.


[NOTA: El concurso de cuentos prosiguió normalmente durante los siguientes días en el hilo provisorio que abrió Lobo_Gris. Participaron César, Fedexior y Hechicera09. Sus historias no se incluyen aquí, ya que no guardan relación con el incidente y no tienen importancia en los sucesos posteriores. Se continúa con la historia publicada por El Flecha. (J. P.)]


SUBFORO: Scumm Bar
HILO: Cuentos de Halloween [PROVISORIO]
FECHA: 29/10
AUTOR: El Flecha
MENSAJE:

Bien, voy a ser el último en publicar. Y por razones obvias: he estado esperando al viernes (o sea ayer, el último viernes de octubre) para poder llevar a cabo el ritual. Y hoy escribo aquí mi experiencia.
Sí, es exactamente lo que estáis pensando: llevé a cabo el ritual para invocar a Dralkzüm, siguiendo las instrucciones que publicó Radioman en su historia. Las apunté a medida que leía, antes de que el hilo oficial de cuentos se cerrara. En ese momento no sabía exactamente por qué lo hacía, ni estaba seguro de querer llevar a cabo el ritual. Supongo que no se me ocurría nada interesante que escribir para el concurso. Pero también estaba un poco asustado. Más bien, era una mezcla de fascinación y miedo lo que sentía. Después de leer lo que sucedió a Santiago. Pensé, ¿podría ocurrirme lo mismo a mí? ¿Podría desaparecer de la noche a la mañana, sin dejar rastro para nunca jamás volver? Me daba miedo averiguarlo. Pero a la vez quería hacerlo. Como dije, lo que sentía era miedo mezclado con fascinación. Pero pronto, la fascinación comenzó a ganarle al miedo. Porque no me quedé únicamente con la historia de Radioman. Comencé a leer un poco más en otras páginas y sitios de Internet sobre Dralkzüm y Vincent Hassmann. Algunos de vosotros tal vez lo sepáis, otros tal vez no, pero Hassmann se suicidió a los cuarenta y un años. ¿Tuvo que ver su suicidio con Dralkzüm? No hay por qué pensar que así fue. Desupés de todo, Hassmann vivía en la pobreza, había perdido a su mujer hacía poco, que había muerto víctima de tuberculosis, no lograba vender sus historias y estaba endeudado hasta las narices. El caso es que él logró ver a Dralkzüm cara a cara (basta leer sus cuentos para saberlo) y sobrevivió. Y si Hassmann sobrevivió, ¿por qué no yo podría hacerlo también? ¿Por qué tendría que correr necesariamente la misma suerte que Santiago? (O que Gómez Repiso). Así que, luego de darle muchas vueltas, me decidí. Decidí realizar el ritual.
De modo que en estos últimos días estuve proveyéndome de todas las cosas que necesitaba: el carbón, los insectos, los guijarros, el agua de lluvia, etc. Una vez tuve todo listo, esperé a que llegara el viernes. La noche del viernes. Estaba bastante emocionado. Cuando dibujaba los círculos en el suelo de madera de mi habitación, me temblaban bastante las manos. Las líneas quedaban mal, entonces tenía que borrarlas y hacerlas de nuevo. Quería hacer todo lo mejor posible, siguiendo el ritual al pie de la letra. Cuando terminé me arrodillé ante el recipiente con agua y pronuncié las palabras, dejando caer los guijarros...
Luego esperé. Con los ojos cerrados.
Esperé lo que me pareció una eternidad. Quería abrir los ojos y a la vez no quería. Luego sentí como que tenía los párpados pegados. La oscuridad se había vuelto densa, opresiva. Y luego escuché algo. Un sonido muy tenue, casi imperceptible, que provenía del suelo, muy cerca de mí. Muy despacio, abrí un ojo, el derecho. Apenas lo suficiente como para ver. Y vi que los escarabajos que había puesto alrededor de la tinaja estaban vivos. Yo los había puesto muertos y ahora estaban vivos. Dos de ellos habían logrado darse vuelta y empezado a caminar. Los otros movían las patas perezosamente en el aire, intentando volverse. El corazón me latía con tanta fuerza que lo sentía en las sienes. Tuve ganas de gritar, no sé si de alegría, de terror, de sorpresa, o de todo eso junto. Mientras miraba a los escarabajos, noté que el agua de la tinaja se movía. De hecho, una burbuja salió del fondo y reventó en la superficie. Aunque con el rabillo del ojo, la vi perfectamente. Entonces abrí los ojos por completo y miré. Miré la superficie negra del agua. Fui consciente de que el aire había empezado a oler de forma extraña. Como dijo Radioman en su cuento, olía como a carne en descomposición y madera quemada. Un olor a la vez dulzón y acre.
Y lo vi.
Vi el rostro de Dralkzüm en el agua. Debajo de la superficie. Mirándome a mí, con sus ojos oblicuos, negros como el petróleo. Vi sus poderosas mandíbulas de insecto con los bordes dentados. Y vi mi propio reflejo en los ojos negros de Dralkzüm: vi mi propio rostro asustado. En ese momento, las mandíbulas se abrieron, como si fuera a hablar. Entonces grité, o gemí, o intenté gemir. Me faltaba el aire. Era como si hubiesen vaciado mis pulmones. Todo lo que me salió fue un resuello lastimoso y ahogado. Me levanté como empujado por un resorte, me tambaleé y me caí sentado al suelo. Y escuché que algo caminaba detrás de mí. No eran los escarabajos, era algo mucho más grande y pesado. Algo enorme. Algo que arrastraba las patas pesadamente en el suelo, produciendo un áspero sonido rasgado. El aire cargado de hedor a carne y fuego me sofocó.
“Es él -pensé-. Viene por mí”.
Ya no me parecía tan buena idea haber hecho el ritual. De hecho, me pareció la peor idea del mundo. Un profundo sentimiento de arrepentimiento me invadió.
Me levanté como pude (estuve a punto de caerme otra vez) y sintiendo las piernas como si fuesen de goma corrí hasta el interruptor más cercano y lo accioné. La luz del techo se encendió y yo parpadeé, deslumbrado. Entonces escuché un rugido. No vino de ninguna parte y a la vez de todas partes. Como si el propio aire hubiese rugido. Una de las velas que había en el piso se quebró con un crack seco y algo hizo chapotear el agua de la tinaja, como si alguien le hubira arrojado una gran piedra con mucha fuerza. Dejó un enorme círculo de salpicaduras.
El corazón me latía desbocado. Miré la habitación vacía y silenciosa. Ya no estaba. Estaba seguro de eso. Se había ido. Estaba solo. Hasta los escarabajos se habían ido, no tengo idea de a dónde fueron, pero ya no estaban. Iba a acercarme a la tinaja y entonces vi algo en el suelo. Me incliné muy despacio y lo toqué con las yemas de los dedos. Era un surco. Un largo surco en la madera, como si alguien hubiese rayado las tablas con un cincel. De hecho, había dos surcos, profundos, de bordes muy astillados. Efectivamente, Dralkzüm había pasado por allí arrastrando sus patas duras y puntiagudas.
Luego de mucho titubear, me acerqué a la tinaja. Casi la mitad del agua se había volcado. Pero dentro no había nada. Tan solo los tres guijarros que podía ver en el fondo. Pero el rostro horrendo de Dralkzüm ya no estaba.

Así que ahí lo tenéis. Esa es mi historia, mi experiencia con Dralkzüm. Como veis, no me llevó a ninguna parte. Aún estoy aquí, vivito y coleando, sentado en el PC, escribiendo estas líneas. No dejo de preguntarme qué hubiera pasado si me hubiese quedado quieto en el suelo en lugar de levantarme y encender la luz. Supongo que nunca lo sabré. Para ser honesto, no me arrepiento de haber hecho el ritual, pero no pienso volver a repetirlo. Con una vez tuve más que suficiente.

Un saludo. El Flecha.


FECHA: 29/10
AUTOR: César
MENSAJE:

¡Hombre, Flecha! ¿De verdad hiciste el ritual? A mí me hubiera dado miedito. Muy buena historia.


FECHA: 29/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

Increíble, Flecha. Bueno, no hay ninguna regla que prohíba que uses como base la historia de otro usuario, así que entra.


FECHA: 29/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

¡Qué miedo, Flecha! Nunca creí que alguien en el foro se atreviera a hacer el ritual. Lobo, ¿cuándo empieza a deliberar el jurado?


FECHA: 29/10
AUTOR: Fedexior
MENSAJE:

Flecha, no sé si estuviste leyendo por Internet las cosas que se dicen sobre el ritual y lo que ocurre a la gente que lo lleva a cabo. Yo no creo mucho en estas cosas (en realidad no creo absolutamente nada) pero me lo hubiera pensado dos veces.


FECHA: 29/10
AUTOR: El Flecha
MENSAJE:

Fede, César: Al principio sí había pensado en leer un poco antes de hacer el ritual, pero luego me dije que si lo hacía, me sugesionaría y al final no haría nada. Además, ya sabes que no hay que creer todo lo que lees en Internet. Yo lo hice y no me ocurrió nada, ¿no? Aquí estoy, tranquilamente, aunque claro que en ese momento me llevé un susto de muerte. Pero fue solo eso, un susto. (Aunque tuve que usar mucha cera para tapar los surcos que quedaron en la madera.)

Sial: Alguien iba a hacerlo tarde o temprano.

Lobo: Gracias por aceptar la historia. Al principio pensaba que no iba a entrar justamente por eso que dices de usar como base la historia de otro usuario. Pero no es un plagio, ni una copia, sino... como una secuela, podríamos decir.


FECHA: 29/10
AUTOR: Karr
MENSAJE:

Bueno, ya que todos participaron, el concurso se cierra y el jurado se encierra en su búnker secreto a deliberar durante horas y horas (es broma, que no te de una hemorragia, Daryl). El lunes tendréis al ganador.

Muchas gracias a todos por participar y mucha suerte. Sea cual sea el resultado, todos han publicado hisotrias muy buenas.


FECHA: 29/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

¡Qué emoción! No puedo esperar. (¿Daryl estará dispuesto a encerrarse en un búnker a deliberar durante horas?)


FECHA: 29/10
AUTOR: Laruds
MENSAJE:

Sial, ¿qué tal si tú y yo nos encerramos en un búnker durante horas? A deliberar, o... lo que sea.


FECHA: 29/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

No tengo tiempo, Lardus. Tengo que hacerme la manicura.


FECHA: 29/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

Dejemos el hilo tranquilo hasta el lunes, ¿vale? Y tratemos de evitar el offtopic.


10



De una conversación vía MSN


29/10

FEDE: Las noches de los sábados pueden ser muy solitarias, ¿no?
CÉSAR: A veces.
FEDE: ¿Qué estás haciendo?
CÉSAR: Miraba una película de Bela Tarr.
FEDE: Qué interesante.
CÉSAR: ¿Y tú?
FEDE: Miraba unos videos en Youtube.
CÉSAR: ¿Sobre Dralkzüm?
FEDE: No, unos videos del Nerd furioso de los videojuegos. Es muy divertido.
CÉSAR: He visto alguno que otro. Hablando de Dralkzüm, ¿crees que la historia de El Flecha sea real?
FEDE: Seguramente no. Se ve que no estaba muy inspirado y decidió basarse en el cuento de Radioman.
CÉSAR: No quería decir nada, pero me parece que no debería participar.
FEDE: Ja, ja, ja.
CÉSAR: O sea, yo podría haber hecho lo mismo: en lugar de estrujarme los sesos escribiendo una historia original sobre un disco de música, podría haber escrito que hice el ritual y se me apareció Dralkzüm y me regaló una bolsa de caramelos.
FEDE: Eso hubiera sido genial. Pero tu historia está muy buena. Además, seguro que El Flecha no gana.
CÉSAR: ¿Quién crees que ganará?
FEDE: Mmm... está difícil. La mayoría de los cuentos son muy buenos.
CÉSAR: Es verdad. El de Hechicera09 me gustó mucho.
FEDE: A mí también.
RADIOMAN: La historia de El Flecha es real.
CÉSAR: ¡Radioman! No sabía que estabas conectado.
FEDE: Hola, Radioman. ¿Estabas en modo invisible?
RADIOMAN: No se preocupen. Ya ha empezado.
FEDE: ¿A qué te refieres?

(Pasan varios minutos sin respuesta)

CÉSAR: ¿Radioman?
FEDE: Parece que ya se fue.
CÉSAR: O no quiere contestar.
FEDE: Da igual. Me voy, colega, pasa un buen finde.
CÉSAR: Vale, Fede. Nos vemos.


11



Del foro Los Aventureros


MENSAJE PRIVADO
PARA: Radioman
DE: El Flecha
ASUNTO: Dralkzüm
FECHA: 31/10
MENSAJE:

Hola, Radioman. Quería preguntarte algo, que quizá debería haberte preguntado antes: ¿tú has hecho el ritual de Dralkzüm? Y si es así, ¿podrías decirme cómo fue y qué te ocurrió? No sé si tiene algo que ver, pero estos últimos días me he sentido un poco... raro. En fin, te agradecería que me respondas.

Un saludo. El Flecha.


RESPUESTA
PARA: El Flecha
DE: Radioman
FECHA: 31/10
MENSAJE:

Saludos, Flecha.
Por supuesto que lo he hecho.
Y Dralkzüm me ha llevado al otro lado, y me ha enseñado la oscuridad carnívora y las luces explosivas de color azul eléctrico. He visto el agua negra de su planeta, agua en perpetua convulsión, con olas que se elevan más de cien metros y vientos huracanados que podrían arrancarte la piel. He visto la montaña y el desierto. Y la cueva. La profunda y tortuosa cueva oscura. Allí, los gritos de los condenados reverberan, los aullidos de Dralkzüm se sienten en las venas, en cada célula.
Me llevó y me trajo de vuelta. Me enseñó todo y me trajo otra vez. ¿Quieres saber la verdad? Me gustaría que te ocurriera lo mismo. Ojalá no hubieses encendido la luz. Pero no importa. Ya ha comenzado. Es más que suficiente.


RESPUESTA
PARA: Radioman
DE: El Flecha
FECHA: 31/10
MENSAJE:

¡He soñado con las cosas que dices! Desde que hice el ritual, he tenido pesadillas muy vívidas. Pesadillas en las que escalo esa montaña negra, sintiendo que las piedras afiladas me destrozan las manos y los pies y el frío me raja la piel. Y cuando llego a la cima, él aparece. Y entonces siento que algo me arrastra, que el suelo desaparece bajo mis pies y caigo. Y sigo cayendo en un vacío sin fin. Hasta que veo que me acerco a algo, y es justamente eso que mencionas: esa agua negra con olas gigantescas. Y escucho el rugido de Dralkzüm en mis oídos. Y caigo en el agua y esta me envuelve. Es increíblemente fría. Y siento que me ahogo. Que me ahogo hasta morir. Y luego me despierto y me doy cuenta que todo fue un sueño, solo que no lo es. Porque no estoy en mi cama, sino en una cueva. En una cueva muy oscura, donde el aire apesta y hay millones de insectos reptando por el suelo y las paredes. Y entonces grito, me pongo a gritar como un desquiciado y los insectos empiezan a trepar por mi cuerpo y se meten en mi boca, se meten por mi nariz y mis oídos y también por mis ojos y siento que empiezan a devorarme por dentro. Y es entonces cuando realmente me despierto, en mitad de la noche, empapado en sudor frío y gritando sin parar.

He tenido ese mismo sueño varias veces. Y durante el día siento que no he despertado del todo. Porque veo cosas. Cosas en las sombras, en los rincones. Caras monstruosas, insectos. Escucho los rugidos de Dralkzüm dentro de mi cabeza. Es como si me explotara el cráneo. Necesito ayuda. ¿Puedes ayudarme? ¿Qué puedo hacer para que esto se detenga?


RESPUESTA
PARA: El Flecha
DE: Radioman
FECHA: 31/10
MENSAJE:

No puedes, pequeño ignorante. No puedes detenerlo, no puedes detener a Dralkzüm. Él ya viene por ti. Espéralo. Es lo único que puedes hacer. Pronto vendrá por ti.


RESPUESTA
PARA: Radioman
DE: El Flecha
FECHA: 31/10
MENSAJE:

¡Cabrón! ¿Lo haces a propósito? No es gracioso. Estoy asustado. De verdad. Por favor, para con esto y ayúdame.


RESPUESTA
PARA: El Flecha
DE: Radioman
FECHA: 31/10
MENSAJE:

¡Estúpido! Nadie puede ayudarte. Dralkzüm viene por ti. Acéptalo. No puedes hacer otra cosa.


SUBFORO: Scumm Bar
HILO: ¡Historias de Halloween! [PROVISORIO]
FECHA: 31/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

¡Bueno! Llegó el momento de elegir al ganador del concurso, que pese a los contratiempos, logró llevarse a cabo. Daryl, Karr y yo hemos estado deliberando durante horas y horas. Nos ha costado mucho tomar una decisión. Todas las historias han sido muy buenas. Pero bueno, como en todo concurso, solo puede haber un ganador. No me retrasaré más. (Redoble de tambor, por favor).

El ganador del concurso de cuentos de Halloween de este año es...

¡¡¡HECHICERA09!!!

¡Felicidades, Hechicera! ¡Eres una ganadora! La originalidad de tu historia, la forma en que está narrada (escalofriante narración en primera persona de un asesino en serie), te han hecho acreedora de estos fabulosos premios: ¡una cuenta gratuita sin límite de capacidad por un año en Mediafire! Podrás subir y bajar archivos en un santiamén, sin límites (ten en cuenta que las aventuras gráficas que están disponibles en este foro están en Mediafire).

Felicidades y que lo disfrutes. Y muchas gracias a todos los usuarios que participaron, que hicieron de este concurso un verdadero desafío.

¡Hasta el concurso que viene!


FECHA: 31/10
AUTOR: Karr
MENSAJE:

¡Felicidades, Hechicera! Es verdad lo que dice Lobo, nos ha costado bastante la decisión. Que disfrutes el premio.
Por cierto, Lobo, ¿sabías que hablas como un vendedor de aspiradoras de puerta en puerta?


FECHA: 31/10
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

¡Enhorabuena, Hechicera! Todas las historias fueron muy buenas, fue una buena competición, así que te lo tienes más que merecido.

PD: Karr tiene razón, Lobo. Eres un gran vendedor.


FECHA: 31/10
AUTOR: Hechicera09
MENSAJE:

¡Muchas gracias a todos! Estoy muy emocionada por haber ganado. ¡Todavía no me lo puedo creer! Tienes razón, Sial, fue una competencia muy dura, todas las historias fueron geniales (para ser honesta, no creí que fuera a ganar). Muchas gracias, de verdad. ¡Voy a sacarle todo el jugo a ese fabuloso premio!

FECHA: 31/10
AUTOR: Haizetxu
MENSAJE:

Felicidades, Hechicera. Últimamente estuve un poco (bastante) liada con los trabajos de la Uni, y no leí todas las historias, pero ahora me pondré al día.


FECHA: 31/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

Karr: Tienes toda la razón. Es deformación profesional. Es más, debería dedicarme a las aspiradoras en lugar de los ordenadores (es lo que vendo y no de puerta en puerta).
Por cierto, ¡feliz Halloween!


FECHA: 31/10
AUTOR: César
MENSAJE:

No podía olvidarme de darte la enhorabuena, Hechicera. Estoy de acuerdo, te merecías ganar. Aprovecha la cuenta gratis en Mediafire y bájate todos los juegos del foro (es lo que yo haría).


FECHA: 31/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

Felicidades, Hechicera. Ya podemos dar este asunto por terminado. Creo que voy a borrar el hilo original (que aún no se puede abrir) y este va a pasar a ser el oficial. Lamentablemente el cuento de Radioman se perderá. Espero que puedas volver a postearlo aquí, aunque quede al final del hilo, Radioman. Para la posteridad.


FECHA: 31/10
AUTOR: El Flecha
MENSAJE:

¡No le hagan caso a Radioman! Daryl, borra este hilo y banea a Radioman. ¡Por favor! No dejes que siga en el foro. ¡Es peligroso! Bórralo.


FECHA: 31/10
AUTOR: Radioman
MENSAJE:

No importa lo que trates de hacer, Flecha. No podrás detenerlo. Todos caerán tarde o temprano, este foro caerá. Es inútil que ofrezcáis resistencia.


FECHA: 31/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

No sé de qué estáis hablando, pero no me gusta el tono. Si tenéis alguna diferencia, por favor resolvedla en privado, por mensajes, mails o lo que sea. Pero no uséis el foro para discutir. No es para eso.


FECHA: 31/10
AUTOR: Radioman
MENSAJE:

Aquí nadie discute, idiota. El foro tiene los días contados. Gracias a El Flecha. Dralkzüm irá a por todos. Todos caerán, uno por uno y este sitio no será más que un recuerdo. De hecho, ya ha comenzado. No podéis hacer nada por evitarlo.


FECHA: 31/10
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

Voy a pasar por alto el insulto. Pero es la única vez. Como sigas en ese tono, voy a tomar medidas.


FECHA: 31/10
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

Pero, ¿qué está pasando? Por favor, decidme que todo esto es en broma.


FECHA: 31/10
AUTOR: El Flecha
MENSAJE:

No. No lo es. Estoy en peligro. De verdad. Y creo que vosotros también.


MENSAJE PRIVADO
PARA: Daryl
DE: El Flecha
ASUNTO: Banear a Radioman
FECHA: 31/10
MENSAJE:

Daryl, por favor. No estoy jugando. Esto no es una broma. Radioman es peligroso. Tienes que echarlo del foro antes de que cause más daño. ¿No te das cuenta de que quiere destruirnos? ¿Quién crees que bloqueó el hilo original de cuentos? ¡Tienes que reaccionar antes de que sea tarde!


RESPUESTA
PARA: El Flecha
DE: Daryl
FECHA: 31/10
MENSAE:

Mira, Flecha, no tengo idea de qué estás hablando. No sé qué problema hay entre vosotros dos. Tampoco es asunto mío. Si tiene que ver con vuestras historias para el concurso, es cosa vuestra. Ya le advertí a Radioman que se midiera con sus comentarios. Pero no puedo banearlo así como así, solo porque tú me lo pidas. Por cierto, ¿qué crees que pudo hacer él con el hilo de cuentos? ¿Hackearlo? ¡Por favor! Solucionad vuestras diferencias como personas adultas y no metáis al foro en eso. Gracias.


RESPUESTA
PARA: Daryl
DE: El Flecha
FECHA: 31/10
MENSAJE:

Sí, tiene que ver con las historias. En cierto modo. Más bien con lo que hice. ¿Acaso leíste mi historia? Hice el ritual, Daryl. Lo hice y ocurrió todo lo que publiqué. No me inventé nada. Es real. Y desde ese día todo ha empeorado. Tengo pesadillas espantosas, no puedo dormir, veo cosas en cada sombra, en cada rincón. Me siento observado, acechado. Tengo mucho miedo. Le pedí a Radioman que me ayudara (lo hice por mensaje privado), que me dijera si hay algo que pueda hacer para detener esto. Y me dijo que no, que no podía hacer nada, que ya había comenzado y no podría detenerlo. Se burlaba de mí. Es como si... como si esto mismo es lo que hubiese esperado que pasara. Que hubiese publicado su historia sobre Dralkzüm para que algún incauto cayera y realizara el ritual. Y sucedió. Ese incauto fui yo. Por favor, Daryl, tienes que echarlo del foro, bloquearlo, impedirle que vuelva a postear nada, borrar el hilo de cuentos, todos los cuentos si es necesario. Por favor, tienes que hacerlo. No bromeo. Estoy desesperado. No sé qué hacer. Por favor.


RESPUESTA
PARA: El Flecha
DE: Daryl
FECHA: 31/10
MENSAJE:

Flecha, con todo respeto, me parece que estás exagerando un poco. ¿De verdad crees en todas esas patrañas sobre demonios y rituales de invocación? No te ofendas, pero creo que eres demasiado sugestionable. Hiciste la pantomima del ritual, viste lo que querías ver, porque estabas muy sugestionado, y te llevaste un susto de muerte. Puedo entenderlo, creeme. Pero por muy asustado que estés, no es razón suficiente para banear a otro usuario del foro. Después de todo, Radioman no tiene la culpa. No te obligó a que hicieras el ritual, ¿verdad? Además, si así fuera, ¿qué ganarías con que lo eche del foro? ¿Acaso resolvería tus problemas? Realmente lo dudo. Lo único que puedo hacer es sugerirte que te calmes, tal vez que busques ayuda. Alguien con quien hablar. Me refiero a alguien “real”, alguien que veas en persona, no en un foro de juegos de aventura. Alguien que te escuche y te entienda. Tienes todo mi apoyo, pero no puedo hacer más. Lo siento.


RESPUESTA
PARA: Daryl
DE: El Flecha
FECHA: 31/10
MENSAJE:

No. Nadie puede ayudarme.


12



De una conversación vía MSN



31/10

CÉSAR: Amigos, ¿habéis visto lo que ocurrió en el hilo de cuentos?
FEDE: Sí, parece que el Flecha y Radioman tienen sus diferencias.
HAIZEA: ¿Qué le pasa a ese Radioman? Si hasta ha insultado a Daryl.
CÉSAR: No sé, pero no me gusta. No me gusta lo que dijo de que el foro caerá.
FEDE: ¿Crees que Daryl lo baneará?
CÉSAR: Lo dudo. A menos que vuelva a insultar o se ponga muy pesado.
SILVIA: ¡Hola! Justo acabo de leer los mensajes del foro. ¡Vaya telita!
CÉSAR: Será que Radioman se enfadó porque sintió que El Flecha le plagiaba su historia.
SILVIA: Pero llamó idiota a Daryl.
FEDE: Bueno, esperemos que no se repita.
HAIZEA: ¿Radioman está conectado?
CÉSAR: No. O si lo está, debe estar en modo “invisible”.
SIAL: No lo invites a la conversación, ¿vale?
CÉSAR: No pensaba hacerlo. ¿Vamos a hablar mal de él?
SILVIA: No especialmente, pero no tengo ganas de que lea estos mensajes o de hablar con él.
FEDE: Igual, no es que participe mucho de las conversaciones.
HAIZEA: Mejor.
RADIOMAN: No os preocupéis. Pronto.
CÉSAR: ¿Radioman?
FEDE: ¿Estás ahí?
RADIOMAN: ¡Dralkzüm!
Ajakh narth falith goita
Kriethe junoth partwak
Kriethe junoth merriak
Kriethe junoth qualtarh
Agharratha. Hal
FEDE: ¿Qué es eso? ¿Qué estás diciendo?
RADIOMAN: ¡Dralkzüm!
Borrart junka
Astranth kerre cai
Zego illan taparrth
Goneath fartarranth lerto

(El programa se cierra de golpe, interrumpiéndose la conversación. Ninguno de los usuarios puede volver a abrirlo.)


13



Del foro Los Aventureros


SUBFORO: Scumm Bar
HILO: Dralkzüm
FECHA: 1/11
AUTOR: El Flecha
MENAJE:

Me desperté anoche, escuchando susurros en mi oído. Era él. Era Dralkzüm. Me hablaba en la oscuridad, en su idioma antiguo y olvidado. Por supuesto, no pude descifrar las palabras. No entendí lo que me decía. Pero pude captar el “espíritu” de esas palabras, su intención. La cual es atormentarme. Eso fue a las tres de la mañana y desde entonces no he vuelto a dormir. No he podido. Desde hace días que no duermo más de dos o tres horas cada noche. Pasé el resto de la madrugada en la cama, temblando, con los ojos bien abiertos y todas las luces encendidas, para eliminar todas las sombras. En las sombras hay cosas, las veo desde que hice el ritual. Cosas que se arrastran. Insectos y arácnidos. Cucarachas, miriápodos, arañas. Están ahí, acechándome, aguardando. Las escucho moverse. Escucho sus patas moviéndose sobre el suelo. No sé cómo, pero puedo escucharlos. Es como si mi sentido del oído se hubiese vuelto tremendamente sensible. Por supuesto no puedo eliminar todas las sombras. Cuando amaneció y por fin me atreví a salir de la cama, algo salió de abajo de ella, donde siempre hay oscuridad. No era un artrópodo, no era un gusano. Era una garra. Uno de los largos dedos de Dralkzüm, totalmente negro. Se curvó como un garfio y luego volvió a meterse bajo la cama. Estuvo a punto de sujetarme el pie, pero lo retiré a tiempo. Tardé otras dos horas en salir de la cama.
Ahora estoy aquí, sentado al PC escribiendo esto. Lo hago para que sepáis por lo que estoy pasando. Puede que sea una llamada de auxilio, pero creo que nadie puede ayudarme. Supongo que lo único que puedo hacer es esperar a que Dralkzüm venga a por mí definitivamente y decida llevarme a esos lugares siniestros que me enseña en las pesadillas. Pesadillas que tengo muy vívidas en la mente: la Montaña Negra, con sus vientos helados que cortan la piel. El océano negro en un maremoto eterno. Sueño que escalo la montaña y al llegar a la cima, Dralkzüm aparece, inmenso, imponente. Y entonces estallan las luces azules. Y luego veo el océano, en el que caigo desde una altura descomunal. Es un océano que ocupa todo un planeta. La Montaña Negra es el único lugar de tierra firme que tiene ese mundo. Mide miles de metros, cientos de miles, y está hecho de una piedra áspera y cortante. Tiene un montón de huecos en los que habitan criaturas infernales. Las he visto. Gusanos que miden más de veinte metros, con un millar de patas. Criaturas similares a pájaros con una cabeza totalmente deformada, ojos oblicuos y un pico lleno de dientes torcidos y puntiagudos. El mar ruge furioso muy abajo. Y cuando me hundo en sus aguas heladas, no paro de bajar, envuelto en la oscuridad que me ahoga. Pero sé que en ese mar hay más criaturas, las siento nadando a toda velocidad por mi lado, rozándome con su áspera piel escamosa.
También he visto el desierto. Y la cueva. Dralkzüm me la ha enseñado. Los túneles son infinitos y tortuosos. Me ha enseñado el lugar donde ha estado encerrado, un lugar donde el aire es rancio y pútrido. Veo las caras de los magos antiguos que lo encerraron allí, caras de piedra, sin ojos y de pómulos hundidos, como calaveras. Esas cabezas abren mucho la boca y rugen. Rugen de forma gutural, como si gritaran de dolor. Cada vez que me despierto de una pesadilla, siento que me ahogo. Siento que tengo la garganta llena de agua helada. Entonces tengo ataques de tos que parecen no tener fin. Eso es lo peor, supongo. La sensación de que me estoy ahogando, de que moriré asfixiado... pero creo que en realidad no es mucho peor que el hecho de que Dralkzüm venga a por mí.
Ya no sé cuánto más podré soportar esto. No creo resistir mucho más. Ojalá nunca hubiese leído acerca de Dralkzüm, ni hubiera decidido hacer el ritual. Pero ya es demasiado tarde. No hay esperanza para mí. Si alguien en el foro lee esto, espero que entienda que nada de esto es una broma o un juego. Que no lleve a cabo el ritual, aunque no crea en esas cosas, aunque le parezcan una tontería. Espero que nadie más lo haya hecho, que nadie más le haya hecho caso a Radioman. No sé si servirá de algo, creo que no hay la más mínima esperanza. Pero de todas formas, tal vez mi situación sirva de advertencia.
Bien, voy a dejar esto. Este es mi último post en el foro. Es mi despedida. No sé muy bien qué voy a hacer, no sé qué va a pasar conmigo. Pero ya no puedo soportar este sufrimiento. Quería deciros que he disfrutado mucho el tiempo que he pasado aquí con vosotros. Este es un foro pequeño, no tiene muchos usuarios, y creo que justamente por eso es más acogedor. He conocido gente maravillosa y me alegro por ello. He pasado muy buenos momentos y eso también me alegra. Ojalá pudiera despedirme en persona. Supongo que no podré participar en esa reunión de foreros que hemos venido planeando hace años y que nunca hacemos.
En fin, cuidaos mucho.

Hasta siempre.
Un saludo.
El Flecha.


FECHA: 1/11
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

Flecha, tu mensaje no deja de ser preocupante. Es obvio que necesitas ayuda, que necesitas alguien con quien hablar. Nosotros estamos muy lejos el uno del otro, pero al menos tenemos el foro para comunicarnos. Antes de hacer cualquier cosa, deberías hablar con nosotros. Trataremos de ayudarte en lo que sea, ¿vale? ¡Ánimo!


FECHA: 1/11
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

¡Flecha, no nos asustes! Aunque no lo parezca, me atrevería a decir que aquí somos todos amigos. Amigos virtuales, si quieres, pero amigos al fin. Como dijo Lobo, aquí tienes gente con quien hablar. Si estás asustado, habla con nosotros. Seguro que podemos ayudarte.


FECHA: 1/11
AUTOR: Fedexior
MENSAJE:

Flecha, amigo, las pesadillas son solo eso, pesadillas. No son reales, no pueden hacerte daño. Yo también las he tenido y me he sentido mal, pero al despertar se me pasa. Por favor, no hagas ninguna locura. Recuerda que aquí estamos.


MENSAJE PRIVADO
PARA: El Flecha
DE: Daryl
ASUNTO: Tu mensaje del foro
FECHA: 1/11
MENSAJE:

Hola, Flecha. Leí tu mensaje y la verdad... bueno, me siento un poco culpable. Creo que te traté con demasiada frialdad. No sabía que estabas tan angustiado. Es verdad que no puedo hacer mucho por ayudarte, pero al menos algo sí puedo hacer: pedirte que reflexiones, que hables conmigo o con nosotros. Sial tiene razón; podría decirse que en este foro somos amigos. Justamente por eso que tú dices, de que somos un foro pequeño. Eso permite que los usuarios se relacionen mejor. Sé que tengo fama de cascarrabias o de tipo frío, y en cierta manera lo soy, pero tampoco soy un monstruo. A lo mejor estás muy solo en tu vida. Pero nosotros somos una buena compañía. A la distancia, pero una compañía al fin. Así que puedes contar con nosotros. Conmigo. Espero que respondas este mensaje y hablemos más seguido. Un saludo.


14



De una conversación vía MSN


1/11

CÉSAR: He intentado responder al mensaje de El Flecha en el foro, pero no he podido. Parece que el foro está caído otra vez.
FEDE: Yo también lo intenté y me pasó lo mismo. No quiero sonar paranoico, pero esto no me gusta nada. Ni el mensaje de El Flecha, ni el hecho de que el foro se haya caído otra vez.
CÉSAR: A mí tampoco me gusta. ¿Sabes?, lo de El Flecha hasta me tiene un poco asustado.
FEDE: ¿Te refieres a lo de Dralkzüm?
CÉSAR: Sí. Al principio pensé que era todo exageración, que era todo una manera de llamar la atención porque Dralkzüm y Radioman eran tema de conversación permanente... pero el mensaje de hoy...
FEDE: Es posible que haya leído demasiado sobre el tema y esté demasiado sugestionado. Y las pesadillas pueden ser producto de eso.
CÉSAR: Pueden. Y puede que El Flecha esté totalmente loco. Pero aún así.
FEDE: ¿Crees que sea todo verdad?
CÉSAR: Bueno... no sé qué pensar a estas alturas.
FEDE: Para ser honesto: yo tampoco. Después de haber leído todo lo que leí sobre Repiso, Dralkzüm y Hassmann , no sé hasta qué punto es puro creepypasta y hasta qué punto es real.
CÉSAR: A propósito, ¿qué cojones pasó anoche con el MSN?
FEDE: ¡Ni idea! Se cerró de golpe y ya no lo pude abrir.
CÉSAR: Ni yo.
FEDE: ¿Y por qué apareció Radioman en la conversación? Pensaba que no lo habías invitado.
CÉSAR: ¡No lo hice! Y además me aparecía como desconectado.
FEDE: Realmente espero que no aparezca ahora.
CÉSAR: Yo tampoco. Por cierto, ¿recuerdas las palabras que dijo al final, antes de que el programa se cerrara?
FEDE: Sí. De hecho, me sonaron bastante familiares, así que las anoté antes de cerrar.
CÉSAR: ¿Ah, sí? ¿Ya las conocías?
FEDE: Las había visto en el blog del que les hablé hace poco: El rincón más oscuro. El autor las mencionaba en su última entrada. Al principio no me había dado cuenta, pero cuando las busqué en Google, fue el primer enlace que saltó.
CÉSAR: ¿Y qué significan? No me digas que es un idioma.
FEDE: Al parecer sí. El blog no lo especifica mucho, pero aparentemente es el idioma de Dralkzüm. O más bien, una traducción al alfabeto occidental de su lengua natal. Una lengua antigua, hace mucho tiempo olvidada y que ningún ser humano habla o ha hablado. Eso es lo que dice Hassmann.
CÉSAR: Ya. ¿Y sabes qué significa?
FEDE: Es un canto de alabanza. Dice: Dralkzüm/apareces ante mí ahora/alabada sea tu presencia/alabada sea tu estatua (o monumento)/alabada sea tu sombra/¡por siempre! Eterno.
CÉSAR: Conmovedor. Radioman está como una regadera.
FEDE: Eso parece. Pero no tanto como Hassmann. Leí que había planeado escribir todo un libro sobre esta lengua, como un tratado o diccionario. Pero nunca llegó a hacerlo.
CÉSAR: Hassmann, Radioman, El Flecha... todos están como una regadera.
FEDE: Espero que nosotros no terminemos igual.
CÉSAR: ¡Mira! Llegó Sial.
FEDE: Agrégala.
CÉSAR: ¡Sial! ¿Has intentado entrar al foro?
SIALMAR: Hola a los dos. Sí, lo he intentado y no he podido. Justamente, hasta hace un momento, estuve hablando con Daryl por Jointbook.
CÉSAR: ¡Anda!
FEDE: Ni siquiera sabía que Daryl tiene Jointbook.
SIALMAR: Yo tampoco lo sabía hasta hace un par de semanas, cuando me envió solicitud de amistad.
FEDE: ¿Y de qué hablaron, si se puede preguntar?
SIALMAR: Del foro. Y de El Flecha. Daryl dice que ayer él y El Flecha estuvieron enviándose mensajes privados. Que El Flecha le pedía que baneara a Radioman, porque era peligroso. Y Daryl no le hizo caso. Y ahora me decía que después de haber leído la declaración que dejó El Flecha en el foro, se sentía un poco culpable y le ha enviado otro mensaje.
CÉSAR: Vaya. ¿Y El Flecha le respondió?
SIALMAR: No. Además, Daryl tampoco puede entrar al foro.
FEDE: ¿A ninguno de los hilos?
SIALMAR: Por lo que me dijo, no. Dice que está preocupado, porque tampoco puede entrar al sitio de hosting.
CÉSAR: Yo que él, mudaba el foro a otro sitio. Este está dando demasiados problemas.
SIALMAR: Es verdad, pero dice que nunca antes había pasado. Además, es de los más baratos.
FEDE: Tal vez sea por eso. Lo barato sale caro.
SIALMAR: Hablando de cosas que se cierran de golpe, ¿qué pasó anoche?
FEDE: De eso mismo estábamos hablando hace un momento. No tenemos ni idea.
SIALMAR: ¿A vosotros también os pasó?
CÉSAR: Sí. Parece que a los tres.
SIALMAR: Bueno, esto tampoco es muy normal. Que se caiga uno solo puede ocurrir, pero los tres...
FEDE: Sí. Es raro. Como todo lo que está ocurriendo últimamente.
SIALMAR: ¿Es cosa mía o desde que Radioman llegó al foro las cosas empezaron a ir mal?
FEDE: Es cierto.
CÉSAR: Tal vez Daryl sí deba banearlo.
FEDE: Todo depende de cómo se comporte.
SIALMAR: Por cierto, ¿por qué no me dijisteis anoche que estaba aquí?
CÉSAR: ¡Es que no lo sabíamos! Yo ni siquiera lo había invitado a la conversación.
SIALMAR: ¿Y cómo es posible que haya aparecido si nadie lo invitó?
FEDE: No lo sabemos. Por las dudas, yo tampoco lo invité, ni sabía que estaba.
SIALMAR: Otro misterio más para el collar.
FEDE: Sí. ¿Saben? Tengo la incómoda sensación de que pueda aparecer en cualquier momento. O que esté leyendo nuestra conversación.
SIALMAR: Yo también.
CÉSAR: ¿Debería borrarlo de la lista de contactos?
SIALMAR: Como gustes. Yo no lo tengo en la mía, así que solo puedo hablar con él cuando tú lo invitas a la conversación en común.
CÉSAR: Ya veremos. Por lo pronto, me voy a dormir, chicos, que ya es tardísimo.
FEDE: Buenas noches, colega.
SIALMAR: Que descanses.
CÉSAR: ¡Agur yogur!

(César abandona la conversación.)

FEDE: ¿Así que Daryl tiene Jointbook? No lo hubiera imaginado. Pensaba que él solo usaba el foro o se comunicaba por carta.
SIALMAR: Ja, ja, no seas así. Por lo que me dijo no lo usa muy seguido, pero sí, lo tiene.
FEDE: Debería crear un grupo del foro en Jointbook.
SIALMAR: Yo había pensado lo mismo. Cuando las cosas se calmen, tal vez se lo proponga.
FEDE: ¿Crees que aceptará?
SIALMAR: Lo dudo.
FEDE: ¿Estás bien? Te noto algo rara.
SIALMAR: Sí, bien. Bueno...
FEDE: ¿Bueno?
SIALMAR: Más o menos.
FEDE: ¿Qué ocurre?
SIALMAR: Te parecerá una locura.
FEDE: No. Dime. Si quieres.
SIALMAR: Bueno, no quería decírselo a nadie, pero da igual. El mensaje de El Flecha me dejó bastante consternada. O más bien, asustada.
FEDE: Bueno, es entendible.
SIALMAR: No es solo eso. Lo digo porque yo también soñé con eso.
FEDE: ¿En serio?
SIALMAR: Sí. Tuve un sueño bastante parecido al que describió El Flecha. Sobre todo esa parte de la Montaña Negra y la aparición de Dralkzüm. Yo también soñé que subía esa montaña. Hacía muchísimo frío y soplaba mucho viento. Y escuchaba que había agua debajo, muy abajo. No podía verla. No me atrevía a mirar. Pero escuchaba un rugido de olas. Y seguía subiendo. Tenía miedo, pero seguía subiendo, hasta la cima. Y entonces él aparecía.
FEDE: Increíble.
SIALMAR: Era gigantesco. Casi tan alto como la montaña. Y rugía y decía algo, o eso me pareció.
FEDE: ¿Qué cosa?
SIALMAR: No sé, no logré entenderlo. Además, en ese momento, me desperté. Me desperté gritando en medio de la noche y eso me asustó aún más. Hasta desperté a mi madre, que entró en el cuarto para ver qué me pasaba. Creo que nunca en mi vida había tenido una pesadilla tan vívida.
FEDE: Qué horror. Pero Sial...
SIALMAR: ¿Sí?
FEDE: Tú no habrás hecho también el ritual, ¿no?
SIALMAR: ¡Para nada! Ya te dije que no me interesaba hacerlo y no lo hice. Ni hablar.
FEDE: Está bien, está bien, te creo.
SIALMAR: Es muy raro que dos personas tengan el mismo sueño, ¿no?
FEDE: Sí, bastante raro.
SIALMAR: ¿Tú también has soñado algo así?
FEDE: No. Por ahora, al menos.
SIALMAR: No sé si debería preocuparme o no. pero la verdad es que cuando leí el post de El Flecha me quedé helada. Espero que a mí no me pase lo mismo. Ojalá ese idiota de Radioman nunca hubiese aparecido por el foro con su historia.
FEDE: ¿Y te ocurre lo mismo que dice El Flecha? ¿Que ves cosas mientras estás despierta? ¿Caras, insectos y cosas así?
SIALMAR: No, por suerte eso no. Estuve todo el día pensando en la pesadilla. No podía quitármela de la cabeza. ¡Fue tan real! Apenas podía concentrarme hoy en el trabajo. Pero más allá de eso, no he visto nada.
FEDE: Menos mal.
SIALMAR: ¿Crees que estemos empezando a ser víctimas de una especie de histeria colectiva o algo así?
FEDE: No. Bueno, al menos espero que no.
SIALMAR: Creo que voy a dejar de entrar al foro por un tiempo. No sé si servirá de algo, pero...
FEDE: De todas maneras, sigue caído.
SIALMAR: Tal vez sea mejor así.
FEDE: ¿Le dirás a alguien más lo de tu pesadilla?
SIALMAR: No. No creo. Tu tampoco le digas a nadie, por favor. No quiero generar alarma. Al menos por ahora.
FEDE: Tranquila. Soy una tumba.
SIALMAR: Gracias. Bueno, voy a tratar de dormir. A ver si puedo. Y para peor mañana tengo que madrugar. Que pases buena noche.
FEDE: Gracias. Tú también. Cuídate. Y... que sueñes bonito.
SIALMAR: Eso espero.


15



Del foro Los Aventureros


[NOTA: El siguiente mensaje aparecía al ingresar en el foro el 2/11. No se podía acceder a ninguno de los hilos ni vínculos.(J. P.)]


Dralkzüm
Ajakh narth falith goita
Kriethe junoth partwak
Kriethe junoth merriak
Kriethe junoth qualtarh
Agharratha Hal

Kojnalt marrlt bident
Casnadith arramek vajol
Segarra, segarra, lodreth
Minskator kilurra rol

Dralkzüm
Borrart junka
Astranth kerre cai
Zego illan taparrth
Goneath fartarranth lerto


16



Del blog El rincón más oscuro



MENSAJE PRIVADO AL AUTOR
DE: Fedexior (miércoles, 2/11)

Hola. No sé si esto servirá de algo, ya que hace años que no publicas nada en tu blog. Espero que leas este mensaje, porque la verdad no sé a quién recurrir. Hace unos días leí tu última entrada del blog. La entrada sobre Dralkzüm. Verás, esto es un poco largo y complejo de explicar. Trataré de ser lo más breve posible.
Yo participo en un foro dedicado a la aventura gráfica llamado Los Aventureros. Desde hace unos días, un usuario nuevo se registró y publicó una historia de terror en el hilo de offtopic: una historia sobre Dralkzüm. En ella incluía el ritual de invocación. Otro de los usuarios del foro, muy intrigado, llevó a cabo el ritual. Y desde entonces, han estado ocurriendo cosas muy extrañas. A él, al foro y a los demás. Nos dijo que sufre de horrendas pesadillas. Y al parecer no es el único. A otros usuarios también les ha pasado. Ahora el foro se encuentra caído y aparece un mensaje que es el canto de alabanza de Dralkzüm. Suponemos que el usuario que posteó la historia logró hackearlo de alguna manera. Y antes de que te lo preguntes, no. No soy yo el que realizó el ritual. Solo soy otro usuario, un poco asustado, la verdad, porque nos está afectando a todos. La pregunta es: ¿tienes alguna idea de lo que podemos hacer? ¿Existe alguna manera de contrarrestar esto? Te lo pregunto porque a juzgar por las entradas de tu blog, pareces saber bastante sobre Dralkzüm. Agradecería mucho tu ayuda.

Te dejo mi dirección de correo para que me respondas (si lo haces): ****_*****@hotmail.com.

Espero que leas este mensaje. Gracias desde ya. Saludos.


17



De la red social Jointbook



2/11
DARYL envía a: SIALMAR

Ya lo has visto, ¿verdad? Supongo que era lo que venía. Debería habérmelo imaginado. No sé qué hacer, no sé qué pensar de todo esto. Si Radioman (si es que se trata de él realmente) es un hacker y está haciendo todo esto como una especie de broma enfermiza desde el ordenador que tiene en el sótano de la casa de su madre, tengo que reconocer que le salió de maravilla. La pregunta sería: ¿por qué yo? ¿Por qué nosotros? ¿Por qué el foro? ¿Le hice/hicimos algún mal a alguien? Habiendo tantos bancos inescrupulosos, gobiernos corruptos y empresas multinacionales que contaminan el planeta, ¿por qué tenía que hacerle esto a un minúsculo e inofensivo foro de aventuras? En fin, como ves parece que me lo estoy tomando a broma, pero no es así. Digamos que me río para no llorar.


SIALMAR envía a: DARYL

Lo acabo de ver. Había pensando en no volver a entrar al foro desde el post de El Flecha de ayer, pero me picó la curiosidad. Entonces es así, ¿no? El foro ha sido hackeado. Por Radioman. Si no es él, ¿quién más pudo ser? Creo que esto era lo que él quería desde el principio: destruir el foro. Por qué, no lo sé. Hay gente que es feliz destruyendo. No sé si estás asustado, pero yo sí. Un poco. ¿Qué vas a hacer ahora?


DARYL envía a: SIALMAR

Qué voy a hacer, qué voy a hacer... no sé. Irme de vacaciones, supongo. Olvidarme del foro y todo. Enterrar el PC en un pozo y dedicarme a los juegos de mesa y los puzzles (también de mesa, no los de las aventuras gráficas, que ahora no me apetece para nada jugar). ¿Estás asustada? La verdad es que yo también. ¿Y sabes por qué? Por esas palabras, si es que son palabras. Esas palabras que aparecen en la puñetera pantalla sobre fondo blanco cuando intento entrar en el foro. Porque soñé con ellas, ¿sabes? Anoche.
Soñé que estaba en un lugar muy oscuro y frío. No sé si era una cueva, un pozo o qué. Lo único que veía delante de mí era una pared de piedra negra, muy rugosa y llena de grietas. Y las palabras estaban talladas en esa piedra. Brillaban con un resplandor rojizo, como si hubiera brasas incrustadas en los surcos. Fulguraban. Yo levantaba una mano y las tocaba. Estaban calientes y la piedra, en contraste, muy fría. Escuchaba susurros en esa oscuridad. Por todas partes. Como voces. Y también movimiento. Había algo o muchas cosas allí, en la oscuridad. Y entonces, de pronto, las letras se encendían, se ponían a brillar tanto que me quemaban los ojos. Y algo gritaba detrás de mí, con un rugido animal indescriptible. Me desperté temblando, empapado en sudor frío. No pude volver a dormir. Es como si de alguna manera El Flecha me hubiese contagiado sus pesadillas. Por eso creo que lo mejor es tratar de no pensar mucho en todo eso y despejar la mente. No sé qué voy a hacer con el foro. Tampoco es que en este momento sea algo que me interese demasiado.

SIALMAR envía a: DARYL

Madre mía. Antes de leer tu mensaje, estaba un poco asustada. Ahora lo estoy del todo. Porque yo también soñé con eso. No con esas palabras, sino algo peor: fue un sueño muy similar al que describe El Flecha en su post. Anoche le dije a Fede por Msn si no estábamos empezando a ser víctimas de una especie de histeria colectiva. Tal parece que es así.
Personalmente, yo tampoco quiero pensar en eso, pero... no puedo evitarlo. Además, no sé si servirá de algo. Lo que no sé es qué podemos hacer. Solo esperar a que no empeore.


DARYL envía a: SIALMAR

Para saber lo de la histeria colectiva, deberías preguntarles a todos los usuarios del foro. Pero la verdad, no me interesa hacerlo. Espero que a ti tampoco.


SIALMAR envía a: DARYL

Tranquilo, no pensaba hacer tal cosa. Además, a muchos usuarios no tengo manera de contactarlos fuera del foro, porque no tengo su mail, msn, Jointbook o nada parecido.


DARYL envía a: SIALMAR

Me parece bien. Me despido por hoy, andaluza. Que te vaya bien.


SIALMAR envía a DARYL

Vale, Daryl. Nos vemos.


SIALMAR envía a: FEDEXIOR

¿Recuerdas lo que hablábamos anoche? De mi sueño y tal. Bueno, no fui la única. Acabo de hablar con Daryl por aquí y me dijo que también había soñado. Imagino que ya habrás visto lo que pone cuando intentas entrar al foro. Soñó exactamente con esas palabras. Da en qué pensar, ¿no? No le digas que te dije.


FEDEXIOR envía a: SIALMAR

Sí, da en qué pensar. Y da para preocuparse. Por cierto tú no tienes el mail de El Flecha, ¿no? O su dirección de Jointbook. Es obvio que ya no puedo enviarle un mensaje privado en el foro.


SIALMAR envía a: FEDEXIOR

No, yo no lo tengo. Pero quien puede tenerlo creo que es César. ¿Qué vas a hacer? ¿Enviarle un mensaje para preguntarle cómo está?


FEDEXIOR envía a: SIALMAR

Sí, eso pensaba. Quiero saber cómo sigue y además decirle algo que tal vez le ayude. Y de paso nos ayude a todos. Bueno, voy a consultar a César. Cuídate mucho. Nos vemos.


SIALMAR envía a: FEDEXIOR

Vale, tú igual. Tal vez no me deje ver por unos días, ni por aquí, ni en el Msn. Voy a tomarme un respiro del PC. Tal vez ayude. Te sugiero que hagas lo mismo. Todos deberíamos hacerlo. Nos vemos.


FEDEXIOR envía a: SIALMAR

Está bien. Yo también lo haré. En algún momento. Nos vemos.


FEDEXIOR envía a: CÉSAR

Hola, César. ¿De casualidad tienes el mail o Jointbook de El Flecha? Tengo que preguntarle algo. Gracias.


CÉSAR envía a: FEDEXIOR

*******@hotmail.es. Si te responde, avísame.


FEDEXIOR envía a CÉSAR:

Lo haré. Gracias.


18



Correos electrónicos




PARA: Fede
DE: Darko
FECHA: 2/11
ASUNTO: Dralkzüm

Hola. Acabo de leer tu mensaje. A pesar de que ya no escribo en ese blog, aún sigo revisándolo de vez en cuando y cada vez que alguien me envía un mensaje o comentario a una entrada, me llega una notificación al correo electrónico.
Por lo que dices en tu mensaje, ese foro en el que participas ha sido víctima de uno de los Reclutadores de Dralkzüm. “Reclutadores” no es un nombre oficial, es así como yo los llamo. Son usuarios que deambulan por la red, yendo de sitio en sitio (blogs, foros, tableros de mensajes, etc.) haciendo pública la historia de Dralkzüm, en especial la parte del ritual de invocación. Su objetivo es que alguno de los usuarios del sitio realice también el ritual, para invocar a Dralkzüm, y que este o bien lo destruya o bien lo tome como Reclutador. El efecto colateral es que muchas veces (de hecho, casi siempre), el resto de usuarios también sufren las consecuencias, como una suerte de onda expansiva. Y también sufre el sitio en sí. El Reclutador logra hackearlo, por usar un término moderno. Puede borrar páginas, hilos, perfiles de usuarios, modificar el código, cambiar totalmente el aspecto del sitio. Básicamente la función del Reclutador es causar caos y destrucción. Hoy en día lo hace a través de Internet, porque esta se ha convertido en la forma de comunicación por excelencia. Pero Reclutadores han existido siempre. En otras épocas, lo hacían a través del teléfono, llamando a números aleatorios o incluso mediante cartas anónimas que enviaban a gente al azar. Antes incluso de eso, en épocas anteriores (Edad Media, o incluso antes, para que te hagas una idea), eran grupos de forajidos que iban de pueblo en pueblo, por lo general disfrazados de clérigos o curas. Tenían un poder de convocatoria y un carisma enormes. Pregonaban en las calles, a voz en grito, y lograban convencer a un grupo de gente. Por pequeño que fuera, si este grupo hacía el ritual, ya estaba perdido. Claro que siempre hubo gente que se dedicó a luchar contra los Reclutadores. Los cazaban como animales y los mataban, decapitándolos, o quemándolos vivos, como a las brujas. Pero ahora cazar Reclutadores es mucho más difícil. Gracias a Internet y al relativo anonimato que esta proporciona, son prácticamente irrastreables. Los Reclutadores pueden atacar a distancia, desde donde sea, siempre que tengan una computadora y un router. Además, una vez que se logra dar con ellos, el daño ya está hecho, como es el caso de tu foro.
Te preguntarás cómo sé todo esto. Y es que yo también fui víctima de un Reclutador. Fue hace años. Yo participaba en un sitio sobre videojuegos abandonware (juegos viejos) llamado Los juegos de la abuela, donde había una página de descargas además de un foro. El sitio ya no existe, no por acción del Reclutador, sino porque el administrador dejó de pagar la cuenta de hosting por problemas personales y lo cerraron. Una vez, se registró un usuario nuevo. Se hacía llamar Radioman. Decía que era fanático de los juegos abandonware, que le gustaba mucho el sitio y cosas así. Cayó simpático de inmediato y se ganó la confianza de unos cuantos. La verdad es que no posteaba mucho, simplemente hacía comentarios breves en la página de descarga y de vez en cuando en el foro. Hasta que un día publicó una historia en el hilo de offtopic. Una historia larga sobre un chico llamado Santiago, que desaparecía misteriosamente, y algo llamado Dralkzüm. Yo fui uno de los que leyó esa historia con gran atención. Por supuesto, en ese momento, no tenía la menor idea de qué era Dralkzüm. Debe ser por eso que me intrigó bastante. Sobre todo la parte en la que se describía con lujos de detalles el ritual para invocarlo. Lo cierto es que la historia pasó sin pena ni gloria en el foro. No tuvo la repercusión que Radioman había esperado. Solo cosechó unos pocos comentarios. Pero a mí logró intrigarme lo suficiente. Fui el incauto que cayó. Hice el ritual y... bueno, lo que pasó lo describí con lujo de detalles en la última entrada de mi blog. Las pesadillas, las visiones, la persecución... En la entrada no mencioné a los Reclutadores, al menos no directamente. Tenía miedo de que si lo hacía, el Reclutador de alguna manera se enterara e hiciera algo con el blog. Solo quería advertir a la gente que pudiera leerlo, que bajo ninguna circunstancia realizara el ritual. Había intentado advertirlo en el mismo foro, pero mi cuenta se había borrado. Intenté registrarme nuevamente, con distintos nombres, distintas direcciones de correo, pero fue inútil. Ahora estoy seguro de que fue obra del Reclutador, Radioman.
En tu mensaje me preguntabas si existe alguna manera de contrarrestar el efecto, de hacer que Dralkzüm desaparezca.
La hay. Es peligrosa y no siempre funciona, pero es la única manera (al menos la única que se conoce). Pero únicamente puede hacerla el que llevó a cabo el ritual en primer lugar. Si de verdad no fuiste tú, tendrás que lograr que el que lo realizó sí lo haga. Básicamente, se trata de llevar a cabo el ritual de invocación al revés.
Hay que colocar el recipiente con agua y los guijarros dentro, en el círculo dibujado con carbón, los insectos y todo lo demás. Pero sin velas.
Hay que esperar a que Dralkzüm aparezca. La habitación debe estar totalmente oscura y cerrada, sin luces de ningún tipo (si hay ventanas deben estar bien tapadas). En algún momento, Dralkzüm tocará la puerta tres veces, como hace normalmente, y luego esta se abrirá. Cuando Dralkzüm aparezca en el umbral, hay que encender todas las luces de golpe (lo mejor es tener muchas lámparas conectadas a un alargue con interruptor.) sacar los guijarros del agua y arrojarlos lejos, en cualquier dirección. Volcar el recipiente con agua, (dándole una patada, por ejemplo), recoger todos los insectos y aplastarlos, y borrar el círculo con el agua. Luego, hay que pronunciar el canto de Dralkzüm al revés. Quiere decir que tienes que empezar por la última estrofa primero y terminar en la primera. Si todo esto da resultado, Dralkzüm desaparecerá, verás que es tragado por una especie de remolino. Pero ten cuidado. Dralkzüm no se va en silencio y en orden. La habitación temblará. Pronto será como estar dentro de un tornado. Si no tienes cuidado, podrías ser absorbido por el vórtice junto con Dralkzüm y no regresar jamás (te sugiero que te amarres con una cuerda o una cadena a algo muy pesado que no se pueda mover). Se supone que este fue el ritual inverso que llevaron a cabo los sacerdotes antiguos que lograron encerrar a Dralkzüm en la cueva del desierto.
Y fue lo que yo hice. De lo contrario, no estaría aquí. Dralkzüm me habría llevado, o me habría convertido en un Reclutador. Por poco me cuesta la vida (el remolino fue bastante más fuerte de lo que había previsto), pero logré que Dralkzüm desapareciera de mi vida. Desde entonces, no he vuelto a tener pesadillas, ni visiones terroríficas. Es más, hasta que abrí el correo y leí tu mensaje, casi que me había olvidado de todo el asunto.
Bueno, amigo, ya no queda mucho más que decir. Espero haberte ayudado. Y que todo esto te sirva de algo.
Te deseo la mejor de las suertes.
Darko.

RESPUESTA
PARA: Darko
DE: Fede
FECHA: 2/11

¡Muchas gracias por responder, Darko! Tendrías que haber visto mi cara mientras leía tu historia. ¿Dices que el Reclutador que publicó la historia en tu foro se hacía llamar Radioman? Bueno, es exactamente el mismo nombre que usó en el mío. Tal vez no te sorprenda tanto. Tampoco te sorprenderá el hecho de que la historia que publicó es la misma, con ese chico Santiago por protagonista. ¡Hasta publicó una noticia sobre la desaparición para darle verosimilitud! ¿Sabes qué creo ahora? Que Santiago y Radioman son la misma persona. Que Radioman contó su propia historia de cómo fue llevado por Dralkzüm y convertido en Reclutador.
Pero todo eso no importa ahora. Lo importante es terminar con esto de una vez. Voy a ponerme en contacto con el usuario que hizo el ritual y decirle lo que tú me dijiste. Espero que aún no sea tarde.
Muchas gracias por todo.
Saludos.


PARA: El Flecha
DE: Fede
ASUNTO: ¡Vencer a Dralkzüm! (Ritual inverso)
FECHA: 2/11

¡Flecha! Soy Fedexior, del foro. César me dio tu correo. Espero que leas este mensaje. Quería decirte que hay una esperanza. Hay una manera de hacer que Dralkzüm, las pesadillas y todo lo demás desaparezcan para siempre. Te envío un archivo TXT adjunto con las instrucciones detalladas. Antes de que te lo preguntes, no, no es ninguna broma pesada ni un chiste de mal gusto. No es un invento mío. Estas cosas las sé de muy buena fuente. De alguien que pasó exactamente por lo mismo que tú. Alguien que también fue embaucado por Radioman. Y sobrevivió. Es un poco largo de explicar ahora. Tal vez te lo explique todo después. Pero ES MUY IMPORTANTE QUE HAGAS LO QUE DICE EL ARCHIVO.
¿Sabes? Tenías razón en cuanto a Radioman. Es peligroso. Hizo todo a propósito, con el objetivo de causar daño, de que alguien hiciera el ritual. Radioman es lo que se conoce como Reclutador. Su trabajo es ir de foro en foro, de sitio en sitio, publicando la historia de Dralkzüm con el objetivo de que alguien (un usuario o varios) realicen el ritual. Esto también te lo explicaré con más detalle más adelante, te lo prometo.
Una vez más, espero que leas este mensaje y hagas el ritual inverso. Y por favor, mantenme informado. Dime si este mensaje te llegó.
Ten mucho cuidado. Y mucha suerte.
Fede.


PARA: El Flecha
DE: Fede
ASUNTO: Dralkzüm
FECHA: 5/11

Flecha, dime por favor que leíste mi mensaje. ¡Respóndeme! Estoy preocupado. Yo también estoy empezando a tener pesadillas. Si estás ahí di algo, por favor.


19



De una conversación vía MSN




5/11

CÉSAR: Fede, ¿estás ahí?
FEDE: Aquí estoy.
CÉSAR: ¿Le enviaste el mail a El Flecha?
FEDE: Sí, hace tres días, pero no me respondió. Estoy empezando a preocuparme.
CÉSAR: Yo también.
FEDE: ¿Tienes noticias de alguien más? ¿De Daryl, del foro?
CÉSAR: No. El foro sigue cerrado, con ese estúpido mensaje.
FEDE: ¿Y Sialmar?
CÉSAR: Tampoco sé nada. Hace días que no hablo con ella.
FEDE: Bueno, yo ya no sé qué hacer. Últimamente he tenido problemas para dormir.
CÉSAR: Ya somos dos. Y... también tengo un poco de miedo.
FEDE: Yo también. Aunque bastante más que un poco.
CÉSAR: ¿Has tenido pesadillas?
FEDE: Sí. ¿Y tú?
CÉSAR: También.
FEDE: Mal de muchos, consuelo de tontos... No tiene ni pizca de gracia.
CÉSAR: ¿Cómo es posible todo esto? No lo entiendo.
FEDE: Yo tampoco.
CÉSAR: Como sea. Más vale que ese idiota de Flecha haga lo que le dijiste. Si no, no sé qué va a ser de nosotros.
FEDE: Seguramente nada bueno.



20



Correos electrónicos



PARA: Fede
DE: El Flecha
FECHA: 24/11
ASUNTO: Dralkzüm se fue

Hola, Fede. Perdón por la demora en responder. Recién ahora puedo usar más o menos las manos para escribir, aunque todavía me duelen un poco los dedos cuando pulso las teclas. Además, tardé bastante en recuperar la energía que las pesadillas me habían consumido.
Leí tu mail un día después de que me lo enviaste. Leí el TXT adjunto. Al principio me resultó todo muy confuso y poco creíble. No sabía si iba a resultar. Y además, me daba miedo intentarlo. O mejor dicho, ya no me interesaba. Que, lo hiciera o no lo hiciera, de todas maneras Dralkzüm vendría a por mí. Pero luego me dije que no tenía nada que perder. Así que decidí intentarlo. Claro que no sabía cuándo Dralkzüm iba a aparecer definitivamente para llevarme. Por lo tanto preparé todo y cada noche me sentaba en la cama a esperar. Había colocado todas las lámparas de mi casa en la habitación, conectadas con un alargue, como me dijiste. Tenía el recipiente con agua a mis pies, con los guijarros, el círculo, los insectos. Todo estaba listo. Pero Dralkzüm tardó tres días en aparecer. La espera por poco acaba conmigo. Se volvió algo peor que las pesadillas y las visiones (que por otro lado seguían) Pensaba que me quedaría dormido mientras esperaba a que Dralkzüm apareciera y entonces no podría reaccionar a tiempo. Por no mencionar, que era muy difícil quedarse en la oscuridad absoluta de la habitación. Seguía escuchando a los insectos reptando en el suelo, subiendo por mis piernas. Pero me decía que debía resistir, que nada de eso era real.
Finalmente, la noche del tercer día, llegó. No sé qué hora era, pero seguro que era después de medianoche. Escuché pasos en el corredor, detrás de la puerta cerrada. Eran pasos muy fuertes, profundos, que hacían temblar las paredes. Sentí que el corazón se me encogía. Hasta ese momento, había sentido que estaba preparado para la llegada de Dralkzüm. Ya me había resignado y pensaba que al verlo llegar no iba a tener miedo, que ya había sentido mucho miedo con todo lo que había ocurrido antes. Qué equivocado que estaba. Sentí que el terror me congelaba. Estaba paralizado. Sentía los brazos duros, como de madera. Las manos crispadas. Los ojos tan abiertos que pensé que me iban a saltar de las órbitas. Cada paso era como un cañonazo en mis oídos. Al final se detuvieron. Supe que él estaba del otro lado de la puerta. Escuché una especie de respiración jadeante, llena de furia, como el de un animal enorme y agresivo. Yo no sabía qué esperar exactamente, pero pensaba que la puerta se abriría de golpe, que se haría pedazos con una explosión.
Pero no sucedió. Escuché que el pomo giraba despacio, con un chirrido metálico. Todos mis músculos se tensaron como cuerdas. La puerta se abrió lentamente. El corredor también estaba oscuro, así que no pude ver bien la figura que había en el umbral. Apenas lograba divisar un contorno de hombros anchos, que era tan alto como la puerta, o más. Veía un brillo negruzco. Un hedor a carne podrida y a cenizas me envolvió. Tuve que apretar los dientes para no gritar.
Dralkzüm entró en el cuarto. Escuchaba la madera del suelo astillándose cada vez que clavaba uno de sus pies puntiagudos. Logré ver un destello de sus ojos negros. Iba directo hacia mí. El grito que contenía en la garganta se rebeló y salió contra mi voluntad. Fue un grito ronco y angustioso, que me resultó totalmente irreal. No parecía yo el que estuviera gritando, parecía el grito de un condenado del infierno. Pero fue el catalizador que me hizo reaccionar. Apreté el interruptor del alargue que tenía en la mano, donde estaban conectadas todas las lámparas (más de media docena colocadas contra las paredes, rodeándome.
El cuarto se iluminó de golpe con un chasquido. La luz me encegueció por un segundo. Escuché un rugido gutural de furia. Cuando mis ojos se acostumbraron a la luz, pude verlo. Era bastante más alto de lo que yo había creído. Los cuernos de su cabeza rozaban el cielo raso. Estaba encorvado. De lo contrario, la cabeza hubiera atravesado el techo. En mis sueños era mucho más grande (medía quizá veinte metros). Tal vez pueda cambiar de tamaño según las circunstancias.
Me miró con sus ojos de petróleo. De las mandíbulas serradas le caían largos hilos de baba de un color verdoso. Dralkzüm estaba allí. No era un sueño, no era una ilusión, ni una imagen. Estaba ahí en carne y hueso, era algo orgánico, tangible. Tenía las alas plegadas detrás, como una larga capa negra rasgada. Vi que en ellas pululaban insectos y arácnidos de todos los tamaños. Muchos de ellos caían al suelo y volvían a trepar por sus piernas.
Levantó su garra negra de tres dedos y la proyectó sobre mí. Entonces, le di una patada al recipiente de agua que tenía a los pies de la cama. El agua se volcó y formó un charco que se esparció con rapidez. Llegó al alargue que había dejado caer al piso. Saltó un chispazo azulado y una de las lámparas (una de las de mesa, pequeña) se apagó. El foco había estallado. Me apresuré y caí de rodillas al suelo para fregar el círculo dibujado y borrarlo. Lo hacía con una mano, mientras que con la otra aplastaba los insectos y los arrojaba lejos. Hice lo mismo con los tres guijarros, los arrojé con fuerza en tres direcciones diferentes y se perdieron en los rincones del cuarto. Entonces busqué el papel donde había escrito el canto de alabanza al revés. Lo había dejado sobre la cama, pero ahora no lo encontraba, manoteando sobre el colchón con desesperación. Entonces me di cuenta de que estaba recitando las palabras en voz alta y clara. Me había aprendido el canto de memoria sin darme cuenta. Lo había leído unas doscientas veces. Lo decía a toda velocidad, terminaba y volvía a decirlo. Increíblemente, las palabras salían limpias y claras de mi boca, no se trancaban o confundían, mi lengua no se enredaba.
Había fregado el suelo con tanta fuerza que me había raspado la palma de la mano, a pesar del agua. Hubo otro chispazo en el alargue, pero ninguna otra luz se apagó. Pensé que me iba a electrocutar, pero en ese momento, no me importó.
Sin dejar de recitar el canto al revés, levanté la cabeza y miré a Dralkzüm. Había retrocedido algunos pasos. No me había tocado. Me miraba con sus grandes ojos. Es increíble, pero creo que en ese momento vi algo como miedo o incertidumbre en ellos. También sorpresa y desconcierto. Tal vez solo fueron ideas mías, pero sirvieron para darme valor. El miedo paralizante que había sentido hasta hacía un minuto había desaparecido casi por completo. Parecía haberme abandonado y haberse transmitido a Dralkzüm. Yo seguía repitiendo el canto sin parar, era como un parlante pasando una grabación.
Entonces vi que algo aparecía en el piso, justo a los pies de Dralkzüm. El charco de agua había empezado a arremolinarse. Se formó una espiral cada vez mayor. Empecé a escuchar un zumbido sordo, muy bajo al principio, como de un viento soplando. Luego cobró más fuerza. Las lámparas de pie empezaron a temblar. El viento surgido de la nada, empezó a alborotar mi cabello (que estaba largo y grasiento). Dralkzüm rugió otra vez, desconcertado. Yo dejé de hablar. Sentía áspera la garganta, y me había quedado sin aire. Supe que el proceso ya se había desencadenado, que era irreversible, pero aún así, tomé una bocanada de aire y empecé a recitar otra vez. Dralkzüm estaba como paralizado, como si no supiera qué hacer. Echó la cabeza hacia atrás, abrió mucho las mandíbulas y gritó con una fuerza impresionante, ahogando mi propia voz. Los cuernos torneados rasparon el techo, abriendo profundos surcos y una llovizna de revoque blanco cayó sobre él.
Cuando volvió a echar la cabeza hacia atrás y a gritar, noté algo. Los cuernos ya no volvieron a tocar el techo. Se había encogido, había reducido su tamaño.
El remolino del suelo se hizo mucho más grande y ya no solo era el agua la que giraba. El piso también, como si la madera se hubiera vuelto líquida. Y Dralkzüm había empezado a hundirse. Además de encogerse, se estaba hundiendo. Yo seguí recitando, con los puños apretados, clavándole la mirada, hasta que mi garganta se quebró en una palabra y ya no pude continuar. Fue como si mis cuerdas vocales se hubiesen reventado.
El viento rugió. Una de las lámparas se cayó. La pantalla protegió la bombilla del impacto, así que no se apagó.
Dralkzüm seguía hundiéndose en el suelo, como en arenas movedizas. No dejaba de gritar, pero también escuchaba otros gritos en el aire, como lamentos de fantasmas. Y de hecho los vi. Si es que de fantasmas se trataba. Una sombras grises empezaron a danzar por las paredes. Eran vagos bosquejos de caras. Se veían unos agujeros lánguidos que eran ojos y boca, o eso me pareció. Giraban alrededor mío como las sombras chinas de esos juguetes de lámpara.
Yo estaba distraído mirando esas sombras, y no me di cuenta que Dralkzüm había lanzado su brazo hacia mí, el de los tres dedos largos. Cuando me di cuenta, los dedos se cerraron en torno a mis tobillos y tiraron con fuerza. Caí de espaldas y Dralkzüm me arrastró hacia él. Ya se había hundido hasta la mitad del cuerpo. Los insectos, enloquecidos, saltaban de sus alas, como queriendo escapar. Algunos pocos lo lograron, la mayoría caía en el remolino y desparecía. Tal vez fue idea mía, pero me pareció que los insectos también gritaban.
Dralkzüm me arrastró más o menos un metro y medio, pero entonces la cuerda que ataba uno de mis tobillos se tensó y me detuve. Había tomado precauciones antes de hacer el ritual, como me sugeriste en el mail. Me había atado un tobillo con una cuerda al pesado armario que tengo en el rincón. Ahora pienso que debería haberme atado por completo, en lugar de solo el tobillo, porque por poco la cuerda me arranca el pie. Empezó a rasparme la piel en cuanto Dralkzüm tiró de mí.
Por suerte, él ya estaba bastante débil y había perdido gran parte de su fuerza, pero aún le quedaba la suficiente como para hacer que el armario se moviera un poco. La cuerda estaba tan tensa que pensé que se iba a reventar. Sentí un dolor lacerante en los pies; la piel áspera y dura de Dralkzüm era peor que la cuerda. Desesperado, me giré como pude y clavé los dedos en el suelo, para evitar que me arrastrara. Claro que no es mucho lo que puedes clavarlos en un piso de madera. Una uña se partió con un chasquido y sentí una explosión de dolor en la mano derecha. Mis dedos empezaron a crujir. Pensé que se partirían de un momento a otro, como ramas secas. Entonces me solté y lo que hice fue sujetar la cuerda. Estaba acostado encima de ella. Era de plástico, pero era bastante áspera y empezó a quemarme las palmas de las manos.
Sobre mi cabeza, las sombras fantasmales se arremolinaron y empezaron a caer en el torbellino. La lámpara que se había volcado se deslizó a toda velocidad, pasó junto a mí y chocó contra Dralkzüm. En ese momento, fui consciente de que en la pared frente a mí había aparecido una grieta. Era como un rayo negro que cruzaba la pared en diagonal. “El cuarto va a derrumbarse sobre mí -pensé-. Si Dralkzüm no logra arrastrarme al vórtice, moriré aplastado por los escombros”.
La lámpara del techo se desprendió y cayó ruidosamente. Lo hizo a espaldas de Dralkzüm y fue arrastrada igual que la lámpara de pie.
Mientras tanto, yo sentía que los brazos se me iban a desprender de los hombros. Tiraba con todas mis fuerzas, para que Dralkzüm no me arrastrara. El armario se había movido otro poco. Pero entonces sentí que los dedos que me sujetaban las piernas empezaban a aflojar. Me volví, sin soltar la cuerda y miré a Dralkzüm que ya estaba casi por completo hundido en ese agujero arremolinado que se había formado en el suelo. Tenía el brazo totalmente estirado y pugnaba por mantenerlo fuera. Cuando la presión disminuyó lo suficiente, logré liberar una pierna y empecé a darle patadas y golpes con el talón. Los dedos se abrieron y cayeron flácidos, como serpientes muertes. Les di una última patada y entonces el brazo desapareció. La cabeza de Dralkzüm fue lo último en irse. Sus ojos y luego sus cuernos fueron lo último que vi. Los rugidos antinaturales se hicieron cada vez más apagados y débiles, a medida que Dralkzüm caía.
Yo me levanté con torpeza y me asomé al ojo del remolino. Era un movimiento peligroso, pero no pude evitarlo. El centro del remolino líquido era un agujero que comunicaba con el otro lado. Y digo el otro lado porque pude ver la Montaña Negra, muy abajo, en medio de ese maremoto eterno. Dralkzüm era una figura cada vez más pequeña que caía hacia esa montaña. Luego desapareció. Una ráfaga repentina de viento húmedo y hediondo me golpeó en la cara y entonces me aparté. El remolino empezó a cerrarse. Yo fui hacia atrás, dando trompicones hasta caer sentado en la cama.
Finalmente, el remolino se cerró sobre sí mismo y desapareció. El ruido sordo y huracanado se esfumó al instante y el silencio que cayó sobre mí fue tan pesado que me mareó.
Los oídos me zumbaban. Sentía vértigo y me dolía todo el cuerpo, como si recién hubiera terminado de rodar cuesta abajo por una larga pendiente escarpada y llena de piedras. Traté de levantarme, pero no pude, las piernas no me respondían. Me miré las manos. Por fin pude darme cuenta del estado en que se encontraban. Tenía las palmas despellejadas y sangrando. La uña del dedo anular de la mano derecha había desaparecido y también sangraba profusamente. El dedo medio y el índice de la mano izquierda estaban hinchados y de un color violáceo. No sabía si me los había quebrado o no (ahora sé que no, aunque estuvieron a punto). Mis pies no estaban en mucho mejor estado. La cuerda me había dejado un círculo rojo alrededor del tobillo que también sangraba. Tenía las plantas lastimadas por haber golpeado a Dralkzüm y las pantorrillas con unas largas marcas rojas como quemaduras; las huellas de sus largos dedos.
La habitación también era una ruina. La rajadura de la pared había subido hasta el techo y llegado a donde estaba la lámpara. Ahora allí, solo había un agujero. La lámpara había desaparecido al ser tragada por el remolino. Ahora debía estar hundiéndose en las aguas negras del otro lado. El piso estaba empapado y lleno de insectos muertos. Algunas arañas, acostadas patas arriba todavía se movían débilmente. En el lugar del suelo donde se había formado el remolino (más o menos en el centro de la habitación), las tablas estaban combadas, levantadas y torcidas. No estaban astilladas, ni quebradas, sino distorsionadas. Ya no eran listones rectos. Era la huella que había dejado el torbellino (aún está ahí, ahora cubierta por la alfombra).
Sentado en la cama, hecho un desastre y en medio de todo ese desastre, sonreí. Me sentía increíblemente agotado, pero sonreí. El silencio era como música para mis oídos. Se había terminado, la pesadilla había terminado al fin. Y entonces, por increíble que parezca, me acosté y... me dormí. Quedé profundamente dormido, en el acto. Dormí profundamente, de un tirón, diez horas seguidas, sin soñar absolutamente nada.
Al día siguiente, cuando me desperté, a eso de la una de la tarde, el cuerpo todavía me dolía, aunque no tanto como antes. Había manchado las sábanas con un poco de sangre de mis manos. Supe que tenía que ir al hospital a que me curaran y eso hice.
Inventé una excusa para la enfermera que me atendió. Le dije que unos vagos me habían asaltado y golpeado en la calle. Ella no me interrogó demasiado, mientras me vendaba los dedos, pero era obvio que no se terminaba de creer mi cuento. La verdad es que no me importó en lo más mínimo.
Cuando volví a casa, limpié y ordené un poco la habitación (todo lo que me permitieron mis vendajes), volví a acostarme y seguí durmiendo. Así estuve unos seis días: durmiendo, levantándome para comer e ir al baño y luego, de vuelta a dormir. Era como si me hubiera convertido en el gato Garfield.
Para el final de esa semana, parecía que me había olvidado de todo. Ya casi olvidé los sueños que tuve y la noche en que logré vencer a Dralkzüm. Me costó mucho describirlo, sobre todo su aspecto. Creo que es lo mejor, ¿no? Que mi mente, de a poco, lo vaya borrando.

Así que aquí estoy. Sano y salvo (o relativamente sano). La pesadilla terminó. Y creo que no lo hubiera hecho sin ti. Si no me hubieras enviado ese correo, ahora no estaría aquí. No quiero ni imaginarme lo que hubiera pasado conmigo.
Si puedes, diles a los demás que ya estoy bien. Y que espero que el foro vuelva a la normalidad pronto. No puedo dejar de sentir que todo esto fue mi culpa. Si no hubiera hecho caso a esa maldita historia... en fin, quería pediros perdón. Díselo a Daryl y a los demás. Aunque espero poder hacerlo yo personalmente cuando el foro vuelva a funcionar.

Gracias por todo, amigo.
Un abrazo.
El Flecha.


21



De la red social Jointbook


25/11
FEDE envía a: DARYL, SIALMAR, CÉSAR, HAIZETXU

¡Amigos, excelentes noticias! ¡Ha terminado, todo ha terminado! El Flecha ha vencido a Dralkzüm. Se fue para siempre, ya no volverá. Somos libres. Ahora solo falta recuperar el foro (cosa que parece tarea fácil). Corran la voz.


SIALMAR envía a: TODOS

¡Increíble! ¿Cómo lo ha hecho? Debe ser por eso que ya no tengo pesadillas. Envíale saludos de parte mía. Daryl, ¿qué pasa con el foro?


CÉSAR envía a: TODOS

De modo que finalmente lo hizo. ¡Qué buena noticia! Ya me estaba preocupando. ¿Cómo está El Flecha? Dile que se mantenga en contacto.


HAIZETXU envía a: TODOS

Ostias, ese Flecha. No sé qué habrá hecho, pero me alegro.


DARYL envía a: TODOS

Bueno, no sé qué decir. Si lo que hizo logró que se sintiera mejor, me alegro mucho. La verdad es que a mí también me tenía preocupado. En cuanto al foro: hace semanas que no entro (por lo que veo, vosotros tampoco), pero creo que ya es hora de intentarlo. No sé si lo que hizo El Flecha tenga algo que ver, pero yo también me siento mucho mejor.


FEDE envía a: TODOS

Ya les contaré todo por aquí, o bien por mail. Es más, creo que mejor les reenviaré el correo que El Flecha me envió a mí, donde cuenta cómo lo logró. Es increíble, pero funcionó. Daryl, no sabes las ganas que tengo de volver al foro.


SIALMAR envía a: TODOS

Somos unos cuantos, Fede. Somos unos cuantos.


22



Correos electrónicos




RESPUESTA
PARA: El Flecha
DE: Fede
FECHA: 25/11

¡Flecha! Leí tu correo de un tirón y de inmediato entré a Jointbook a avisarles a todos (a propósito: no te tengo en Jointbook). Les dije que lo habías logrado. No sabes cómo se alegraron. Yo también, por supuesto.
Es increíble todo lo que pasó. Tengo que confesarte que en el fondo, no tenía mucha fe en que fuera a funcionar lo del ritual inverso. ¡Qué bueno que me equivoqué! Y no tienes nada que agradecer. Por lo menos a mí. Fue todo gracias a Darko, el autor del blog El rincón más oscuro, que vivió lo mismo que tú hace un tiempo y me habló del ritual inverso.
Ahora solo resta que Daryl vuelva a recuperar el foro (no sé cómo ni cuando lo hará). La verdad es que está bastante entusiasmado. Como todos.
Todos te mandan saludos y se alegran de que estés bien (yo también, por supuesto). Mantente en contacto.

Un abrazo.


PARA: Darko
DE: Fede
FECHA: 25/11
ASUNTO: Funcionó

¡Hola, amigo! Quería decirte que funionó. El ritual inverso funcionó. El usuario del foro lo hizo y logró que Dralkzüm se fuera. Por poco le cuesta la vida, pero lo logró. Quería agradecerte, en nombre mío y de el de él (y en nombre de todos los usuarios del foro) por la ayuda que nos brindaste. Muchas gracias. Espero que sigamos en contacto y que cuando el foro reabra (esperemos que sea pronto), te unas a él. Somos un buen grupo y seguro pasarás buenos ratos.

Un abrazo y gracias otra vez.
Fede.


RESPUESTA
PARA: Fede
DE: Darko
FECHA: 25/11

Saludos, Fede. Me alegra mucho que haya funcionado, que tu amigo esté bien. Espero que haya aprendido la lección y ya no haga rituales de invocación solo “por probar”. Y gracias por la invitación al foro, pero la verdad es que ya estoy un poco alejado del mundo de los foros (tengo otras ocupaciones mucho más importantes en mi vida ahora: trabajo, familia, cuentas que pagar, etc.) y estoy bien así. De todas maneras, no me importa seguir manteniendo el contacto contigo a través del mail.

Cuídate y que estés muy bien.
Un saludo.


RESPUESTA
PARA: Fede
DE: El Flecha
FECHA: 25/11

Qué bueno, Fede. Me alegra que todos se alegren, ja, ja. Y es cierto, no somos amigos en Jointbook, lo cual es una tragedia. Ya mismo te envío solicitud de amistad. De paso, envíame una de Daryl, Sialmar y todos los demás (el único que tengo es a César, pero creo que él no lo usa mucho). Va a haber que meterle presión a Daryl para que se ponga con el foro y lo arregle de una vez. ¿Sabes? Tengo que el presentimiento de que cuando lo haga, cierto usuario ya no estará. No me preguntes cómo lo sé.

Un saludo.
El Flecha.


23



Del foro Los Aventureros

SUBFORO: Scumm Bar
HILO: Foro reabierto
FECHA: 17/5
AUTOR: Daryl
MENSAJE:

Buenos días, queridos usuarios. Como ven, el foro ha reabierto sus puertas, totalmente renovado (como seguramente también habrán notado). Este últmo tiempo he estado mirando plantillas, consultando precios de hosting y demás. He mantenido el servicio, pero he cambiado la plantilla y el diseño, por uno más vistoso. Por lo demás, el foro sigue como siempre. Se puede acceder a todos los subforos e hilos, sin ningún problema. El foro de descargas sigue funcionando tal cual y los enlaces están intactos. Los hilos más activos antes de que el foro cerrara, siguen tal cual (el de cuentos de Halloween y el hilo provisorio, que dado que es donde terminó el concurso, se va a quedar, mientras que el otro lo voy a borrar), excepto por un pequeño detalle: el usuario Radioman ha desaparecido. Todos sus mensajes también. Yo no lo baneé, pero es como si lo hubiera hecho, porque no queda ni rastro de él. En fin, no voy a preocuparme mucho por eso. Creo que es mejor así. Además, con todas las cosas raras que pasaron últimamente, esto ya no me sorprende. Lo importante es que el foro funciona (y lo mejor de todo, que esas palabras que salían al intentar entrar y me ponían los pelos de punta, ya no aparecen).

Espero que todo siga con normalidad, que podamos seguir posteando, discutiendo, riendo, descargando juegos y demás.

Un saludo para todos y bienvenidos de nuevo.


FECHA: 17/5
AUTOR: Lobo_Gris
MENSAJE:

¡Wow, Daryl! La nueva plantilla ha quedado chulísima, me encanta la combinación de azul y negro (y el banner ha quedado genial). Hasta me da la sensación de que el foro carga más rápido que antes. Bueno, me alegra que todo haya vuelto a la normalidad. Espero que si este año hacemos otro concurso de historias de Halloween, no haya ningún altercado. Saludos.


FECHA: 17/5
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

¡Saludos a todos! Cómo os extrañé. Estoy de acuerdo con Lobo, la nueva plantilla es muy molona. Y el foro también, por supuesto. Me alegra que sigamos así. (Y de paso, también me alegra que Radioman se haya ido, lo haya baneado Daryl o no).

FECHA: 17/5
AUTOR: César
MENSAJE:

Hola de nuevo, amigos. Contento de estar de vuelta. También coincido, el nuevo aspecto del foro me gusta mucho (para ser honesto, ya me tenía aburrido el fondo gris con marcos rojos). Lo que voy a hacer ahora es descargarme algunas aventuras que tengo pendientes desde hace tiempo y me moría de ganas de jugar (Syberia y Toonstruck para empezar). Si alguien quiere sumarse para jugar en común, es bienvenido.

Saludos.


FECHA: 17/5
AUTOR: Karr
MENSAJE:

Hola a todos. Qué bueno que hemos vuelto. Como dijo cierto presidente argentino una vez: La casa está en orden (o eso parece). Y más limpia que antes. Yo también voy a jugar a alguna aventura, aunque todavía no sé bien a cuál (creo que The Whispered World, que hace rato que se me está insinuando. Tal vez deberíamos dejar un poco los concursos de cuentos y dedicarnos más a las aventuras gráficas, ¿no? Al fin y al cabo, de eso se trata este foro.


FECHA: 17/5
AUTOR: Hechicera09
MENSAJE:

¡Qué bueno es estar de vuelta! Ya os extrañaba. Y también me gustan mucho los colores nuevos, aunque al principio la nueva configuración me desconcertó un poco (tardé unos minutos en darme cuenta cómo entrar a los datos de mi perfil), pero es todo cuestión de acostumbrarse. Yo también quiero jugar aventuras... y escribir cuentos, aunque Karr no esté de acuerdo, ja, ja. A ver si gano otra vez. Saludos a todos.


FECHA: 17/5
AUTOR: Haizetxu
MENSAJE:

¡El foro ha vuelto! ¡Qué alegría! Os extrañaba, chicos. Muy bonito todo, espero que siga así. Y también quiero leer vuestros cuentos (Hechicera, Fede, estáis advertidos, ja, ja, ja, ja). ¡Agur!


FECHA: 17/5
AUTOR: FEDEXIOR
MENSAJE:

¡Saludos a todos, amiguitos! Qué bueno que la banda esté de vuelta. Y qué bonitas quedaron las cortinas nuevas y el empapelado a juego.
Creo que este año no tendré tanto tiempo para pasarme por aquí (el trabajo y el estudio me lo impiden), pero trataré de venir siempre que pueda y participar en todos los temas, dando mi opinión sin que me la pregunten, como siempre. Haize, si este año hay cuentos, van a ser muchos menos que antes. La pasa de uva que es mi cerebro apenas puede con los nombres de las partes de una monocotiledónea (estoy estudiando botánica) así que no le puedo pedir que se exprima mucho inventando historias. Pero alguna saldrá. Alguna siempre sale.

¡Nos veremos!


FECHA: 17/5
AUTOR: El Flecha
MENSAJE:

Hola, compañeros. Cómo me alegra que el foro esté de vuelta. Y que todos estemos bien. Te felicito por la nueva decoración, Daryl. Y creo que a partir de ahora, me voy a dedicar a las aventuras gráficas, a jugarlas, comentarlas, analizarlas, etc. Ah, también voy a seguir opinando sobre cine, libros, música, etc. Pero nada de historias de Halloween para mí. Por lo menos durante un tiempo.
César, yo también quiero jugar al Syberia. Voy a descargarlo ahora mismo. Cuando quieras empezar, me avisas.

Un saludo a todos.
El Flecha.


FECHA: 17/5
AUTOR: Lardus
MENSAJE:

Qué bueno, Los Aventureros han regresado. Y al parecer, el equipo está completo. Yo, en lugar de aventuras, voy a seguir dedicándome a poner gifs de esos que os gustan tanto. Sobre todo a Sialmar. ¿Verdad, Sial?


FECHA: 17/5
AUTOR: Sialmar
MENSAJE:

Sí, no tienes idea, Lardus. Tus gifs me gustan tanto como tus chistes guarros [Mode Ironic: ON].


SUBFORO: Presentaciones
HILO: Nuevo por aquí
FECHA: 18/5
AUTOR: Namo_Idar107
MENSAJE:

Hola a todos.
Me llamo Namo_Idar107 (tengo nombre de medicamento, lo sé, ja, ja) y estoy muy contento de suscribirme a este foro de aventuras. He intentado suscribirme hace un tiempo, pero el sitio estaba cerrado. Qué bueno que por fin abrió. Por lo que veo sois un grupo pequeño, pero muy unido. Estoy seguro de que me divertiré mucho con vosotros.

Estaremos en contacto.
¡Saludos!


30 de octubre – 21 de diciembre de 2014

No hay comentarios.: