Bienvenidos

Aquí encontrarán contenido muy variado: desde cuentos debidamente ficcionalizados a análisis y soluciones de videojuegos, pasando por otras categorías indefinidas que podrán ser analizadas por los lectores mientras las estén procesando.

Búscame (si puedes)

martes, 3 de abril de 2012

Análisis musical

Letra: Rebecca Black

Análisis de: Dr. Manchurio Casaextraña



(Sí, Ah-ah-ah-ah-ah-Ark)
Oo-ooh-ooh, Hoo si, si
Sí, sí
Sí-ah-ah
Sí-ah-ah
Sí-ah-ah
Sí-ah-ah
Sí, sí, sí

La autora comienza haciendo un registro fidedigno de unos extraños sonidos que escuchaba mientras dormía. No se sabe con exactitud si fueron producto de su imaginación o si en realidad los escuchaba, aunque actualmente se maneja la teoría de que en efecto, eran sonidos reales, producidos por la grieta espacio temporal que se estaba formando.

Las 7 am, despierto en la mañana
Tengo que ser fresca, tengo que bajar las escaleras
Tengo que tener mi plato, tengo que tener los cereales
Veo que el tiempo está pasando
Tic-tac una y otra vez, todo el mundo corre
Tengo que ir a la parada de autobús
Tengo que tomar el autobús, veo a mis amigos (mis amigos)

Aquí la autora comienza a relatar sus increíbles y originales experiencias, desde que el despertador suena a las siete en punto de la mañana, hasta que se dirige a la parada del autobús. Desde el comienzo, se repite, una y otra vez, la lista de complejas tareas que debe llevar a cabo, las cuales, al parecer, le exigen un tremendo esfuerzo psico-intelectual; es probable que por eso las repita incansablemente, como si se tratara de una suerte de conjuro, con el que intenta detener el tiempo, o a lo sumo, hacerlo correr más despacio. Pero en seguida cae en la cuenta de que sus esfuerzos resultan infructuosos. Ve que el tiempo pasa, que el reloj hace tic-tac sin cesar. En este punto, podemos llegar a una conclusión harto evidente, algo que Rebecca sospechaba desde el comienzo: se encuentra sumergida en un vórtice temporal, en el cual cayó mientras dormía, y ahora el tiempo pasa el doble de rápido de lo normal. Y además se da cuenta, aterrada, que no puede hacer nada por detenerlo. De ahí que diga, con creciente desesperación, "Todo el mundo está apurado". En su fuero interno sabe que el tiempo vuela y que debe actuar con rapidez, antes de que sea demasiado tarde.

Pateando en el asiento delantero
Sentados en el asiento trasero
Tengo que decidirme
¿Qué asiendo debo tomar?

Al final de la estrofa anterior, ella se encuentra con sus amigos al salir a la calle. Ahora los ve montados en un vehículo motorizado, efectuando una serie de extraños movimientos, que de seguro son consecuencias del vórtice temportal, que al parecer no ha afectado sólo a Rebecca, sino que también a todo el barrio. Ella decide acompañarlos en su viaje, tal vez con la idea de que juntos podrán superar el problema. Pero en seguida la incertidumbre la agobia, la deja paralizada. La terrible decisión que debe tomar parece una cuestión de vida o muerte. El suspenso crece hasta alcanzar límites insospechados.

Es viernes, viernes
Tengo que llegar al viernes
Todo el mundo está mirando hacia el fin de semana (fin de semana)
Viernes, viernes
Llegando al viernes
Todo el mundo está mirando hacia el fin de semana

Entonces, Rebecca cae en la cuenta de la gravedad del asunto. El vórtice temporal ha hecho que el tiempo se mueva tan deprisa, que los días de la semana pasaron en un suspiro. Ella y sus amigos saltaron del lunes al viernes en un abrir y cerrar de ojos. Y ahora son plenamente conscientes de que ocurrirá lo peor: ¡se acerca el fin de semana de forma inexorable!

De fiesta, de fiesta (¡Sí!)
De fiesta, de fiesta (¡Sí!)
Diversión, Diversión, Diversión, Diversión
Mirando hacia adelante para el fin de semana

La perspectiva de que el fin de semana está a la vuelta de la esquina, parece, en un primer momento, divertida y agradable. O, al menos, Rebecca intenta convencer de ello a sus amigos, en un intento desesperado para que guarden la calma ante tamaña situación. Pero la tensión se acrecienta cada vez más.

7:45, estamos conduciendo en la carretera
Así cruzando rápido, quiero tiempo para volar
Diversión, diversión, piense en diversión
¿Sabes lo que es?
Tengo esto, tú tienes eso,
Mi amiga está a mi derecha
Tengo esto, tú tienes eso,
Ahora ya lo sabes

Rebecca continúa con sus esfuerzos por calmar a sus amigos, aunque se nota que ahora la desesperación empieza a embargarla a ella. Sin ir más lejos, el reloj hizo un salto de las siete de la mañana a las siete y cuarenta y cinco en apenas unos segundos. El vórtice temporal se está haciendo cada vez más grande, volviendo la línea de tiempo cada vez más inestable. La gente ha empezado a desaparecer, engullida por el vórtice, por eso Rebecca se asegura de que su amiga continúa a su lado, interrogándola acerca de la diversión. Luego procede a dar una explicación muy sencilla, que puede resultar crucial para salvarles la vida y detener el vórtice antes de que cause más estragos.

Pateando en el asiento delantero
Sentados en el asiento trasero
Tengo que decidirme
¿Qué asiento debo tomar?

El vórtice hace que los saltos no sean únicamente hacia adelante, sino también hacia atrás, por lo que Rebecca y sus amigos experimentan una aterradora sensación de déja-vù, haciendo que se repita una escena ya vivida con anterioridad. La inestabilidad temporal es cada vez mayor.

Es viernes, viernes
Tiene que llegar el viernes
Todo el mundo está mirando hacia adelante

 para el fin de semana (fin de semana)
Viernes, viernes

Llegando hasta el viernes
Todo el mundo está mirando hacia adelante para el fin de semana

De fiesta, de fiesta (¡Sí!)
De fiesta, de fiesta (¡Sí!)
Diversión, Diversión, Diversión, Diversión
Mirando hacia adelante para el fin de semana

La propia Rebecca debe empezar a luchar contra su pánico creciente. El vórtice temporal parece haberla alcanzado. Ahora da saltos hacia atrás y hacia adelante a la misma vez. La tormenta temporal hace que la curvatura del espacio se vuelva infinita y los agujeros negros diseminados por el universo comiezan a congregarse para formar un mega agujero que absorberá no sólo el planeta Tierra, sino todo el sistema solar, la galaxia e incluso el propio universo.

Ayer fue jueves, jueves
Hoy en día es el viernes, viernes
Nosotros, nosotros, estamos tan emocionados
Estamos muy emocionados
Vamos a tener una fiesta hoy

Mañana es sábado
Y el domingo que viene después
No quiero que este fin de semana se termine

Al parecer, no todo está perdido. Rebecca parece haber obtenido, de manera casi mágica, la solución al problema. Debe apelar a toda su capacidad intelectual, a todo su poder de razonamiento y habilidad lógica para establecer un orden mínimo en la línea de tiempo que tal vez pueda hacer que se produzca un orden mayor que termine por deshacer el vórtice. Es por ello que comienza a ordenar los días previos y posteriores al viernes en una secuencia estable, que logre resistir la entropía que el propio vórtice produce. El esfuerzo la deja visiblemente extenuada.

Rebecca Black
Así relajándose en el asiento delantero (en el asiento delantero)
En el asiento de atrás (en el asiento trasero)
Estoy conduciendo, Cruzando (sí, sí)
Vías rápidas, calles cambiando
con un coche a mi lado (Woo!)
(Vamos) Passa un autobús escolar delante de mí
Hace tic tac, tic tac, quiero gritar
Compruebo el tiempo, que es viernes, es un fin de semana
Vamos a divertirnos, vamos, vamos, ustedes

Aquí interfiere otra voz, una voz extraña, que Rebecca no reconoce. Hasta el día de hoy se desconoce el origen de esta misteriosa voz, aunque se ha tejido un sinúmero de conjeturas. Sectas religiosas la consideran la voz de Dios, que por fin logró poner orden en el universo, venciendo al vórtice, aunque el Vaticano lo ha desmentido. La propia Rebecca no logra explicarse de dónde provienen esas palabras que son como un conjuro, pero ella asegura que le dieron fuerzas para continuar luego del tremendo esfuerzo que tuvo que hacer para vencer la entropía temporal. Cabe mencionar que esta voz ha servido de inspiración a muchísimas personas al rededor del mundo, que aseguran haber encontrado un nuevo significado y sentido en su vida.

Es viernes, viernes
Tiene que llegar el viernes
Todo el mundo está mirando hacia adelante

 para el fin de semana (fin de semana)
Viernes, viernes

Llegando hasta el viernes

Todo el mundo está mirando hacia adelante

para el fin de semana

De fiesta, de fiesta (¡Sí!)

De fiesta, de fiesta (¡Sí!)
Diversión, Diversión, Diversión, Diversión
Mirando hacia adelante para el fin de semana

El vórtice está remitiendo. Todavía hay saltos temporales, pero son todos hacia atrás, consecuencia lógica de la regresión. Rebecca ha logrado salvar al mundo (y puede que al universo entero) de la catástrofe más grande jamás imaginada. Ha conseguido que la línea temporal regrese a su cause y el orden vuelva a estblecerse. Ahora, tan sólo falta esperar a que la Fundación Nobel se digne a entregarle el premio.

1 comentario:

Sialmar dijo...

Jaaajajaja!!! Madle del amol helmosooo!!
No tengo palabras ante tanta profundidad musical y artística (me las ahorro, no sea que me implosione el cerebro por proximidad al vórtice temporal :S) y me quedo revolcándome de risa... :desp:
Saludos desde mi nube ;)