Bienvenidos

Aquí encontrarán contenido muy variado: desde cuentos debidamente ficcionalizados a análisis y soluciones de videojuegos, pasando por otras categorías indefinidas que podrán ser analizadas por los lectores mientras las estén procesando.

Búscame (si puedes)

domingo, 29 de mayo de 2011

El cochambre y sus virtudes

En estos tiempos modernos y despiadados que corren, siempre es bueno detenerse aunque sea un instante para cuidar nuestra salud, mente y organismo. Y para eso, no hay nada mejor que esa pasta negruzca y pegajosa que a muchos repugna, pero que guarda en su interior maravillosas propiedades terapéuticas, hasta ahora desconocidas por la mayor parte de la población: el cochambre.

El cochambre es una mezcla homogénea de grasa quemada, óxido de hierro, pelusa, polvo y otras delicias, que se forma y acumula en los hornos, debido al uso prolongado. Si no se limpia, puede llegar a provocar mal funcionamiento del aparato, ya sea atascando las bisagras de la puerta, bloqueando los orificios de salida del gas de la hornalla, o cubriendo la bombilla eléctrica de iluminación interna con que cuentan casi todos los hornos modernos. Es por ello que existen numerosos productos de limpieza que actúan agresivamente, "quemando" el cochambre y facilitando su remoción. Lamentablemente, estos productos corrosivos destruyen la pasta primordial, haciendo que pierda todas o gran parte de sus propiedades curativas. Es por ello que lo más indicado no es eliminar el cochambre, sino extraerlo de una manera amigable y almacenarlo. Según el Dr. Richard Mascotín de la Universidad de Pescadilla de Red, en Tucson, Nuevo México, la mejor manera de extraer el cochambre de los hornos es utilizando una servilleta de alambre de plástico sintético especializada en materiales no abrasivos como el dióxido de sodio y el permanganato de potasio. La servilleta debe aplicarse sobre el cúmulo de cochambre (cuyo nombre científico es cochambrus cumulus) y moverse suavemente en forma de círculo y en sentido horario. Esta operación debe realizarse hasta haber extraído TODO el cochambre que pueda haber en el horno.

Una vez extraído, se puede guardar en un frasco de plástico o cualquier otro material inerte, que no afecte las propiedades magnéticas de la sustancia. Lo importante es que debe almacernarse en frío, con una temperatura no mayor a los 10 ºC y, preferiblemente, al resguardo de la luz, las cucarachas y las esponjas de mar carnívoras. El Dr. Mascotín recomienda dejar incubando al cochambre por una semana, aproximadamente, para que sus propiedades crezcan de forma exponencial. Luego de pasados los siete días, el cochambre habrá adquirido una consistencia cremoso-gelatinosa y será apto para ser aplicado.

Sus principales propiedades son: cicatrizar heridas punzo-cortantes, aislar cables eléctricos, proteger térmicamente la cerámica, alisar la ropa después de lavarla, combatir el acné y el escorbuto, además de servir como anti oxidante para peces dorados y lombrices de tierra austríacas. También es un excelente acompañamiento para las comidas, como el carré de cerdo al cochambre, suprema de cochambre con arvejas, cochambre a las brasas con salsa de carbón y mucosidad de perro al horno con costra de cochambre crujiente. La mayoría de las recetas están disponibles en la red.

Actualmente se están realizando estudios bioquímicos en distintas universidades y laboratorios del mundo, para determinar si el cochambre, además, posee propiedades anti coagulantes del líquido cefalorraquídeo. Estaremos a la espera de las noticias.

No hay comentarios.: