Bienvenidos

Aquí encontrarán contenido muy variado: desde cuentos debidamente ficcionalizados a análisis y soluciones de videojuegos, pasando por otras categorías indefinidas que podrán ser analizadas por los lectores mientras las estén procesando.

Búscame (si puedes)

jueves, 11 de junio de 2009

MUSHA: androides justicieros voladores

MUSHA es un juego de la empresa Sega, creado especialmente para su famosa consola de videojuegos. Seguramente se preguntarán qué significa MUSHA. Pues, no es otra cosa que la sigla de Metallic Uniframe Super Hybrid Armor, algo así como Armadura de Uniforme Súper Híbrida. Estrafalario, es cierto, pero genial.
Este juego, del año 1992 (un gran año para los videojuegos, cualquier gamer sabe por qué), pertenece al clásico género de "una navecita que va disparando a naves enemigas mientras avanza o mejor dicho la pantalla inferior avanza debajo de ella dando la ilusión de movilidad". Aunque en este caso, no es una “navecita” (o no en el sentido estricto), ni un avión, ni un helicóptero. Es, nada más y nada menos, un MUSHA, que tiene que ir disparando sus rayos y soltando sus bombas para derrotar al enemigo.
El juego puede resultar un poco difícil, si se juega por primera vez, y no se está acostumbrado al género "una navecita que va disparando a naves enemigas mientras avanza o mejor dicho la pantalla inferior avanza debajo de ella dando la ilusión de movilidad". Las naves enemigas se mueven muy rápido, disparan mucho y aparecen en gran número. A eso, hay que sumarle las naves “terrestres”, que se mueven por el suelo y también van disparando sus cañones en dos dimensiones, soltando pequeñas bolas de fuego amarillo que pueden llegar a dañar al MUSHA, aunque se supone que este se encuentra a miles de metros por encima del suelo. Naturalmente, el fondo y las naves terrestres del fondo, se ven aplastados, como si hubieran sido atropellados por una aplanadora y los proyectiles que disparan estas naves terrestres no tienen la menor perspectiva, no se ve que se leven en el aire, pero de todas maneras pueden alcanzar su objetivo así que hay que estar atento. Por supuesto, el MUSHA cuenta con pequeñas ayudas a lo largo de la misión, puede ir recogiendo premios que los malos que mata van soltando, como campos de fuerza protectores, o armas que disparan tres rayos a la vez y en distintas direcciones. Pero todos los trucos del mundo no sirven si no se sabe jugar. El secreto del juego es muy sencillo: consiste en no dejar de apretar el botón de disparar y las flechas para moverse a los costados. O sea, disparar y moverse, disparar y moverse, ¡bang, bang, bang!, estás muerto, imbécil. Este es el protocolo a seguir en todos los juegos del género "una navecita que va disparando a naves enemigas mientras avanza o mejor dicho la pantalla inferior avanza debajo de ella dando la ilusión de movilidad". Y por supuesto, se puede insultar todo lo que se quiera, cada vez que uno pierde o es reducido a un montón de chatarra cibernética por el enemigo. ¡Después de todo, los malos no tienen sentimientos!

1 comentario:

Hammelinn dijo...

lindo tu blog amigo !!!

abrazo

Fede