Bienvenidos

Aquí encontrarán contenido muy variado: desde cuentos debidamente ficcionalizados a análisis y soluciones de videojuegos, pasando por otras categorías indefinidas que podrán ser analizadas por los lectores mientras las estén procesando.

Búscame (si puedes)

viernes, 29 de mayo de 2009

El celular espía

Mi celular nuevo tiene pantalla color, Internet (WAP), mensajes de texto, imágenes, sonidos musicales, radio FM (lo cual es, para mí, lo mejor de todo), y también tiene algo que no sé muy bien qué es. Dentro del menú de herramientas hay una opción que se llama "Spy". Cuando entré por primera vez, apareció una pantalla con muchas opciones distintas, que en su mayoría no sabía qué significaban. Había funciones como "Spy PC", "Spy teléfono", "Spy Mail", etc. Entré a la opción "Spy PC" y a continuación apareció un recuadro que decía: "Por favor, ingrese la dirección IP del ordenador al cual quiere acceder". No tenía idea de qué estaba hablando, asíque salí de ahí. Entonces entré en la opción "Spy Mail". Allí, aparecía otra petición, similar a la anterior que rezaba: "Introduzca la dirección de correo electrónico a la cual quiere acceder". Lleno de curiosidad, escribí mi dirección de correo personal. Apreté la tecla OK y entonces, el sistema empezó a procesar la información. Pocos segundos después, apareció una pantalla en la que se mostraba el contenido de mi casilla de correo: la bandeja de entrada, listas de contactos, información de mi perfil... Todo. Todo estaba allí. En la parte superior, debajo de la dirección que había escrito aparecía el siguiente mensaje: "La contraseña de este usario es *************" (se entiende que, en realidad, aparecía la contraseña escrita con letras, pero por obvias razones, no voy a reproducirla aquí). El celular había logrado acceder a mi casilla de correo y me decía cuál era mi contraseña.
Un escalofrío me recorrió la espalda. Caí en la cuenta de lo peligroso que podía ser aquello. En mis manos, tenía el poder de entrar en la casilla de cualquier persona, con sólo apretar un botón, y revisar absolutamente toda su información personal, correo privado, etc. Podía incluso acceder a cuentas bancarias, números de tarjetas de crédito, cajas de ahorro... lo que quisiera. ¡Tanto poder en algo tan pequño! No podía creerlo. Me sentía como Frodo en El Señor de los Anillos.
Asustado, confundido, salí de esa aplicación, apagué el celular y lo guardé. Pasaron varias semanas antes de que volviera a usarlo. Pero me dije que nunca usaría la función Spy. Pensé que a mi no me gustaría que alguien más revisara mi correo, entonces, yo no haría lo mismo.
Me pregunto si la empresa que fabricó este celular, el cual tengo en mi bolsillo mientras escribo estas líneas, tiene idea de lo que ha hecho. Porque sin duda es algo ilegal. Pero tal vez la empresa no tenga nada que ver. A lo mejor mi celular es el único capaz de espiar a los demás... Tal vez se debe a un error de fábrica... un error deliberado, introducido adrede por algún hacker informático. Tal vez quería un celular para realizar espionaje industrial, para robarle información a la competencia. Y por alguna razón misteriosa, ese celular salió al mercado y yo lo compré y ahora lo tengo en mi poder. O, a lo mejor, el celular me está espiando a mí en este mmento. Está documentando lo que hago, tal vez con una cámara en minuatura que yo no puedo detectar, tal vez tiene un sistema mediante el cual puede escuchar mis pensamientos. Tal vez esté accesando a toda la información de mi computadora, almacenándola en su diminuto disco duro, para transmitirla luego a su hácker creador. Puede ser que todo esto suene un poco paranoico. Pero no sé... cualquier explicación es posible. Y cualquiera de ellas es aterradora.

No hay comentarios.: